Connect with us

Opinión

El reglamento a normales: poco ruido, pocas nueces

Publicado

en

385 Grados / Tlaxcala / Abelardo Carro Nava / En estos días en los que el normalismo mexicano aparece de nueva cuenta en el escenario nacional; esto por la aprehensión de un delincuente de “poca monta” apodado del “Ranas,” pero que figuró –a decir de las propias autoridades de la Procuraduría General de la República (PGR)– en la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, Gro., dos eventos, también normalistas y disímbolos entre sí llamaron mi atención y que, en su momento, publiqué (brevemente) en mi página de Facebook: a) los resultados que la Dirección General de Educación Superior para Profesionales de la Educación (DGESPE) dio a conocer con relación a la participación de varios docentes normalistas de todo el país, en el 2º Congreso Nacional de Investigación sobre Educación Normal (CONISEN) próximo a celebrarse en Aguascalientes; b) y, la publicación del Reglamento de Ingreso, Promoción y Estímulos (RIPE) que habrá de regular dichos procesos al interior de las escuelas normales de México.

Con relación al primero asunto, los datos que pude obtener de la página de la DGESPE son contundentes: para el 2º Congreso Nacional de Investigación sobre Educación Normal, se aprobaron 284 ponencias, 57 carteles, 54 talleres, 31 presentaciones de libros, 6 revistas y 12 videos. Contribuciones que, como ya he dicho (pero que en este momento complemento), fueron elaboradas por docentes y alumnos de las escuelas normales del país que así desearon participar. En números cerrados: 444 contribuciones se expondrán del 20 al 23 de marzo en Aguascalientes, Ags., sede de dicho Congreso.

Estos datos indudablemente invitan a la reflexión, análisis y a las posibles líneas de investigación que de tal evento puede desprenderse, y que en estudios como los que Verónica Medrano, Graciela Cordero o Patricia Ducoing vienen realizando sobre la educación normal, pueden exponerse y/o abordarse, porque a fuerza de ser sincero tenemos que reconocer, que los normalistas vienen haciendo investigación e investigación en serio.
Ahora bien, estos mismos datos, que son datos que usted puede consultar, repito, en la página de la DGESPE, me generaron, como ya decía, una serie de inquietudes y que ahora les comparto: ¿se imagina lo que pasaría si la Secretaría de Educación Pública (SEP), a través de la DGESPE, convocara a los normalistas a un Foro Nacional para discutir, mediante una serie de propuestas curriculares, el plan de estudios que esa dependencia está diseñando en “ciertos” espacios y con “algunos” colegas, con el propósito de armonizarlo al nuevo modelo educativo?, ¿se imagina lo que habría pasado si se hubiera debatido entre los actores involucrados, el reglamento de ingreso, promoción y estímulos que ya entró en vigor a nivel nacional en el Subsistema normalista, pero que aún sigue debatiéndose en algunos estados porque pocas son las autoridades que conocen sobre las normales y sobre este asunto?, ¿se imagina lo que puede llegar a suceder si se ofrecen las condiciones para que los profesores y alumnos de las escuelas normales desarrollen y potencialicen sus capacidades, habilidades, valores e inteligencia en el campo que les compete y corresponde? Vaya, ¿por qué no hacerlo?
En reiteradas ocasiones he señalado (con conocimiento de causa) ciertas “áreas de oportunidad” – como en la SEP le llaman – en la propia SEP y también en la DGESPE, no obstante el CONISEN, desde mi perspectiva, ha sido uno de los aciertos que ha tenido esa Dirección que, dicho sea de paso, pudiera perfeccionar aún más, con el propósito de que más colegas normalistas puedan participar en el congreso en referencia.
Insisto, ¿por qué si los resultados fueron tan favorables, como los mismos datos lo demuestran y que les he compartido, no se tiene apertura en otros rubros como los que he referido?, ¿por qué las autoridades educativas estatales (por ejemplo) siguen haciendo oídos sordos a las voces que llaman al diálogo, al debate, al acuerdo, con el propósito de lograr los objetivos educacionales que se persiguen al interior de las normales?, ¿es temor, incertidumbre, desasosiego, o una simple, llana y vulgar imposición vertical que no admite otra opción, propuesta y visión de las cosas? Y es que mire usted (sigo con el ejemplo del Reglamento que ya entró en vigor), en el Acuerdo número 05/02/18 por el que se expiden las normas para el ingreso, promoción y otorgamiento de estímulos del personal académico en las escuelas normales y demás para la formación de maestros de educación básica dependientes de la Secretaría de Educación Pública, en los Transitorios, se lee:
“CUARTO.- Para cumplir con el artículo 2 de este Acuerdo y propiciar la articulación de la educación normal con los imperativos de la calidad educativa y de la inclusión, así como con las necesidades de desarrollo del país, la Secretaría de Educación Pública, con pleno respeto al federalismo educativo, promoverá entre las autoridades educativas de las entidades federativas que impartan educación normal y demás para la formación de maestros de educación básica, la adopción y aplicación de las disposiciones del presente Acuerdo.
Para tales efectos la Secretaría de Educación Pública propiciará la suscripción de convenios dentro de los treinta días naturales siguientes a la publicación del presente Acuerdo”.
Al respecto, ¿sabe lo que ha pasado en buena parte de las entidades del país? Poco o muy poco. Esa es la respuesta y esa es la pregunta, porque si usted revisa el artículo 2º al que hace referencia el transitorio, en éste se lee:
“A efecto de atender el mandato constitucional de la calidad en la educación, se precisa conveniente que estas Normas sirvan de lineamientos orientadores de carácter general para que las autoridades educativas de los Estados y los organismos descentralizados de éstos, facultados para prestar servicios de educación normal y demás para la formación de maestros de educación básica, las adopten en sus propias disposiciones”.
Y créame, las autoridades estatales se han tomado muy en serio su papel y estos lineamientos los están “adoptando” pero a sus propios “intereses”; intereses de las “autoridades” que muchos de ellos ni siquiera se relacionan con lo que en la educación normal acontece; ya sea porque éstos (las autoridades) no tienen ni la más mínima idea de lo que sucede en las escuelas normales, y, otros más que, para acabar pronto, tan conocen el subsistema de educación normal, que hacen todo lo contrario de lo que indica esa norma. Ciertamente, si usted revisa todo el reglamento, en ningún momento se estípula que la autoridad educativa estatal debe convocar a los maestros de las escuelas normales para que trabajen en esa “adopción” a la que se hace referencia; no obstante, ¿quién vive y vivirá los procesos de ingreso, promoción y estímulos en las normales?, ¿las autoridades que son “pasajeras” o los docentes cuya trayectoria la han construido o la vienen construyendo en esas instituciones formadora de docentes? Si esto no es miopía, entonces no sé qué cosa sea.
En suma, culmino mis ideas reflexionando sobre dos asuntos: a) ¿un reglamento realmente mejorará la calidad educativa en las escuelas normales? Porque, como se ha visto con la reforma educativa, reglamentar no es sinónimo de educar. ¿Acaso no aprendieron de esa experiencia en la DGESPE?; b) el diálogo, en un país democrático como el nuestro, a pesar de posicionamientos encontrados, debe ser la bandera que permita fortalecer lo que puede ser fortalecido, mejorar lo que pueda ser mejorado, y corregir lo que deba ser corregido; al final de cuentas, actores van, actores vienen, pero el Subsistema, las normales y los normalistas, ahí han estado, tan vivos entre sus actores, pero tan olvidados por sus gobiernos. Por tal razón, mientras no se erradiquen este tipo de pifias en las entidades (disculpen si generalizo porque reconozco que si hay sus raras excepciones en el país), la educación y los “sueños” secretariales se quedarán en eso, en meros intentos por mejorar la educación en los estados y en las normales.

Continuar leyendo
Haz click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Café Político con Emelia Higueras Zamora…A propósito de las fechas patrias…

Publicado

en

Emelia Higueras Zamora[1]

Empieza este mes, estimado(a) lector(a), con las esquinas coloridas en cualquier cuadro principal de nuestra ciudad, o de su ciudad; con banderas, adornos, aretes, collares, moños, vestidos, trajes y de todo aquello que nos recuerda el aniversario de la Independencia de México. Aunado a eso, se exalta la idea de nuestra “identidad regional”, comprando artículos locales, lo cual es algo muy oportuno, sin embargo, ¿Por qué  comprar identidad regional?

Si bien, al comprar en mercados locales, tiendas o misceláneas, tianguis, productos hechos a mano, mercados alternativos y artesanías se incentiva la economía local de una región, estas acciones sólo son temporales o más bien circunstanciales; ya que en ningún momento son acompañadas del resto de los ingredientes socioculturales. Tan solo en algunos municipios, de nuestro hermoso estado, con población indígena y con prácticas políticas basadas en usos y costumbres, se puede observar que la población ha dejado de vestir prendas representativas a su comunidad y, en cuestión de la lengua náhuatl sólo se escucha en algunos eventos oficiales locales.

Ante la gama de opciones para comprar, comprar y comprar, valdría la pena aplicar “la regla de las tres erres”; es decir, reduce, reutiliza, recicla. Si los partidos políticos lo hicieron ¿por qué nosotros como ciudadanos no? Habría que recordar que en las pasadas elecciones concurrentes muchos candidatos a puestos de elección federal y local fueron reutilizados y reciclados, así también alianzas partidistas reducidas.

Respondiendo a la pregunta, considero que si cada uno se siente orgulloso de su identidad regional, simplemente lo transmite, lo vive, lo usa y no necesita comprarla. Circulan en redes sociales casos de experiencias en otros estados en donde algunas primarias públicas incentivan a sus alumnos a vestir trajes típicos un día a la semana, o de secundarias que enseñan bailables regionales. Claro, aún nuestras autoridades educativas no se atreven a experimentarlo. Como tampoco se atreven, otras autoridades políticas, a seguir los ejemplos de vida de nuestros ilustres héroes nacionales.

Pero, no nos pongamos tristes y melancólicos celebrando un aniversario más de nuestra independencia, así que si en su armario tiene alguna prenda, algún collar, algún sombrero, lo invito a que reutilice, recicle y reduzca.

[1] Analista Política. Contacto: meya7609@gmail.com

Continuar leyendo

Opinión

Apuntes… México 1968: LITEMPO-1  

Publicado

en

385 Grados / Tlaxcala / Claudio Cirio Romero / En El 68. Los estudiantes, el presidente y la CIA (Ediciones Proceso, abril de 2018), Sergio Aguayo afirma que “… cuando Díaz Ordaz fue nombrado candidato a la presidencia (obvio por el Partido Revolucionario Institucional, digo yo), la CIA colaboró con su campaña entregándole «400 dólares al mes» entre «diciembre de 1963 y noviembre de 1964»”.

La Central Intelligence Agency (CIA), creada en 1947, después de la segunda guerra mundial por el Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica Harry S. Truman, se sabe tiene personal en sus embajadas en todo el mundo, además de que recluta y le paga a personas de cada uno de los países para obtener información medular. Cosa que nunca ha sorprendido a nadie, pero en el caso de México y por los sucesos de 1968 sí resultó grave que se revelará que el propio Díaz Ordaz era LITEMPO-1 “agente de apoyo de la Estación” aquí, por lo que se encontraba literalmente en su nómina, e igual pasaría con otros dos expresidentes de la república, Adolfo López Mateos y Luis Echeverría Álvarez.

Con el libro Aguayo nos convida un ejercicio para “repensar el 68”, e inicia diciendo, que en ese año se exigió “a un régimen todopoderoso y malhumorado, reducir la violencia estatal, transparentar la toma de decisiones y abrir canales a la participación ciudadana.” En realidad era un régimen autoritario en toda la extensión de la palabra, pero no importa respetamos la mesura del académico del Colegio de México porque sabemos de su compromiso con la lucha por la democratización mexicana.

Ejercicio útil y bien llevado a través de diez capítulos y un epílogo, en el que de manera clara hace señalamientos valientes pero sin animosidad de ningún tipo. Por ejemplo, desde el primer capítulo afirma que “Como hipótesis de trabajo, puede argumentarse que al menos Winston Scott (Jefe de la Estación), y por omisión la CIA y el gobierno estadounidense, fueron corresponsables de las muertes y el sufrimiento causado el 2 de octubre y que eso mismo ha sucedido en otras tragedias mexicanas.”

Y así como ese señalamiento, a 50 años de los hechos realiza lecturas a la luz de conceptos más conocidos hoy que entonces. Así puede enfatizar que en el punto transitorio del pliego petitorio de los estudiantes se exigía un “diálogo público”. “En suma, fin a la violencia y a la opacidad, respeto a la libertad de expresión y manifestación, transparencia y rendición de cuentas.” Desde luego que en ese año esa opacidad y esa falta de transparencia y rendición de cuentas, tanto gobernantes como la mayoría de los gobernados lo veían como normal.

Igual muestra algunos signos del régimen autoritario y vertical, como el culto a la personalidad del presidente, quien en su informe del 1 de septiembre de ese año, remarca nuestro estudioso, “Habló durante tres horas y treinta y cinco minutos ante el Congreso de la Unión, y lo interrumpieron con aplauso y ovaciones en ¡84 ocasiones!”

Con toda la confianza de su quehacer intelectual, Aguayo confirma que respecto a los estudiantes movilizados, “Cuando constató la profundidad del descontento, el presidente tomó la decisión final: serían aniquilados.”

Operación militar que sabemos se desarrolló el 2 de octubre en la Plaza de la Tres Culturas de Tlatelolco, último bastión del movimiento, en dónde, entre los diversos cuerpos de militares y granaderos se dio ataque de “todos contra todos”. Respecto al General Hernández Toledo, quien encabezaba al cuerpo de paracaidistas, “…había órdenes de tumbarlo”. Increíblemente “En menos de dos minutos la plancha fue desocupada por la multitud.” Y “En ese ambiente fantasmagórico, se realizó la evacuación de los 2,369 detenidos y el traslado de los líderes identificados a celdas del Campo Militar número 1.”

Redondea Sergio Aguayo que a partir de ahí se dará una batalla entre el “relato oficial”, “Historia frágil por falsa, por improvisada y porque era rechazada por el Secretario de la Defensa” y el “Relato ganador”, el de “Una red plural de personas bien diversas y sin un plan determinado (que) construyeron la interpretación que triunfó porque estaba basada en los hechos y en el deseo de cambios por medios no violentos.”

En el epílogo titulado “Las tumbas de Heberto Castillo, Gustavo Díaz Ordaz y Winston Scott”, dice, equivocándose pienso, que “es imposible recuperar biografías individuales,…” Espero un día poder proporcionarle un ejemplar de Una voz desde la masacre. Escaramuzas del último orador en Tlatelolco 1968, de David Vega Becerra (Segunda Edición de autor, junio 2018).

Nota al margen. Digo en una capsula que he grabado para el INAI, que lo importante de la socialización del Derecho de Acceso a la Información Pública está en aprender a aprovechar la utilidad de esa información pública para tomar decisiones y resolver problemas individuales y colectivos. Los invito a participar en la Consulta Pública del Plan Nacional de Socialización del DAIP.

e- mail: ccirior@yahoo.com.mx

twiter: @ccirior

Continuar leyendo

Opinión

La Casa del Jabonero…La seguridad y el nuevo comisionado en Tlaxcala

Publicado

en

Bien dice el dicho que mas vale tarde que nunca, y parece que el gobernador Marco Mena prefirió hacer algo después de lo previsto, a que no hiciera nada.

Y es el caso de la Comisión Estatal de Seguridad Pública, donde se hizo el relevo y el mandatario designó a Eduardo Valiente Hernández como Comisionado Estatal de Seguridad.

Los palmarés de Eduardo Valiente suenan buenos, quien es Licenciado en Derecho, además de que cuenta con una maestría en Administración y una especialidad en Administración de Proyectos -ambas por la UDLAP-, y tiene un diplomado en Mando Policial por el CIDE.

El nuevo Comisionado Estatal de Seguridad también tiene capacitaciones en Liderazgo y Administración Policial por el Buró Federal de Investigación de Estados Unidos (FBI, por sus siglas en inglés), por la Policía Nacional de Colombia y por la Real Policía Montada de Canadá.

Entre los cargos que ha desempeñado en su carrera, iniciada en 1983, destacan su titularidad como Comisario General de la Policía Federal, Comisionado Estatal de Seguridad Ciudadana del Estado de México, Subsecretario de Seguridad del Estado de México, y Comisario Coordinador en Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila.

Hasta ahí suena bien, y parece que Eduardo Valiente tiene el perfil necesario para combatir a la delincuencia en Tlaxcala, la cual no está exenta de este fenómeno nacional e internacional.

Eduardo Valiente Hernández fue el cuarto comisionado de Seguridad Ciudadana del gobernador mexiquense, Eruviel Ávila, y luego salió del mismo.

Si bien Tlaxcala no tiene los índices de violencia del Estado de México al liderar los primeros lugares en delitos como extorsión y robo de vehículo (con y sin violencia), cuenta con sus complicaciones propias.

Primero, y el reto principal es recuperar la confianza de la policía que sentía lastimada por el anterior comisionado Hervé Hurtado Ruiz, que ni siquiera uniformes dignos era capaz de darles.

Segundo, el robo de llantas y autopartes por parte de una banda al parecer originaria del estado vecino de Puebla, ha escalado de forma alarmante en el municipio de Tlaxcala y otros circunvecinos.

En Tlaxcala dirán misa, pero el hecho de que en menos de una semana se haya registrado el robo de llantas a vehículos de lujo en la prolongación Morelos, lugar ubicado a unos metros de la CES, de la alcaldía capitalina, y del Palacio de Gobierno, habla que algo está pasando.

El principal objetivo del nuevo comisionado y el titular de la PGJE será sentarse con alcaldes y ponerlos a trabajar en el combate a la delincuencia, pues deben entender que la chamba es de todos, y que los ediles no se echen a la hamaca. La otra es el combate al huachicol.

¿Y Hervé Apá? 

Muchos se preguntan cvál fue el pecado de Hervé Hurtado Ruiz, quien llegó al cargo con toda la confianza y respaldo de quien despacha en Plaza de la Constitución pero resulta que al paso de los meses algo pasó y este personaje fue obligado a pedir su licencia y retirarse.

Quiénes estaban en el círculo de seguridad, dicen que uno de sus pecados fue dejar de asistir a las reuniones del gabinete dónde analizaban el combate a la delincuencia.

Otros, que la falta de atención a las demandas de los policías y la falta de sensibilidad como cuando ni siquiera bajó al homenaje de una mujer caída en el cumplimiento de su deber.

No faltan quienes especulan con el tema de que fue rebasado por la delincuencia, sin embargo habrá que destacar que bajo su mando hubo operativos exitosos.

En fin ,se podrá especular mucho, pero lo real es que algo hizo mal para que lo renunciaran al cargo, y que ni siquiera estuvo en la ceremonia de la entrega de la CES a su sucesor. Y lo curioso, que en el boletín oficial del relevo, no fuera merecedor de alguna línea.

Me lo contaron ayer….Sumamente patéticas resultaron las declaraciones del ex diputado federal Ricardo García Portilla, quien a más de dos meses de la elección del 1 de julio sale de las sombras para achacarle los resultados del PRI en Tlaxcala al Gobernador Marco Mena y al dirigente del partido.

Seguramente el mandatario ya está grande para que lo defiendan y saldrá a dar su postura, pero se le olvida al ex diputado federal que el tsunami de AMLO no lo paraba nadie, y que el mensaje fue también para diputados federales grises que no apoyaron las campañas del partido que le dio el escaño en la cámara baja del Congreso de la Unión.

Pareciera que aún le guarda resentimiento a Marco Mena por haberle ganado la candidatura a la gubernatura en el proceso interno de 2016, o más bien parece un mensaje del marianismol, luego que algunos alfiles del ex mandatario fueron removidos por la falta de resultados.

Varios priístas han dicho en corto que García Portilla no está en condiciones de reclamar algo, cuando está documentado que según traicionó al PRI, ayudando a Morena y al PAN.

Los mismos que ayudaron en su momento a ganar a Ricardo García la diputación federal comentan que no tiene calidad moral para calificar lo sucedido, ni para responsabilizar a nadie de su partido, quienes según cuyos excesos personales lo separaron de la senda de algo mejor, de ahí que, ahora, no tenga más que hacer que recurrir a eventos deportivos.

Es cierto, culpables en la derrota puede haber muchos, pero cobrar y estirar la mano como diputado priísta, y apoyar a los adversarios, eso si habla mal de un político.  ¿O no?

Continuar leyendo

Lo más leido