Connect with us

Reportajes Especiales

De la valentía a la muerte…Osvaldo es recordado como héroe tras enfrentar a huachicoleros en Tlaxcala

Publicado

en

Constanza GUARNEROS y ADRIANA GONZÁLEZ/ Zacatelco/ Tlaxcala/  Osvaldo Camacho Amador, un hombre perfecto y apasionado con su trabajo, es como lo recuerda Mayela, su pareja, quien se resiste a pensar que no lo volverá a ver, pues no da crédito al asesinato de su esposo.

Ese asesinato consternó a la sociedad, ocurrió el pasado jueves 19 de abril, cuando de forma valiente enfrentó a un grupo de huachicoleros, que transportaba hidrocarburo a bordo de una camioneta de tres toneladas y media por el municipio de Zacatelco.

Mayela confiesa que parece estar inmersa en una espantosa pesadilla de la que no puede despertar.

Con el rostro desencajado, los ojos hinchados, la mirada perdida, ahora Mayela está sentada frente al féretro de madera, en el que ya descansa el cuerpo de Osvaldo.

Sí, el policía municipal de Zacatelco, de apenas 32 años de edad y que el jueves 19 fue abatido, junto con su comandante, tras atreverse a asegurar a huachicoleros, que transitaban por esa comuna.

El patio donde es velado el cuerpo de Osvaldo, es muy pequeño, la vivienda que compartió por más de cuatro años con Mayela, es austera, en la comunidad de Techachalco, en el municipio de Panotla, en Tlaxcala.

El lugar repleto de flores y  la gente que se ha enterado de la tragedia, llega a despedirse y entre susurros, lo llaman un héroe.

-“Eso antes no pasaba en Tlaxcala” comentan una y otra vez,

-“No se daban enfrentamientos entre policías y delincuentes”

-¿Qué está pasando, los delincuentes vienen mejor armados”

-Sí, Osvaldo es un héroe, él iba sin arma y lo mataron”, son parte de los comentarios entre los dolientes.

Mientras tanto, otros más, en voz alta reconocen su valentía y se sienten orgullosos de estar frente al féretro de Osvaldo, porque para ellos también es un héroe.

Y es que Osvaldo, luego de cinco años de servicio en la corporación de Zacatelco, dio su vida en el cumplimiento de su trabajo, enfrentó a la delincuencia organizada, esa que está mejor armada que los policías y que portan armas largas.

Han transcurrido apenas unas horas de que Osvaldo perdió la vida de forma cobarde, el hecho cimbró a la sociedad tlaxcalteca.

En las noticias no hay testimonio de que en la entidad se haya dado  antes, un enfrentamiento con huachicoleros, pese a que muchos, hasta el gobierno, saben del tema.

EL TESTIMONIO.

El reloj marcaba las 19:20 horas del jueves 19 de abril, cuando tres elementos de Seguridad Pública de Zacatelco a bordo de una patrulla, pidieron refuerzos a sus compañeros, narró un testigo a 385grados.

-“Vamos tras la camioneta que vimos la vez pasada; la que lleva huachicol” reportaron eufóricos vía radio transmisor a sus compañeros,  todos, absolutamente todos se  alertaron

-“Necesitamos refuerzooos”. Fue más insistente la petición, apenas unos segundos transcurridos

Y es que antes, los huachicoleros, hicieron caso omiso a la orden del comandante para detener su paso, fue entonces que emprendieron la persecución, esto en territorio de Zacatelco.

“Eran tres los que iban en la camioneta de redilas,  uno de ellos todo el tiempo habló por teléfono, pese a que lo sometían, se mostró altanero y nunca soltó el celular, dejó la conversación abierta para que los suyos estuvieran al tanto de todo”, explicó el testigo.

LA EMBOSCADA

Por fin, a la altura de El Carmen Aztama, ya en territorio de Teolocholco, la camioneta de redilas, color roja, con placas de circulación XB-50-342, que transportaba el huachicol se detuvo.

Ahí fueron asegurados los tres sujetos que iban a bordo de la unidad, y de inmediato fueron esposados por los policías de Zacatelco; pero de forma sorpresiva, de la barranca Briones comenzaron a salir más hombres, la mayoría armados. Ahora se deduce que a los delincuentes les salió bien la emboscada.

En otra escena, y de un carro tipo Jetta, descendieron primero dos sujetos, que se hicieron pasar como “mirones”, pero en cuestión de segundos, otros cuatro individuos que iban en el mismo  vehículo volkswagen se incorporaron al operativo.

Ellos descendieron con armas largas y comenzaron el ataque contra los policías.

-“A punta de pistola, obligaron a los guardias a quitarle las esposas a uno de los tres asegurados, ese sujeto logró subir a la camioneta que llevaba el huachicol y se dio a la fuga”.

Y mientras eso sucedía, un elemento de seguridad, reaccionó de manera instantánea y arrancó la patrulla.

En la que estaban los otros dos imputados y se dirigió a la corporación para ponerlos a disposición de los agentes del Ministerio Público.

A su vez en el lugar de aseguramiento, se daba la masacre, están matando a los policías, decía la gente, solo se escuchaba el inusual tiroteo, del que ahora se sabe, las armas fueron accionadas únicamente por parte de los huachicoleros.

La realidad es que sólo el comandante Maurilio, quien también fue asesinado en ese lugar, era el único que  iba armado, el resto de los policías sólo portaban macanas y los chalecos antibalas ya  son obsoletos.

“Vi que al iniciar  el tiroteo, los policías corrieron a resguardarse, algunos tirados al lado de las patrullas, otros más se introdujeron a los domicilios, pero uno de los delincuentes, preparado con el arma en la mano, rodeó sigilosamente la patrulla”

A su paso, encontró a Osvaldo y a una mujer policía, quienes  pecho tierra y con las manos cubriéndose la cabeza, esperaban que el tiroteo terminara.

“Fue terrible, porque cuando el delincuente encontró a Osvaldo, sin pensarlo, le dio el tiro de gracia, a la mujer policía le perdonó la vida”, narró entre el llanto y la impotencia el testigo.

Y en escenas como de película, fue como Osvaldo perdió la vida, en el cumplimiento de su deber y enfrentando a la delincuencia organizada, esa que es ya una realidad en Tlaxcala.

 

OSVALDO EL HOMBRE PERFECTO: ESPOSA.

Osvaldo de apenas 32 años de edad, tenía muchos sueños por delante, anhelaba ser papá y regresar a los Estados Unidos de América, donde estuvo a los 18 años.

Pero los huachicoleros le arrebataron la vida,  por defender unos litros de gasolina, que fue obtenida de manera ilegal.

Hace apenas 3 meses, en enero, el hogar de Osvaldo y Mayela fue enlutado, perdieron a su pequeña hija, “Apenas nos estábamos recuperando de esa mala experiencia y ocurre esta tragedia”, expresa invadida por el dolor su esposa.

Ahora entre el llanto y los suspiros Mayela recuerda con cariño a su pareja, a quien define como el hombre perfecto, pues asegura haber vivido una verdadera historia de amor.

“Era un hombre apasionado, para mí como mujer fue lo mejor que pude haber encontrado, lamentablemente las personas buenas son las que se van, fue un caballero en toda la extensión de la palabra,” señala, mientras se limpia las lágrimas

En el trabajo, dice, era reconocido por sus compañeros, a quienes siempre daba consejos, con quienes bromeaba y a quienes consideraba su segunda familia.

Como pareja, pensaban que su felicidad no se empañaría, pero hoy el inmenso dolor que siente Mayela, no se lo desea a nadie, “no quisiera creer que murió de esa manera”, platica.

Pues Osvaldo no iba armado, no tuvo como defenderse, aunque con el nuevo Sistema Penal Acusatorio, el policía no podía disparar, hasta demostrar que repelía una agresión.

Para Mayela los que asesinaron a su esposo, son unos cobardes, hombres sin escrúpulos, que le arrebatan la vida a una persona, por unos cuantos litros de gasolina.

“Son ruines, no creo que les alcance el dinero y nunca llevarán una conciencia tranquila, esas personas no pueden dormir en paz, como dicen, el que a hierro mata a hierro muere”, expresa con impotencia y enojo.

En un hecho histórico, este  sábado por la mañana, Osvaldo y el comandante Maurilio fueron reconocidos públicamente por autoridades estatales, municipales, pero más aún por la sociedad que abarrotó el zócalo de Zacatelco, para despedirlos, como ellos los llaman, unos verdaderos héroes.

Durante el homenaje de cuerpo presente, sus compañeros pasaron lista por última vez a nombre de Osvaldo y Maurilio. Mientras que policías de otras corporaciones municipales montaron guardias, al tiempo que la banda de guerra de la 23 Zona Militar entonaba “Toque de Silencio” en señal de luto, así como “Tres de Dianas”, para reconocer el acto heroico de los efectivos policiacos.

Este domingo, previo a una misa de cuerpo presente, entre lágrimas y porras Osvaldo fue sepultado en su natal San Salvador El verde, municipio de San Martín Texmelucan Puebla,  en la franja donde irónicamente el huachicol se ha apoderado de la zona.

Acompañado de familiares, amigos y una sociedad solidaria, Osvaldo recibió su última morada.

Mayela se queda con la imagen de Osvaldo, un hombre perfecto y apasionado con su trabajo y para ella seguirá siendo su héroe, su hombre perfecto.

Continuar leyendo
Haz click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reportajes Especiales

CRÓNICA: Se fue toda la familia!

Publicado

en

 

 

Es la frase que ahora se repite una y otra vez en Santa Cruz Quilehtla, en un municipio sureño del estado de Tlaxcala.

Aquí, todos dicen lo mismo.

Luego del fatídico accidente ocurrido en Acuitlapilco el sábado pasado, donde primero fallecieron cinco integrantes de una familia.

La noticia consternó a la población de Quilehtla, que conocía la breve historia de amor entre Joel y Maricela.

Esta joven pareja se conoció durante la campaña proselitista del actual presidente municipal de ese lugar, Óscar Pérez, con quien trabajaban en su administración.

Ellos, eran parte de la familia Pérez Pérez, que conformaron hace varias décadas el matrimonio de don Rugerio y doña Lourdes.

Pero este sábado ocurrió una rara coincidencia.

Hace siete años, otro integrante de la familia conformada por don Refugio Pérez y doña Lourdes Pérez, igualmente murió en un percance automovilístico.

Ocurrido también un sábado nueve de julio. Los vecinos lo recordaron este lunes, mientras sepultaban a los cinco integrantes de la familia que fallecieron en el accidente automovilístico registrado el sábado pasado.

En el percance murieron desde el abuelo, la abuela, la hija, el hijo y hasta el nietecito de apenas cuatro meses de nacido.

Empero este martes 10 de Julio, perdió la vida Joel, el yerno, quien se encontraba en un hospital particular

Con él, suman ya seis personas fallecidas.

¡Todos integrantes de la misma familia!

LA NOTICIA

Pasaban unos minutos de las 14:50 horas del sábado 7 de Julio  y en los cuerpos de emergencia, comenzaron a solicitar ayuda para enviar ambulancias.

La escena en la carretera federal Puebla-Tlaxcala, a la altura de Acuitlapilco era desgarradora.

El auto en que viajaba la familia Pérez Pérez quedó prensado entre una unidad del servicio público y un auto que estaba estacionado en el lugar.

Algunos testigos indicaron que la unidad del transporte público, de la empresa Flecha Azul impactó al vehículo Atos, color verde, donde viajaban seis tripulantes.

Ahora todos fallecidos.

Ese día, sólo uno sobrevivió, Joel, quien fue trasladado al hospital general de la Secretaría de Salud (Sesa), en la capital tlaxcalteca.

Y es que, al auto en que viajaban fue impactado y proyectado contra un auto tipo Jetta, que se encontraba estacionado.

Por el fuerte impacto, cuatro integrantes de la familia Pérez Pérez; fallecieron en el lugar del accidente.

Ese mismo día, en el trayecto al hospital, otro miembro más perdió la vida.

Mientras que, Joel el yerno de esta familia, sobrevivió sólo tres días y pareciera que fue a alcanzar a su esposa e hijo.

Pues el lunes, día en que se sepultaron, no pudo darles el último adiós, por su delicado estado de salud.

LA CONSTERNACIÓN

La noticia del accidente y el fallecimiento de seis miembros de la familia conformada por don Refugio Pérez y doña Lourdes consternó principalmente a los habitantes de Quilehtla.

Vecinos narraron a 385 Grados que Don Refugio vivió por más de cinco décadas con su familia, integrada por su esposa, con quien procreó tres hijos.

Construyeron su hogar en la calle 16 de Septiembre, donde vivían los seis integrantes que fallecieron.

LA HISTORIA TRÁGICA

En realidad, los residentes de Quilehtla no dan crédito a esto que no saben cómo llamar, si una tragedia o darle otro nombre a este hecho, que coincide por fecha y día con el accidente en el que murió su primogénito.

Hace 7 años, también un sábado del mes de julio, un accidente automovilístico enlutó el hogar de Refugio y Lourdes, ese que fue un dolor, que a pesar del paso de los años no se olvidó

Su hijo el mayor, falleció también trágicamente en un accidente en la carretera Vía Corta, Puebla-Tlaxcala.

El acontecimiento unió a la familia.

Desde entonces el matrimonio de Refugio y Lourdes, así como sus otros dos hijos se prometieron estar siempre unidos, pasara lo que pasara.

Y así lo cumplieron, pues el sábado 7 de julio, mientras se dirigían a la capital tlaxcalteca para llevar a revisión médica al bebé, que bautizaron días antes, sería la última vez que estarían juntos en vida.

Lo cierto, es que el bebé les había dado un nuevo sentir a su vida.

Es así como se fue toda la familia!

Todos fueron sepultados en una enorme fosa, quedaron juntos y unidos como se lo prometieron hace 7 años.

Continuar leyendo

Reportajes Especiales

Foto reportaje: Basura, una forma de sobre vivencia en Tlaxcala

Publicado

en

 

Fernando XIADANO / Relleno Sanitario de Tonsil, municipio de Panotla

En busca del sustento familiar.

 

La realidad  de  los pepenadores.

 

Las condiciones no importan, siempre hay algo qué buscar

En el descanso

 

Al término de una larga jornada laboral

 

 

Continuar leyendo

Reportajes Especiales

Pierde parte de su patrimonio pareja de septuagenarios, tras incendiarse su vivienda

Publicado

en

Constanza GUARNEROS.- Una matrimonio de septuagenarios del municipio de Tepeyanco, perdió esta mañana parte de su patrimonio tras incendiarse su cocina de humo, que construyeron con tanto sacrificio durante los 50 años que llevan juntos.

La mañana de este jueves, como de costumbre, José Hernández Vázquez de 70 años de edad, se levantó de su cama a las seis de la mañana, y se dirigió a realizar sus actividades en el campo, donde está sembrando maíz para auto consumo, sin imaginarse que parte de su patrimonio sería consumido por el fuego.

Mientras tanto Flora Teloxa, de 75 años de edad, esposa de José, realizó algunas actividades cotidianas en su humilde hogar, donde sus habitaciones no tienen revoque y están techadas con lámina de aluminio, pues sus actividades en el campo, así les permiten vivir.

Alrededor de las 10:00 horas, Flora caminó algunas calles para reunirse con su compañero de vida, con quien ha compartido más de 50 años, y como todos los días, preparó el almuerzo para que juntos, allá en las tierras de labor, compartieran los alimentos.

-Ya llegué, expresó Flora a José como una muestra de cariño.

-“Pasa y sírveme, ya tengo mucha hambre” respondió José.

Una vez que se dispusieron a consumir su almuerzo, unos vecinos llegaron presurosos, a bordo de una camioneta, para avisarles que su casa, ubicada en calle Hidalgo, con 20 de Noviembre, en la cabecera municipal de Tepeyanco se estaba quemando.

De inmediato José subió a la unidad móvil, llegó de inmediato a su vivienda, ahí se percató que la cocina, de apenas tres metros cuadrados, estaba prácticamente destruida y consumida por el fuego.

El techo de lámina, soportado por unas vigas se había caído en su totalidad y todo en el interior se encontraba chamuscado, prácticamente la pareja de septuagenarios perdió parte de su patrimonio.

Para controlar el fuero, al lugar llegaron elementos del cuerpo de bomberos, así como policías de la Comisión Estatal de Seguridad Pública y de la Dirección de Seguridad Pública Municipal, así como personal de Protección Civil de Tepeyanco, quienes bridaron ayuda a Flora y José, que a pesar de estar tantos años juntos, nunca procrearon hijos.

Continuar leyendo

Lo más leido