Connect with us

Opinión

Aquí Xicohténcatl… ¿Otra vez Beatriz?

Publicado

en

Pedro Morales / Tlaxcala / No cabe duda que nuestros viejos eran muy sabios, sobre todo cuando reconocían que “Dios si perdona, pero el tiempo no”, en clara referencia a que todo ser humano acusa los efectos del paso de los años y los de la clase política de huarache, no son la excepción de la regla.

728x90_congreso

Un claro ejemplo de ello es la política de Huamantla, Veracruz o Tizatlán, da lo mismo, “La Doña”, como gusta que le llamen, Beatriz Paredes ha pasado de moda, si uno le pregunta a las nuevas generaciones de 18 años, ni la conocen.

Mucho menos saben de su trayectoria o de algunos logros palpables que haya dejado para Tlaxcala, ni cuando fue gobernadora, ni menos en todos los altos cargos políticos que ha ostentado, senadora-diputada-diputada-senadora y así se la lleva.

Ahora quiere ser aunque sea ser otra vez senadora o diputada federal, eso sí por la vía plurinominal porque ya le da flojera hacer campaña, ya la señora se cansa y ha comenzado a tender sus redes, esas que le dejaron heredadas Luis Echeverría o Carlos Salinas de Gortari, de que sirven, sirven y de que pescan, pescan.

Mientras el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez estaba entretenido en sus foros y en la elaboración de su Plan Estatal de Desarrollo, dos exmandatarios llevan a cabo un trabajo político y tejen fino para hacerse de las candidaturas a senadores y diputados federales.

Tienen la mira fija en las elecciones del 2018, con la clara intención de llevar mano en la designación de los candidatos, pero antes deben hacerse de la dirigencia estatal, para desplegar sus hilos de control.

Es claro que los exgobernadores quieren evitar que el actual gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez controle al partido.

Mariano González Zarur y Beatriz Paredes Rangel han recurrido a sus contactos nacionales para pedir el mando del Partido Revolucionario Institucional rumbo a los comicios federales del 2018 en que los tlaxcaltecas elegirán presidente, senadores y diputados federales y locales.

Mariano González se resiste a que su corriente marianaista muera en el nuevo gobierno que encabeza Mena Rodríguez, mientras que Beatriz Paredes busca regresar al Congreso de la Unión por su estado natal y evitar una candidatura en la Ciudad de México.

Es claro que sus posibilidades de ganar una elección de mayoría se reducen, luego de haber permanecido por unos años como embajadora de México en Brasil, pero ya está de regreso, tras su misión diplomática.

La política de Huamantla se siente incómoda en la Reserva Nacional de Talentos (Renata) y se ha destacado por subir y bajar del Senado al Congreso de la Unión y en Tlaxcala ella es la que decide y por supuesto que nadie la da por muerta.

Comentaristas nacionales dicen que es obvio que la exgobernadora tlaxcalteca se está moviendo, porque es claro que quiere regresar a la actividad política y que mejor siendo senadora o diputada federal por Tlaxcala.

Otros juran que ambos exmandatarios ya platicaron sobre el tema y optaron por establecer un pacto rumbo a los comicios federales del próximo año, con tal de que Andrés Manuel López Obrador no vuelva a ganar Tlaxcala.

Su primer objetivo en común es reclamar el dominio de la dirigencia del PRI en Tlaxcala que les permita tener mano en los procesos internos, para designar o imponer a sangre y fuego a los futuros candidatos.

Beatriz Paredes estaría analizando la opción de convertirse en candidata al Senado de la República, para lo cual ya supervisa los comités municipales del PRI a fin de determinar si esas estructuras están coordinadas por priístas comprometidos o si es necesario llevar a cabo un relevo que garantice un trabajo efectivo y favorable a sus intereses.

Cuenta y siempre ha contado con sus cuadros experimentados para cualquier emergencia, de tal suerte que tiene para dar y prestar para cubrir las candidaturas con excolaboradores, amigos o simpatizantes para cubrir el Senado y los congresos local y federal.

