Inolvidable homenaje a Juan Gabriel en Bellas Artes Inolvidable homenaje a Juan Gabriel en Bellas Artes
Salazar SANTOS-AGUILAR (enviado especial) / La segunda jornada del homenaje a Juan Gabriel en el Palacio de Bellas Artes arrancó desde temprana hora con... Inolvidable homenaje a Juan Gabriel en Bellas Artes

Salazar SANTOS-AGUILAR (enviado especial) / La segunda jornada del homenaje a Juan Gabriel en el Palacio de Bellas Artes arrancó desde temprana hora con la proyección de los videos musicales de sus conciertos en el magno recinto dedicado a la máxima expresión del espíritu humano.

JG-12-800x600
Desde los andenes de la estación del metro Bellas Artes de la línea 2, se escucha la voz del “Divo de México”, como si estuviese cantando en vivo. Para la suerte de este reportero, en el momento de subir las escaleras hacia la superficie de la Alameda Central, sonaba “Así fue” a dueto con la española Isabel Pantoja; escalón a escalón se erizaba la piel, porque en verdad, el ambiente es como aquella atmósfera típica de un evento en vivo.

JG-08-800x600

Al salir de la estación, sobre avenida Hidalgo, se encuentran estacionadas las unidades de microondas de los canales de televisión nacionales e internacionales, plantas de luz, camerinos para los grandes reporteros y, por su puesto, cientos de policías de la Ciudad de México apostados en el perímetro de la Alameda, cuyos pasillos se encontraron rodeados por vallas metálicas que impedían desplazarse a voluntad.

JG-10-800x600
Justo a la altura del museo Franz Mayer, se encuentra el acceso al andador dispuesto para conducir a los fanáticos y a los curiosos hacia el Palacio donde se permanecen los restos mortales del más grande compositor hispanohablante de los últimos 50 años.

JG-04 -800x600
Mientras buscaba el acceso al pasillo, se escuchaban los murmullos de algunos transeúntes que mencionaban su experiencia de la noche anterior, cuando hubo más gente, pero eran apenas las ocho de la mañana, y quienes pasaban por la zona eran oficinistas de lugares aledaños. Otros se quejaban, eran pocos, eran personas que corrían y que en su mirada se veía la angustia por llegar a tiempo al trabajo, solo continuaban su camino.

JG-11-800x600
Llegó el momento de juntarse al gran grupo de gente que esperaba reunirse por última vez con la presencia de su artista favorito. La atmósfera no era fúnebre, sino festiva; nadie silencia su canto, ni los señores con traje ni las señoras que llevan un poster de Juanga.

JG 01-800x600

Sorpresivamente, algunos jóvenes se detienen a grabar con el celular la proyección del “Noa Noa”, en la pantalla gigante apostada en el acceso poniente de Bellas Artes. Nuevamente, el ambiente resurge, da alegría. Se trata del último concierto que Juan Gabriel dio en el Palacio, hace apenas tres años, donde ya tenía pensado dar otra presentación con motivo de sus 45 años de carrera artística.

JG-03-800x600
Después del asombro causado con la respuesta de la gente, continué el recorrido por el andador, ahora más cerca del acceso al recinto que hace las veces de capilla ardiente. Mientras esperaba, era testigo del folclor, de la algarabía y de la calidez de la gente con los reporteros de Univisión y de Televisión Azteca, quienes posan para la selfie del recuerdo.

JG-07-800x600

Toca el turno de enfilarse enfrente del Palacio, donde fue instalado un escenario que un día antes sirvió para que muchos artistas ofrecieran una actuación en memoria del “hijo pródigo de Ciudad Juárez”, como ahora ha sido denominado por el cabildo de esa ciudad. Arriba de la tarima podía observarse que la configuración de las sillas y de los micrófonos está preparada para recibir a una orquesta, nadie ofrece una explicación; mucho menos la policía federal permitía permanecer en el andador, así que tuve que seguir el camino hacia el acceso al Palacio.

300x250_unocijEn la entrada, fue posible darse cuenta que la organización del evento corresponde a la Secretaría de Cultura, y el orden se encuentraba a cargo de miembros de la policía federal que vestían el uniforme de gala. En el vestíbulo se encontraban arreglos florales que enviaron diversas personalidades y familias del medio artístico, por ejemplo, la familia de Jenny Rivera, Isabel Pantoja, Pepe Aguilar, Vicente Fernández y su familia, Alejandro Fernández, Álvaro Dávila, Pablo Montero, entre otros.

JG-05-800x600 Faltaba poco para el encuentro, la solemnidad se apoderaba de la gente, había poca luz, contrastaba con las paredes de piedra roja pulida de las del recinto, los agentes de la gendarmería pedían acelerar el paso y no detenerse. Llegó el momento en el cual podía ver por tan solo unos instantes la pequeña urna con las cenizas de Juan Gabriel, al instante sonó “Yo no nací para amar”, fue impactante.

468x60_quiropractico
La oportunidad fue breve, mientras su servidor pasaba frente a los restos mortales, no tuvo la oportunidad de presenciar directamente la escena histórica, iba cuidando la imagen de la cámara en la que registré las fotografías y videos que acompañan a estas líneas. Me di cuenta de la magnitud del suceso justo cuando abandonaba el Palacio, en ese momento, pensando ya no como reportero sino como testigo de la historia, me propuse entrar nuevamente y vivir este hecho que por mucho, no tiene precedente en México, algunos dicen que no se veía esto desde la trágica muerte de Pedro Infante. No importó esperar otra hora y media más, el ambiente cambió en los pocos minutos que ingresé a Bellas Artes, sin duda, la experiencia sería otra, no lo dudé y me volví a formar. Esta vez, la gente cantaba a todo pulmón las canciones, las señoras lloraban, algunos señores videogrababan su experiencia, no querían perderse ni un instante.

JG-06-1-800x600

Muchos vinieron de distintas entidades de la República, solo para despedirse, solo para dar gracias a quien marcó su vida con una o muchas canciones. Varios seguían llorando, aplaudiendo y cantando. Mientras tanto, continuaba la vida en la Ciudad de México.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *