Todas Caben… Semana Santa Todas Caben… Semana Santa
Bibián Ordáz Llánes / Todos los años entre los meses de marzo y abril la Iglesia Católica y todos sus creyentes celebramos la semana... Todas Caben… Semana Santa

Bibián Ordáz Llánes / Todos los años entre los meses de marzo y abril la Iglesia Católica y todos sus creyentes celebramos la semana santa. El significado de este periodo tiene varias dimensiones, las cuales varían de acuerdo con la cultura e idiosincrasia alrededor de la cual se haya crecido.

728x90_texoloc

La semana mayor, como la mayoría de los medios de comunicación suelen llamarla, puede ser sinónimo de vacaciones, de tradiciones populares o de recogimiento espiritual.
La gran mayoría de las tradiciones mexicanas están basadas en temas religiosos, debido al proceso de colonización que se vivió en siglos pasados, y además, están distribuidas a lo largo y ancho de nuestro territorio. De allí, que la semana santa pueda encerrar fiestas, religión y viajes que representan una semana de completo esparcimiento.
Pero, en realidad, qué significa semana santa. Vacaciones, encuentro con la fe, comida, tradiciones. El significado ha variado de acuerdo con el parecer de cada persona, pues se divide entre el placer, los beneficios económicos para los sitios de playa, y la fe.
Seamos claros, el significado de la semana es ahora más comercial, priva el placer y el descanso frente a la búsqueda de la fe perdida. ¿Hay algo de malo en esto? Creo que no, pues tenemos derecho a disfrutar de una escapadita con la familia, degustar los típicos platillos de la época, esto sí se tienen los recursos para hacerlo.
La iglesia católica tampoco se opone a vivir de otra forma la semana santa. Sin embargo, no deberíamos dejar de lado las tradiciones y costumbres de nuestros antepasados.
Para quienes creen en Jesucristo, quienes tienen la fe cristiana saben que estos días son muy especiales por lo que significan. Pero humanamente es entendible que es la ocasión en que muchas familias tienen para el descanso, entonces lo ideal sería combinar la vivencia de la fe con un merecido y natural descanso. Sin embargo, es importante el no caer en excesos en esta temporada de semana mayor, hay que ser conscientes y no hacer desordenes que rompan con el espíritu verdaderamente cristiano de esta época.
Tal vez resulte un poco difícil hacer esta combinación de vacaciones con espiritualidad, máxime cuando los cambios culturales, el contacto con otras costumbres, las posibilidades de viajar y el consumismo han provocado que una parte de la población católica haya olvidado el sentido de las fiestas de semana santa, volcándose a las playas y a los centros de diversión, en lugar de realizar actividades de oración y reflexión.
Sea lo que sea que se propongan hacer durante esta semana, es importante que nos demos un espacio para la reflexión, rescatar junto con nuestras familias el verdadero sentido de la semana santa y ponerlo en práctica el resto del año.
En un México convulso por la violencia, la delincuencia, la corrupción y la impunidad, resulta imperativo que recuperemos los valores y la fe en nosotros mismos y en los que nos rodean, para hacer de este país cada vez mejor.
Recuerden que: Todo el que cree, piensa. Porque la fe, si lo que cree no se piensa, es nula. San Agustín.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *