Connect with us

Opinión

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer; de la igualdad y el respeto

Publicado

en

Adriana Dávila Fernández/ Tlaxcala / Con amor, cariño y respeto a Xime y a Gude:

Hoy, como cada año, conmemoramos el Día Internacional de la Mujer; diversos reportajes se publican en medios de comunicación impresos y electrónicos, así como en las redes sociales, mucho se habla de nuestros avances y de lo que aún falta por hacer; se enuncian logros, contenidos especialmente en diversas legislaciones: una vida libre de violencia, derechos electorales -como la paridad-, acceso a cargos públicos y de la administración pública, condiciones iguales para mujeres y hombres en términos laborales, solo por mencionar algunos.

En mi trayectoria en la política desde hace 22 años, mi trabajo en la Administración Pública Federal, mi desempeño en asociaciones civiles de formación profesional del trabajo en municipios y especialmente, en mi experiencia en el Congreso de la Unión como legisladora, he conocido un sinfín de propuestas relativas a mejorar nuestras condiciones como mujeres, he oído cientos de discursos que nos alaban, reconocen y mencionan cifras, datos y números de lo “mucho que hemos avanzado”, en todo ello, es recurrente la frase “igualdad de género”.

He conocido muchos grupos de mujeres “organizadas”, ya sea como sociedad civil o como asociaciones de mujeres que ocupan cargos de elección popular y participan en distintos partidos políticos, todas ellas inteligentes, entregadas y con un interés genuino de ayudar a más mujeres. Sin embargo, años pasan y pasan y sigo escuchando lo mismo, se escriben los mismos reportajes, se entrevista a las mismas mujeres, se habla de lo mucho que padecemos en nuestra vida cotidiana y de las injusticias que se cometen contra nosotras, ¡ah! pero eso sí, se exalta especialmente lo “increíbles” que somos quienes “logramos ser diputadas, senadoras o alcaldesas”.

En los últimos años me he cuestionado ¿por qué si buscamos la igualdad, cada vez más evidenciamos públicamente las diferencias entre las mujeres y culpamos generalmente a los hombres de ello? He participado como candidata a diputada local, fui electa senadora de primera minoría (por cierto lo que algunos y algunas confunden con “plurinominal”) en dos ocasiones contendí como candidata a gobernadora, y como nunca, en la reciente elección, observé y viví una violencia que hoy se da a conocer como “violencia política de género”, pero que en la realidad es mucho más que eso, porque no solo lastima nuestra participación electoral; en mi caso -como estoy segura en el de muchas otras mujeres- cambió y afectó radicalmente mi vida profesional y personal.

Al término de la elección me pregunté si me sirvieron de algo estas leyes ya emitidas, esos discursos repetidos, esos “derechos” adquiridos, cuestioné duramente la falta de solidaridad de todas esas asociaciones de defensa de los derechos de las mujeres, tanto partidistas como de la sociedad civil; pero especialmente, me culpé todo el tiempo de lo que había pasado, porque sentía que había expuesto a mi familia a todas esas ofensas, calumnias y mentiras, especialmente a mi madre y a mi hija; solo por mi participación política-electoral.

A mi regreso al Senado me propuse trabajar más intensamente en la Comisión que por voluntad propia había aceptado presidir, a fin de “limpiar mi nombre y recuperar mi prestigio”, porque “debía demostrarle a todos que mi trabajo legislativo siempre fue responsable y profesional y que lo que se había dicho de mí era mentira”.

Fue entonces cuando me di cuenta de por qué miles de mujeres no quieren participar en la política partidista electoral, entendí que ninguna ley o discurso cambiará la calidad moral y personal de los seres humanos sean hombres o mujeres, comprendí que, especialmente en la política, no importa el género sino el “equipo interno o el partido al que perteneces”, razoné que la violencia contra nosotras no se genera siempre por parte de un hombre, que muchas mujeres al incorporarse en la política y debido a su formación, actúan igual de violentas o se hacen omisas ante la ofensa y la mentira que generan “sus estrategas electorales” para ganar una elección; por supuesto acciones que son aprovechadas y potencializadas por adversarios varones, para que como siempre “sea un pleito entre viejas”.

En los meses previos y hasta después de la campaña de 2016, leí, vi y escuché vídeos, “memes”, motes, comentarios en redes sociales y notas “periodísticas” que contienen tanta mentira y basura, generados por no sé quién (porque hasta eso, la cobardía es el signo principal de lo que hoy se llama “campaña de contraste”), que seguí pensando que yo era la responsable de que esto hubiera pasado, porque según yo, pude evitarlo al no participar en la contienda y “me lo merecía por ser política”.

No interpuse ninguna queja ante la FEPADE por violencia política de género, porque una resolución aún favorable, lamentablemente no tendría consecuencia alguna contra mis detractores y menos cambiaría todo lo que sentí durante ese tiempo. De cualquier manera aún no se si hice lo correcto al no denunciar.

Lo cierto es que no quería dar un mensaje de que mi participación y las ofensas de las que fui objeto eran solo por ser mujer, porque luché por mi candidatura ante mi partido no por mi género, no por ser mujer; luché por esa candidatura por mi capacidad, mi experiencia, mis ganas y anhelos de que Tlaxcala fuera distinto y mejor para quienes ahí vivimos, hombres y mujeres, niñas, niños y jóvenes que tienen derecho a mejores condiciones de vida.

Afortunadamente, el tiempo va curando todo y poniendo las cosas en su lugar, la derrota electoral la asimilé más fácilmente, porque cuando uno participa como candidata está consciente de que el riesgo es perder la elección. El daño moral tarda más tiempo en sanar porque lastima la dignidad, principio básico de los Derechos Humanos, no solo la propia, sino la de tu familia y la gente que te rodea y vive contigo esta experiencia, pero también se supera.

No me arrepiento de la elección profesional de vida que hice, cualquier situación que he pasado fortalece mi sentido humano y me permite tener claro lo que NO haría por lograr un espacio en la política, pero sobre todo, pese a calumnias y críticas mis adversarios políticos saben perfectamente (a pesar de que no lo reconozcan) que es lo que nos hace distintos y distintas.

Hoy, en la conmemoración del Día Internacional de la mujer decidí escribir esto no como una queja de mi experiencia personal respecto de mi género sino como una forma de decirle a las mujeres y a los hombres que lean esta columna, que los cambios de conducta no se dan por decreto, que la calidad moral no te la otorga ninguna ley, que la violencia que se vive en contra de nosotras no solo se genera por los hombres y, que muchas mujeres hemos perdido un principio básico de solidaridad no a favor de una mujer, sino en contra de las injusticias cometidas contra nosotras y contra las personas.

Que la igualdad de género no se puede lograr si no existe la voluntad para hacerlo, que nuestra participación como mujeres en la vida política, social y familiar pasa por respetar las decisiones de cada una de nosotras de optar por dedicarnos a lo que queremos aunque no sea la política y eso no genere discriminación.

Que la igualdad de género pasa por enseñar a los demás que somos capaces de generar propuestas y dejar de denostar a nuestros adversarios o adversarias políticas desde la mentira. Que se vale denunciar los actos y acciones de corrupción o la comisión de delitos en nuestra participación política electoral, cuando con argumentos, pruebas y denuncias ante las autoridades si es el caso, podemos cambiar lo que le hace daño al país, pero que también la mentira, la calumnia y el engaño que se crea por la clase política, debe tener consecuencias y que la falta de ética de algunos informadores no se puede solucionar con el monto económico de convenios de impunidad, disfrazados de “convenios de difusión”.

Deseo y espero que en los siguientes años esta conmemoración pueda hacerse con cambios sustantivos y de fondo, que funcionen las instituciones y las respetemos, que alcancemos la igualdad siendo amigas de los varones y pidiendo su respeto con acciones concretas; que no permitamos la injusticia contra nadie y menos contra las mujeres, que el RESPETO y la NO DISCRIMINACIÓN sean nuestra bandera y que aceptemos que en la búsqueda de la defensa de nuestros derechos la impunidad de las malas acciones que cometamos no está permitida solo por género.

La igualdad no es más que reconocer que hombres y mujeres, que mujeres y hombres tenemos diferencias incluso más que las físicas, pero que tenemos los mismos derechos y las mismas obligaciones. Hoy debemos dejar de autocalificarnos como una cuota o como un número, somos mucho más que eso, somos el motor y la fuerza que empuja a este país para salir adelante, y sí somos capaces de hacer la diferencia si empezamos por comprender, que es momento de dejarnos, de vernos nosotras mismas como estadística.728x90_congreso

Continuar leyendo
Haz click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

La Casa del Jabonero…Las campañas políticas en Tlaxcala y la comunicación estratégica

Publicado

en

Dicen los que se dedican a lanzar mensajes al electorado,  que la comunicación estratégica es una de las herramientas más importantes en campañas políticas.

Y en Tlaxcala vamos para el primer mes y se aprecia un hartazgo por el bombardeo incesante de los candidatos a diputados federales y senadores, y para variar, hay que sumarle las campañas de los presidenciables, las cuales al menos están salpicadas por los mensajes irónicos en twitter, que por ciento son retomados por los medios de comunicación que los convierten en notas periodísticas.

En el estado aún no hay quien le ponga sabor al caldo, y solo vemos a candidatos que se aventuran a desarrollar sus campañas políticas, sin contar necesariamente con el componente estratégico de comunicación.

Aún no entienden que no sólo es enviar un boletín, participar en una entrevista, o solo publicar fotos/videos en las redes sociales.

No toman en cuenta que los mensajes que reciba el electorado a través de los medios de comunicación y las redes sociales será vital para la percepción que se genere de sus personas, y un error comunicativo por falta de una estrategia previamente determinada podría afectar el resultado final.

La estrategia de comunicación no es un secreto, solo es conocer la situación actual del candidato y cuáles son sus fortalezas y debilidades. Las primeras se fortalecen y las segundas se previenen o vacunan para que no se conviertan en una crisis que los lleve al fracaso.

Luego es identificar los objetivos de comunicación y el posicionamiento que se quiere proyectar del candidato, y en esta etapa los mensajes claves de la campaña, y los públicos objetos para posicionarlos en medios y redes sociales.

En esta etapa es clave que los voceros de campaña conozcan el impacto de los medios y saber cómo medirlos en redes sociales, y de ahí partir a las tácticas de comunicación como media training, entrevistas con la prensa, comunicación en las redes sociales, debates, pauta publicitaria, mercadeo y promoción, etc.

Otro punto es la aplicación de encuestas de opinión, análisis de redes sociales, evaluación de percepción pública, entre otros elementos informales y formales que pueden ser considerados para medir la efectividad del Plan Estratégico de Comunicación.

De ahí parte el posicionamiento de un candidato a fin de lograr el apoyo de los electores durante un proceso de votación. De lo contrario, lo dicen los consultores y parece una fórmula no fallida, aunque tenga un candidato con gran potencial y carisma, puede que no logre transformar la opinión de los electores a favor de su representado.

¿Y  LOS VOCEROS EN TLAXCALA APÁ?

En Tlaxcala los candidatos a diputados federales y senadores tienen el gran reto de replantear sus estrategias de comunicación.

No se trata de enjuiciar a nadie, pero el ejemplo más claro del discurso y los hechos que no encuadran es el abanderado de Morena a senador, como es el ex gobernador de Tlaxcala, José Antonio Alvárez Lima, quien en sus entrevistas dice que tiene empatía con las generaciones de jóvenes, y no tiene presencia en redes sociales, pues no cuenta siquiera con un muro personal en facebook, mucho menos una fanpage, lo que contradice su discurso, luego que los potenciales electorales de 18 años andan en redes.

El ex gobernador presume que ganará sin mayor problema el senado, pero enfrente tiene a la fórmula de Anabel-Florentino y Minerva-Gelacio, quienes están dispuestos a todo con tal de derrotar al hombre que gobernó hace tres sexenios.