Destacan los nombres de Linda Marina Munive Temoltzi, Rubén Flores Leal, ”La Peseta”, Ernesto García Sarmiento “El Gavilán”, operadores como Daniel Herrera Murga, Ernesto Ordoñez Carrera “El Napo”, Florentino Domínguez “El Profe”, y exsecretario de este gobierno, también su eterna secretaria privada Elia Sánchez González.

Lo mismo que integrantes de la agrupación “Amigos de Beatriz” también conformada, entre otros, por Eréndira Cova, por los exlegisladores locales Alfonso Sánchez Manzanilla, Antonio Velásquez Nava y María del Refugio Juárez.

Los ex alcaldes Antonio Murias Bañuelos, de Nativitas, y Guadalupe Antonio Pérez Nava, de Santa Cruz Tlaxcala, el exdirector del Cobat, Héctor Martínez García, el exfuncionario de la SEPE, Marcelino Zamora Sánchez, así como la diputada local la neopanista, Guadalupe Sánchez Santiago y el nuevo procurador de justicia de Tlaxcala, Tito Cervantes Cepeda.

Además de Cesar Carvajal González, exesposo de Beatriz Paredes, el nuevo titular de la Secte, Noé Rodríguez Roldán y la alcaldesa capitalina Anabell Ávalos Zempoaltécatl, y es el caso de otros exdiputados locales y hasta exalcaldes.

Mariano González dijo todo su sexenio que no estaba interesado en ningún cargo de elección popular, sin embargo busca impulsar como una prioridad las carreras de sus hijos Mariana González Foullón y Mariano González Aguirre, aunque también estaría pensando en Ricardo García Portilla.

Las diputadas federales Anabel Alvarado, Rosalinda Muñoz, Ricardo García Portilla, Ubaldo Velazco Hernández, el sonrino “incomodo”, Juan Antonio González Necochea, nuevo titular del ITC, pero también a viejas glorias como Joaquín Cisneros Fernández, Ariel Lima o alguno de sus exfuncionarios o diputados que se han quedado en la banca.

De tal forma que los comicios federales del 2018, son fundamentales para la sobrevivencia de los beatricistas y marianistas, ya que si no logran posiciones, esas corrientes quedarán muy debilitadas y sin ninguna posibilidad de influir en la sucesión gubernamental del 2021.

PISTAS.- La salida de Florentino Domínguez Ordoñez de la SEGOB-Tlaxcala, no es fortuita, el sueldo que percibía como funcionario del nuevo gobierno no se compara con lo que puede ganar como diputado federal.

Lo importante es ganar la dirigencia estatal del PRI, de esta forma amarra dos objetivos, comenzar a tender la alfombra de una candidatura para “La Doña” y al mismo tiempo abre la posibilidad de acceder a la candidatura por un escaño federal.

Para nadie es un secreto que su querencia con los marianistas fue de dientes para afuera, ya que en realidad pertenece al corral de quien va a salir de la Renata, para volver con fanfarrias otra vez a servirse de los tlaxcaltecas.

Continuar leyendo
Haz click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Los comisionados sindicales: un sueño inacabado de la mal llamada reforma educativa y… ¿de la 4T?

Publicado

en

385 Grados / Tlaxcala / Abelardo Carro Nava / Corrían los últimos días del mes de febrero de 2013 y, curiosamente, también eran los últimos días en libertad de La Maestra Gordillo, lideresa vitalicia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). Claro, la mal llamada reforma educativa que impulsó el gobierno peñanietista necesitaba de “nuevos” aliados o, mejor dicho, de “subordinados”, que no se interpusieran en los intereses de un gobierno, cuyo Pacto Por México, había sentenciado la brutal agresión que sufrirían más adelante los maestros y maestras de México.

De botepronto, Juan Díaz de la Torre, fue ungido como el máximo líder de los trabajadores de la educación. El discurso “sindical”, como parece obvio, cambió de la noche de la mañana, y el apoyo a la reforma educativa de 2013 fue inminente. Nada importaron los agravios cometidos contra los maestros y maestras; nada importó la denostación continua hacia el magisterio por parte de Chuayffet y, posteriormente, de Nuño; nada importó las vejaciones de las que fueron objeto los profesores en la aplicación de una evaluación punitiva que lastimó sus derechos; sí, nada de eso importó, porque la suerte del magisterio estaba echada con la aprobación de la mal llamada reforma educativa, y con la llegada de Juan Díaz de la Torre a la dirigencia de lo que un día se conoció como el Sindicato más grande América. ¿Qué hubiera pasado si La Maestra no hubiese sido encarcelada? Buena pregunta, varias respuestas.

Ahora bien, derivado de esa reforma educativa, se “intentó” el ordenamiento de la nómina magisterial a través de la construcción del Sistema de Información y Gestión Educativa (SIGED), así como también, de lo que hoy día se conoce en el gremio como FONE, que no es otra cosa más que el Fondo de Operaciones para la Nómina Magisterial y el Gasto Operativo; el propósito de ambas cuestiones, se dijo, era acabar con los “aviadores” y “comisionados” sindicales que “sangraban” el recurso que podía destinarse a mejores obras y acciones; de hecho, Nuño Mayer, por esas fechas, se jactaba de ese gran logro: la eliminación de los comisionados sindicales.

Pasados algunos años, México Evalúa, dio a conocer los resultados de un estudio que denominó: “La Impunidad en la Nómina Magisterial. Uso y abuso del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo” que, como expongo brevemente, en estos días, ha puesto al descubierto lo que miles de trabajadores de la educación conocen pero que no se atreven a denunciar, simple y sencillamente, porque su trabajo o el apoyo del “sindicato” está en juego. Curiosamente, los datos que en este documento se plasman, son una muestra palpable de que: a) en política todo se vale; b) la ley es letra muerta en México; c) la recuperación de la rectoría de la educación fue una falacia; c) el SNTE sigue siendo el SNTE, tan lejos de Dios y tan cerca de los gobiernos.

Entre los datos que nos ofrece este estudio (2015 y 2017) destacan las siguientes entidades federativas en las que, las irregularidades por concepto de comisionados sindicales, fueron una realidad más que evidente: 1. Aguascalientes: 1,440 comisionados; 2. Chihuahua: 288 comisionados; 3. Coahuila: 443 comisionados; 4. Durango: 437 comisionados; 5. Guanajuato: 638 comisionados; 6. Hidalgo: 376 comisionados; 7. Jalisco: 501 comisionados; 8. Estado de México: 766 comisionados; 9. Morelos: 664 comisionados; 10. Puebla: 312 comisionados; 11. Tlaxcala: 278 comisionados; 12. Veracruz: 733 comisionados. Irregularidades que nos hablan de, repito, una serie de irregularidades puesto que, como puede leerse en el documento, dichos comisionados sindicales recibieron (en su conjunto) millones y millones de pesos por realizar una labor que, poco tiene que ver con lo educativo, pero sí, mucho con lo político.

En este mismo documento, se destacan algunos estados por la escasa presencia de comisionados; lo cual no significa que no existan o que sean pocos, es decir, como sabemos, existen ciertos “trabajadores” cuyas adscripciones son estatales y no federales y, por tal razón, habría que ser cuidado al momento de leer dichos datos; las entidades que, según este estudio tienen un menor número de estos “agentes” son: 1. Baja California: 18 comisionados; 2. Campeche: 38 comisionados; 3. Chiapas: 56 comisionados; 4. Guerrero: 34 comisionados; 5. Michoacán: 3 comisionados; 6. Quintana Roo: 42 comisionados; 7. Tabasco: 75 comisionados; 8. Yucatán: 5 comisionados.

En todo caso, ya sea en mayor o menor número, la realidad de las cosas es que esa “figura”, a pesar de las Leyes aprobadas por el legislativo durante el 2012 y puestas en marcha a partir de 2013, tuvo presencia (y la sigue teniendo, tal vez con mayor fuerza en estos días) y, desde luego, estuvo absorbiendo recursos de la federación, aun cuando en el discurso se dijo que la Secretaría de Educación Pública (SEP) dejaría de pagar mil millones de pesos a los comisionados sindicales.