El voto duro de sus partidos, los convierte en serios rivales de JAAL y Ana Lilia, y hoy le pueden regresar las frases que hizo célebres Alvárez Lima: “La moneda está en el aire y cada candidato es culpable de su triunfo o derrota”.

Otro, es un candidato a diputado federal, del mismo partido, quien se deja seducir por algunos aventurados y sesudos “opinadores” o escribanos, quienes les venden que con solo pedir que publiquen algunas notas en diversos medios, le bastará -sin un plan estratégico de comunicación-  llegar a su público–audiencia.

No se puede soslayar que los partidos que integran las coaliciones de Todos por México y Por México al Frente en la entidad le han apostado a colocar voceros con experiencia que han llevado campañas como Víctor Loranca y José Miguel Meneses, y que  han diseñado estrategias, pero ambos no han cerrado la pinza de todos los candidatos en sus frentes, y los mensajes se han desperdigado.

El PRI Tlaxcala está cargando muchas campañas de los candidatos en temas de información, posicionamiento y estrategia mediática, además de la de Meade y eso complica aplicarse más en la estrategia de contraste y generación de agenda mediática.

El PAN  Tlaxcala replanteó comunicación y en las próximas semanas saldrán a las calles y se multiplicarán ruedas de prensa y volanteo en  los principales municipios. Lo curioso es que sus candidatos a senadores y diputados federales traen su propia agenda, y la percepción es que no van de la mano.  La casa de campaña de la coalición PAN-PRD-MV y PAC aun tiene oficinas vacías de los líderes de partidos, cuando estamos a punto de cerrar el primer mes de campaña.
Los candidatos si están más aplicados en comunicación, pero no aprovechan las coyunturas.  Los estrategas de  comunicación de los partidos están haciendo su chamba, pero los de los candidatos no avanzan al mismo ritmo.

Es cierto que van en la primera etapa de campaña en donde lo principal es que conozcan a sus candidatos, y la segunda es para las propuestas, mientras que la tercera va enfocada al llamado útil del voto.

Todo lo contrario es Morena y sus aliados del PES y PT, donde no hay nada de comunicación estratégica, y todo parece ir enfocado a que el voto sea en una sola línea con la figura de Andrés Manuel López Obrador. Una apuesta riesgosa, pero válida al final.

LOS CANDIDATOS A DIPUTADOS FEDERALES Y SUS MENSAJES.

DISTRITO UNO.

En   el distrito uno, parece que solo existe un candidato y es Mariano González Aguirre, quien lleva una estrategia y no se sale del librito de sus asesores en comunicación y sus mensajes son ordenados. El tema que según le puede afectar es que es hijo del ex gobernador Mariano González Zarur, pero aprendió a hacer campaña y hoy es responsable de su propio destino. Sus opositores ya lo ven como el rival a vencer.

El candidato del PAN trae a sus espaldas la fama de la traición a su partido, quien según hizo berrinche cuando no lo eligieron para la alcaldía y apoyó al PRI.  Los panistas aun no olvidan que le dio a la espalda a su candidata a alcaldesa, quien era apoyada por Adriana Dávila.  A eso hay que sumarle problemas fuera del matrimonio que aún no se han diluido.

Al momento parece que el albiazul y el sol azteca no tienen candidato, pues ni se sabe que ofrece el ex diputado federal, quien se siente también experto en comunicación, pero no impacta.

Quien anda movido es el morenista José de la Luz Sosa Salinas, y pese a que no trae estrategia en medios, le apuesta a su pasado de líder campesino y el efecto de AMLO en las urnas.

Empero, su pasado también lo puede alcanzar, pues no se olvidan sus  constantes escándalos, quien en su momento fue evidenciado por recibir apoyos del programa Oportunidades a pesar de tener salario de congresista local.

EL DISTRITO DOS.

En el distrito dos parece las cosas parecen reducirse a la priísta Blanca Águila,  y la aliancista Alejandra Ramírez, aunque el morenista Rubén Terán tampoco puede ser desechado con el efecto AMLO.

A favor de Blanca y Alejandra operan las estructuras de sus partidos y sus aliados, pero hay mensajes aun no claros y contundentes de ambas al electorado, por lo que tendrán que redoblar el paso.

EL DISTRITO TRES.

En Morena Lorena Cuellar no se confía y lleva una estrategia comunicativa,  quien ya perdió una campaña por errores básicos, y hoy marca su propia agenda, mientras sus adversarias buscan como impactar.

Guadalupe Sánchez Santiago ha hecho más ruido en redes sociales con el uso del apellido de su padre, y Sandra Corona trae su imagen de joven y que es oriunda del distrito tres.

Al momento nadie puede negar que la amplia favorita es Lorena Cuellar para ganar en las urnas, por la estructura  que trae, pero la última palabra la tiene Sandra Corona, quien apuesta a hacer empatía con los jóvenes, en tanto Guadalupe Sánchez Santiago busca un voto más maduro.

Si hay un distrito que me puedo atrever a pronosticar que será competido, es este. Al tiempo.

******

Me lo contaron ayer….En Tlaxcala a nadie le interesa debatir y contrastar sus propuestas. Los candidatos en programas que asisten dicen abiertamente que si, pero a la hora de que se buscan construir los debates, todos tienen un argumento para no ir. Las excusas son: “Si no va fulano  o zutano, yo no voy”.

Solo anda Minerva Hernández Ramos insistiendo, y ojalá que no quede solo en una acción propagandística de su campaña, pues la  panista disfrazada de panista debe conocer los requerimientos que solicita el INE para un debate, y pese a que lo solicitó  al órgano electoral, sabía que se lo iban a rechazar.

Si bien es cierto, Minerva Hernández está preparada, en un debate tiene puntos débiles que sus adversarios se lo reprocharían, y uno de ellos es la congruencia de lo que habla con sus hechos.

 

Continuar leyendo

Opinión

Decisión 2018… Lorena, la impositora

Publicado

en

385 Grados / Aurora Vásquez / Tremendo revés recibió la senadora con licencia Lorena Cuéllar Cisneros, por parte de diversas instituciones públicas de salud.

Resulta que luego de salir a presumir -como un logro suyo- que se dictaminara en la Cámara Alta la iniciativa para que todos sean presuntos donadores -es decir, que en caso de fallecimiento por ley sean ocupados sus órganos y destinarlos para la lista de pacientes que se encuentran en espera-, expertos en la materia señalaron que se trata de un acto autoritario, por lo que no debe proceder la donación automática que establece la modificación a la Ley General de la Salud.
Lorena Cuéllar, que busca brincar del Senado a la Cámara de Diputados federal por el III Distrito, afirmó que la donación automática de órganos era un avance basado en un “modelo de consentimiento presunto”; sin embargo, los que saben del tema dicen que en realidad es un “eufemismo” para disfrazar la toma u obtención obligatoria de órganos.
Por ejemplo, el director general del Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra), Salvador Aburto Morales, lamentó que la iniciativa no tome en cuenta la decisión de las familias.
Por su parte, el presidente de la Sociedad de Trasplantes de América Latina y el Caribe (STALYC), Rafael Reyes Acevedo, consideró que podría incurrir en violaciones a derechos humanos y será un retroceso en los avances de la cultura de donación en México.
Asimismo, la coordinadora del Capítulo Donación y Trasplantes del Colegio Mexicano de Medicina Crítica, Rosario Muñoz, enfatizó que la aplicación de esta ley en países como Chile y Holanda ha generado que sus poblaciones, que habían aceptado ser donantes, cambien de opinión al verla como una imposición.
Así se las gastan en Morena: puras imposiciones disfrazadas de promesas.

DESHONESTIDAD VALIENTE
Cuando la gente de Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial de Morena, creía que iba a llegar al debate arrastrando únicamente el escándalo de la avioneta privada que usa en campaña -cuando negaba la posibilidad-, ahora enfrenta una denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR) por un posible lavado de dinero.
Resulta que Alejandro Ponce Rivera, director general del despacho Defensa Fiscal, Grupo Jurídico, presentó cargos contra el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia por probables hechos delictivos ocurridos del 1 de enero de 2007 y el 14 de marzo de 2014, así como desde que llegó a la Presidencia de Morena.
Esto debido a que, “reiteradamente ha manifestado en público que no tiene aperturadas cuentas de cheques a su nombre, que no utiliza tarjeta de crédito; y que no tiene bienes a su nombre, lo que significa que ningún contribuyente ha expedido a su nombre algún comprobante fiscal digital por internet”.
Según una nota publicada en El Sol de México, la acusación señala que, en la última década, el señor López habría usado recursos de procedencia ilícita, porque sus ingresos reportados ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT) son superiores a sus gastos. Además, de 2008 a 2015 no presentó declaración de impuestos, pues no presentó comprobante alguno de gastos en ese periodo.
Por otro lado, su esposa es señalada por la compra de un terreno, pagado al contado, en San Andrés Cholula, Puebla, en 2010, mismo del que no se presentó registro alguno en su declaración patrimonial, incurriendo en una presunta operación con recursos de procedencia ilícita. De hecho, tampoco da explicación de dónde sacó el dinero para adquirir una casa en la Delegación Tlalpan y un terreno en Santa Clara Ocoyucan, Puebla, y sus operaciones no concuerdan con los ingresos del señor López, quien dice obtener 50 mil pesos como presidente de Morena.
¿Esto es un compló? ¿O hay peje -digo gato- encerado?
De ser cierto, quedaría expuesta una verdadera deshonestidad valiente.