Vaya, reza el dicho que “del plato a la boca se cae la sopa”, y es cierto.

Ahora bien, como seguramente usted tiene conocimiento, con la llegada de un nuevo gobierno a Palacio Nacional, se pensó que las cosas cambiarían considerablemente. Sin embargo, en esta materia, la de los comisionados sindicales, no se ha hecho mucho que digamos; estos “agentes”, siguen teniendo presencia en cada una de las Secciones Sindicales del país; es más, puedo asegurar que, con la reforma laboral y la tan llamada “democracia sindical” que prometió este gobierno, se incrementará el número de comisionados en cada una de las entidades. ¿Y la educación apá? Como ya se ha hecho costumbre, pasará a segundo término.

Con negritas:

Si hablamos de “democracia sindical”, el SNTE, con la publicación de su “nuevo” reglamento para la elección de sus directivas seccionales, ha dado muestra de una antidemocracia en el más amplio sentido de la palabra, pero como ésta es harina de otro costal, la abordaré en otro momento.

Referencias:

Redacción MVS NOTICIAS (26/02/2013). Detienen a Elba Esther Gordillo por desvío de 2 mil 600 mdp del SNTE. Mvs Noticias

Recuperado de:

Detienen a Elba Esther Gordillo por desvío de 2 mil 600 mdp del SNTE

Hernández, L. (2013). SNTE camia postura; avala reforma educativa. Excelsior.

Recuperado de:

https://www.excelsior.com.mx/nacional/2013/04/11/893458

Redacción 24 Horas. SEP especifica siete ejes para hacer cumplir la reforma educativa. 24 Horas.

Recuperado de: http://www.mexicanosprimero.org/index.php/educacion-en-mexico/enterate/noticias-de-hoy/313-sep-especifica-siete-ejes-para-hacer-cumplir-la-reforma-educativa%2024%20horas

León, M. (2016). SEP dejará de pagar mil mdp a comisionados sindicales. El financiero.

Recuperado de: https://www.elfinanciero.com.mx/nacional/sep-recortara-a-mil-200-comisionados-sindicales-que-recibian-mil-mdp

IMCO (14/01/2020). Impunidad en la nómina magisterial.

Recuperado de: https://imco.org.mx/temas/la-impunidad-la-nomina-magisterial-via-mexico-evalua/.

Continuar leyendo

Opinión

La Casa del Jabonero…Las plataformas digitales en Tlaxcala y los monopolios

Publicado

en

Tlaxcala es un estado donde el uso de las tecnologías es evidente que ya forma parte de su vida cotidiana, pero hay actores políticos que pretenden regresar al viejo esquema de los monopolios.

La entidad vive el auge de la transformación de la economía clásica en una digital, en donde empresas como Uber y Pronto,  esta última orgullosamente creada desde el estado más pequeño del país, ponen en contacto a quienes ofrecen un bien o servicio con quienes necesitan del mismo.

Los expertos opinan que esto permite utilizar capacidades hasta ahora infrautilizadas, incentiva la colaboración de personas que no tienen que dedicarse profesionalmente y a tiempo completo a ciertas actividades; e incrementa la oferta de bienes y servicios. Sin embargo, también tienden a romper monopolios e incrementar la competencia local.

Las plataformas digitales de las denominadas Empresas de Redes de Transporte (ERT), han recibido un amplio respaldo  de los tlaxcaltecas, y quien esto escribe ha probado las bondades y la economía de este servicio como Pronto y Uber. 

Miles de tlaxcaltecas, cansados de las carencias y los precios elevados del taxi tradicional, han visto una opción para resolver sus problemas cotidianos de movilidad.

No se trata de linchar a los taxistas de la entidad, porque son personas que necesitan el trabajo, pero tampoco  han querido acoplarse a la modernización.

Tras presiones a los legisladores, y si no hay cambios de última hora, este jueves será llevado al pleno legislativo la dictaminación de la propuesta de reforma a la Ley de Comunicaciones y Transportes del Estado de Tlaxcala, que pretende que sean solo los concesionarios quienes presten este tipo de servicio en Tlaxcala, cerrando el paso a plataformas como Pronto y Uber. La idea es dar exclusividad a los concesionarios.

Lo curioso es que quienes avalan o impulsan esta propuesta son diputados de Morena y del PRD, quienes en campaña  se rasgaban las vestiduras porque a empresas como Pronto no las dejaban operar, y ahora que son legisladores, les cierran el paso.

Los diputados morenistas José María Méndez, Jesús Rolando Pérez Saavedra y Miguel Piedras, éste último presidente de la Comisión de Movilidad, Comunicaciones y Transporte del Poder Legislativo, de quien dicen tiene conflicto de intereses, debido a que según es dueño de una flotillas de taxis, y el perredista, pero más morenista o petista, Miguel Ángel Covarrubias Cervantes, son los señalados de ponerse del lado de los intereses de los transportistas locales para que sean solamente ellos los que puedan prestar el servicio de taxi mediante uso de plataformas digitales.

Habrá qué preguntarles a este cuartero de representantes del pueblo en Palacio Legislativo, es que si es una reforma que beneficia o afecta a una colectividad, ¿Por qué la sociedad no fue tomada en  cuenta a través de foros reales, y no simulados?
¿A usted lo tomaron en cuenta para esta reforma a la Ley de Comunicaciones y Transportes del Estado de Tlaxcala?

¿Lo tomaron en cuenta para conocer la problemática en materia de movilidad en el estado de Tlaxcala?

Lo cierto, es que son preguntas que deben contestar los señores legisladores, y en caso de aprobar la citada reforma a la ley, quedará por siempre la duda que hubo intereses económicos$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$, por encima de los de la sociedad tlaxcalteca.

También recordar que el  Gobierno del Estado publicó en el Periódico Oficial el acuerdo mediante el que creó el registro para que las personas morales autorizadas operen y administren -de manera regulada por la Administración Estatal- sus plataformas digitales para dispositivos fijos o móviles, con el objetivo de que los particulares puedan contratar el servicio de taxi en la entidad.
Las personas morales se registraron ante la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del Estado (Secte), a través de una convocatoria que emitió la dependencia y presentaron los siguientes documentos: acta constitutiva de la empresa, nombre e identificación del representante legal, nombre, abreviatura y logo de la aplicación e información general del funcionamiento de la aplicación.

Además, debieron exhibir el convenio en el que se comprometieron a aportar el 1.5 por ciento por cada viaje que se realice, al Fondo de Movilidad y Transporte, así como el formato de cláusula de confidencialidad llenada, aceptada y rubricada de conformidad.

Estos requisitos fueron cumplidos en tiempo y forma por las empresas Pronto y Uber, lo que significa un escollo legal a la pretensión de diputados de beneficiar a los concesionarios de taxis.

Surgió en change.org la solicitud en internet http://movilidadtlaxcala.mx/, donde piden apoyar con su firma el alto al monopolio del transporte, la cual lleva ya más de dos mil firmas.

Ahí, el diputado Miguel Piedras de MORENA, es señalado de presentar una iniciativa de ley que lastima el derecho de las y los tlaxcaltecas a tener una movilidad justa, pretendiendo una protección regulatoria a sus intereses como concesionario y al de un solo grupo.

Veremos cómo salen los diputados de este brete.

Me lo contaron ayer...Un poco de humor…El pasado 28 de diciembre, haciendo gala de humor por ser Día de los Inocentes, el legislador panista Omar Milton López Avendaño anunció en su muro de facebook. “Hoy, hacemos historia, anuncio mi adición a la bancada del PT.

Semanas después, 14 de diciembre, para unos de forma sorpresiva, y para otros no, por unanimidad de votos, el diputado Omar Milton López Avendaño, logró la designación como presidente de la Mesa Directiva del Congreso local, para el segundo periodo ordinario de sesiones, que arranca este próximo 15.

Milton López Avendaño, era visto como uno de los principales opositores a la cuarta transformación, y crítico burlón de sus errores, logro que las bancadas de Morena, PT, y del PEST, la alianza de “Juntos Haremos Historia”, votaran por él.

Los mensajes no son tan claros.