Comentarios: arenillas87@gmail.com

Continuar leyendo

Opinión

La SEP: sin aprendizajes clave

Publicado

en

385 Grados / Tlaxcala / Abelardo Carro Nava / Reza el dicho que el buen juez por su casa empieza, y hay razón en ello. Nuestros abuelos no se equivocaron al respecto y, desde luego, los abuelos de estos tampoco se equivocaron. Y esto es así porque, en términos concretos, si una persona o, en este caso, una dependencia gubernamental como lo es la Secretaría de Educación Pública (SEP) exige a los más de un millón y medio de maestros de México una educación de calidad; ésta para efectos prácticos, debe poner el ejemplo de lo que significa calidad en el terreno educativo y, lamentablemente, esto no es ni ha sido así en lo que va de este sexenio; y para muestra un botón, el pasado 12 de abril del año en curso, esa dependencia publicó un video en redes sociales, acompañado de una pregunta, una exclamación y una felicitación: ¿Terminaste el curso en línea de Aprendizajes Clave del Nuevo Modelo Educativo? ¡Felicidades! Aquí te decimos cómo tramitar tu constancia.
Hasta el momento en que cierro estas líneas, dicha publicación (en Facebook, por ejemplo) contaba con 1,179 comentarios y 2,626 likes (traducidos en un “me gusta”, “me divierte”, “me asombra”). Comentarios como el de Miyam B Estrada se leían: “ya debía terminarlo? Llevo mucho tiempo batallando con la plataforma, me inscribí desde enero y es hora en que no puedo terminar el curso, ya que la plataforma tiene muchos contratiempos”; o el de Luz Ma Gro: “Es en serio la pregunta si la plataforma es un desastre, subes las actividades y no aparecen, tratas de entrar y te marca error, entras a un enlace y se tarda como 20 minutos y te saca de la sesión… tiene que ser una broma”; o el de Alma Rosa Olguin Tinoco: “Plataforma deficiente… eso es una tomada de pelo… me quedé en la actividad 4 y no pude entrar nuevamente, ahora qué? Sólo tiempo tirado a la basura. Sus propuestas en línea no tienen el soporte técnico necesario para atender la demanda… pero seguro se llenarán la boca con sus supuestos cursos chafas. Pues felicidades señores, se ve que desquitan bien su labor”.
Comentarios que, si usted gusta, puede observar en dicha página, repito de Facebook, y que en su mayoría tuvieron una respuesta por parte de sus operadores: “Estimad (a) Profesor (a)… por favor reporta el problema que presentas a aprendizajes.clave@tveducativa.gob.mx, o al teléfono 3601-8100 ext. 56632. Saludos cordiales”. Respuesta que, como seguramente imaginará, obtuvo otras sendas respuestas de quienes, en ese espacio, manifestaron su inconformidad sobre la plataforma y las deficiencias que ésta presenta desde que inició el periodo de capacitación de los profesores mexicanos.
¿Cómo espera la SEP que los mentores del nivel básico (por ejemplo) se capaciten sobre un modelo educativo pero, sobre todo, de un documento que consta de más de 670 páginas, como lo es el de Aprendizajes Clave para la Educación Integral, si la plataforma presenta serios inconvenientes?, ¿cómo se espera que se logre implementar dicho modelo a partir de agosto de este año si, en los hechos, la capacitación en línea y presencial, en el primer caso es deficiente, mientras que en el segundo, muchas veces deja mucho que desear?, ¿cómo hablar de una calidad en la educación si la instancia encargada de propiciar y promover esa calidad brilla por su ineficiencia e inoperancia?, ¿cómo se espera que los aprendizajes clave se desarrollen en las aulas y/o salones de clase con base a los tres campos de formación académica por parte de los profesores, si no existe una retroalimentación de las tareas que han subido éstos para que sean revisadas por “expertos” a través de una plataforma que no opera?, ¿cómo podemos comprender el discurso oficialista y pomposo que emite el Secretario de Educación sobre el modelo educativo cuando la realidad que padecen miles de profesores es prácticamente la misma y que se puede observar en publicaciones como las que refiero?
Ahora bien, habrá quién me diga que en las redes sociales es muy difícil conocer quién es docente y quién no lo es, y es cierto; sin embargo, si usted revisa los comentarios que ahí se exponen, casi su totalidad refieren problemas en ciertas tareas, como la 2, la 4, la 9, y así sucesivamente pero, si esto no fuera suficiente, un servidor, al igual que muchos de mis estimados colegas, en la diaria interacción que tenemos con otros tantos más del mismo nivel o de otros, obtenemos, de primera mano, los mismos comentarios sobre los cursos que la SEP ha puesto a disposición de los docentes para que éstos se “capaciten”.
El sol no puede taparse con un dedo, y evidencias como éstas, permiten dilucidar la dimensión del problema educativo que se avecina, y que las mismas autoridades de la SEP no han querido voltear a ver y, mucho menos, reconocer. ¿De quién es el problema entonces? o, mejor dicho, ¿dónde está el problema entonces?, ¿en los docentes que tienen que implementar un modelo que no modela mucho que digamos o en la SEP cuyas prácticas de formación, a lo largo del tiempo, han dejado mucho que desear?
Personalmente, me gustaría conocer la postura del actual Secretario de Educación sobre este asunto y sobre la implementación “piloto” que del modelo educativo se viene dando en más de 1000 escuelas del país, la cuales, por cierto, nadie sabe cuáles son o quién está operando el modelo que entrará en vigor en todo el país en próximos meses.
Soñar no cuesta nada y, ocasionalmente puede ser bonito; sin embargo, los sueños de la SEP no son los que miles de maestros viven a diario en sus centros escolares quienes, preocupados por atender adecuadamente las exigencias secretariales, buscan, como siempre lo han hecho, profesionalizarse en todos los sentidos; esto, con la convicción de ofrecerle a sus alumnos, la mejor educación que pueda otorgárseles.
En suma, si de exigencias estamos hablando, deberíamos considerar la opción de exigir a las autoridades educativas lo que su mismo modelo educativo plantea en cuanto a la formación del profesorado se refiere. Digo, del dicho al hecho hay mucho trecho, y en esta ocasión la SEP, por cuenta propia, evidenció su inoperancia e ineficiencia. ¿Se imagina lo que pasaría si se somete al escrutinio público y de los docentes la “famosa” implementación del modelo educativo? Insisto, del dicho al hecho hay mucho trecho, y en eso tampoco se equivocaban nuestros abuelos y los abuelos de éstos.

Continuar leyendo

Lo más leido