Amor con amor se paga. ¿Que ofreció a cambio del apoyo a los de “Juntos Haremos Historia”.

¿Será que el anuncio del 28 de diciembre no era tan broma?

Lo cierto, es que el panista tiene la oportunidad de hacer un trabajo histórico al frente de la mesa directiva, y con los votos para que el protagonismo no lo maree y mantenga los pies en la tierra.

 

Continuar leyendo

Opinión

El SNTE: entre la democracia y la demagogia. Dos caras, una moneda

Publicado

en

385 Grados / Tlaxcala / Abelardo Carro Nava / El 2000 recién iniciaba y recuerdo muy bien que por esos años el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) había lanzado una convocatoria para que, mediante un congreso extraordinario, se reformaran sus estatutos. 

Como maestro -un par de años atrás había ingresado al magisterio- aún no tenía claro cuál era el propósito de dicho congreso. Las lecturas que habíamos hecho en la escuela normal no me habían permitido analizar a detalle esos asuntos; de hecho, muy pocos fueron los textos que, en el plan de estudios de 1984, abordaban tales cuestiones; y vaya, si conocía al respecto, era por las conversaciones familiares, por amigos o por nuestros propios maestros que, de vez en cuando, hablaban del “sindicalismo” en México.

¡Anímate a participar, tú eres bueno escribiendo! – Me decían algunos compañeros –. No obstante, la incertidumbre, no lo niego, se apoderaba de mí porque desconocía ciertos procesos. ¡Mira, ahí está la convocatoria y sus puntos son claros, por qué no elaboras una ponencia y nosotros te apoyamos! – Me volvían a expresar mis apreciables colegas cuando las fechas se acercaban para la entrega de trabajos –.

Un par de días después de este momento, dejé a un lado el desasosiego y me dispuse a leer y escribir lo que, desde mi perspectiva, podría favorecer el trabajo de mis compañeros.

Muchos de los “sentires” de mis colegas, lo recuerdo, fue lo que me dio material para elaborar un trabajo que incluyera sus propuestas. Entre las que aún guardo en mí memoria, hubo una en particular que me llamó la atención en demasía: que exista una verdadera democracia en el sindicato. Y digo que me llamó la atención porque el profesor que me la expresó, era de los más respetados, reconocidos y con mayor trayectoria en el sector educativo de mi estado y, podría decir, de México.

¿Acaso no había democracia al interior del sindicato?, ¿de qué manera entiende o concibe la democracia el gremio?, ¿cuál o cuáles eran los procesos democráticos que se vivían al interior del magisterio?, ¿qué mecanismos establecían los estatutos con relación a este asunto? Cuestionamientos y más cuestionamientos que, dicho sea de paso, me permitieron estructurar un trabajo que contemplaba los criterios que estipulaba la convocatoria, pero también, lo que “sentía” parte del gremio en el que yo me desenvolvía.

Los días pasaron y, como era de esperarse, las etapas en las que se desarrolló el evento fueron todo un suceso. En la escuela, con todo un protocolo ya establecido, se formaron las mesas de trabajo y, mi turno había llegado. Fueron los 20 minutos más intensos que hasta el momento había sentido. Los nervios, las miradas, los “cuchicheos”, los comentarios, los argumentos; todo apuntaba a que había sido un buen trabajo. ¡Felicidades compañero, has logrado plasmar lo que necesita la base trabajadora y lo que podemos hacer para que concibamos y construyamos una verdadera democracia sindical en el magisterio! – Escuché decir a algunos de mis compañeros –.

Terminada esta fase, los trabajos y compañeros seleccionados, asistimos a la etapa estatal que tendría lugar en uno de los centros de convenciones de mi entidad que recién se había inaugurado. No puedo negarlo, el escenario producía cierto pánico escénico. Era la primera vez que acudía a un evento de esta naturaleza y mis emociones estaban fluyendo sin tregua ni descanso.

Para comenzar, el protocolo acostumbrado; la presentación de los líderes sindicales estatales y los que del “nacional” habían llegado. Discursos, palabras y palmadas a favor de la defensa de los derechos de los trabajadores de la educación, fueron de los hechos que más recuerdo. ¿Cómo no podría sentir emoción y nervios si todo lo que desde la tribuna se expresaba se acoplaba con lo que había construido con el apoyo de mis compañeros maestros? Con seguridad, pensé, el trabajo que representa el “sentir” de la base trabajadora de mi escuela será tomada en cuenta para que haya un cambio sustancial en esta organización sindical. Con seguridad, volví a pensar, mis compañeros y yo, estaremos muy contentos.

En esos pensamientos estaba cuando de repente se realizó la inauguración del congreso y se dio paso a las mesas de trabajo. Allá me dirigí, pensando que se trabajaría de la misma manera en que se había desarrollado en mi escuela (porque así lo estipulaba la convocatoria). Mi primera sorpresa, el moderador ya estaba designado y, el relator, también lo estaba; y, mi segunda sorpresa, la ponencia que representaría a la sección sindical de la entidad donde radicaba ya estaba seleccionada y, quienes estábamos ahí presentes, tendríamos 5 minutos para exponer lo que habíamos elaborado, pero con la consigna (así nos lo hicieron saber desde el principio), que solo se tomaría aquello que “podría” fortalecer el trabajo elegido por los “evaluadores”. ¿De qué tipo de democracia estábamos hablando entonces? – Me pregunté una y otra vez mientras esperaba a que pasara–.

Curiosamente cuando esto sucedía (las exposiciones de mis compañeros de mesa), noté que ninguno de los maestros ahí reunidos estaba inconforme con la decisión que minutos antes se nos había dado a conocer. Paciente fui y, cuando terminó de exponer una maestra, levanté mi mano con la idea de formular algún cuestionamiento. Hecho que me fue negado rotundamente, pero como era de esperarse, mi inquietud fue más allá de aquello a que se me obligaba. ¿Cuáles fueron los criterios que los llevaron a elegir cierta ponencia?, ¿por qué, la profesora que elaboró el trabajo seleccionado, no lo expuso desde el principio? Es más, ¿quién es la maestra que es autora de esa ponencia? – Inquirí con cierta fuerza –. La mesa enmudeció y, desde luego, las miradas se posaron en el inquiriente. No hubo respuestas, no hubo comentarios, no hubo argumentos; solo silencio, y la mesa continuó su trabajo.

Desde luego que, llegado mi turno, me negué a participar. Hecho que a nadie pareció importarle más que a un profesor que venía del “nacional”: maestro, que bueno que nos acompañó y que elaboró una buena ponencia; dejé las cosas así y verá que nada pasará o… ¿acaso no quiere usted avanzar? – comentario y pregunta que me dejó atónito, pero no callado –. ¿Y quién le dijo a usted que yo quiero avanzar si en mi escuela estoy muy contento? – Respondí a la vez que le soltaba la mano –.

Los segundos, los minutos, las horas pasaron y, debo ser honesto, aún no sé por qué permanecí ahí, hasta el final. Lo que si recuerdo muy bien fue que, al cerrar los trabajos del congreso, uno de esos líderes expresó con una sonrisa que se le pintaba en el rostro de oreja a oreja que, en ese estado, se había dado una muestra más, de que el sindicato, “nuestro” sindicato, era democrático. Y terminó con un par de palabras que me significaron una bofetada en el rostro: ¡Viva la democracia!

Años han pasado de tal suceso; por familiares, compañeros de trabajo, amigos y conocidos, tuve conocimiento que, en alguno de esos congresos sindicales, hasta computadoras les habían regalado y bueno, hoy que se avecina un proceso democrático al interior de lo que fuera el Sindicato más grande de América Latina, habría que preguntarse: qué es democracia, cómo se concibe, para qué sirve y cómo se vive.

Es cuanto.

– Par de palabras que, dicho sea de paso, escuché decir a ese mismo representante sindical del “nacional” que, hoy día, comprendo para que se emplean, pero sigo sin entender el motivo por el que ese profesor las expresó en un escenario donde la conciencia y el raciocinio estaban determinadas por lo que dijera La Maestra –.

Continuar leyendo

Trending