Connect with us

Opinión

Opinión 385… Así no DGESPE: así no

Publicado

en

385 Grados / Abelardo Carro Nava / Tlaxcala / En días pasados, el documento: “Planes y Programas de Estudio de la Educación Normal. Documento Base. Transformación Pedagógica de Acuerdo al Nuevo Modelo Educativo (febrero 2018)” estuvo circulando en las redes sociales, para ser más específico, en Facebook. Documento que, en pocas y resumidas palabras, refiere el rediseño curricular que la Secretaría de Educación Pública (SEP), a través de la Dirección General de Educación Superior para Profesionales de la Educación (DGESPE), viene trabajando desde hace unos meses con la intención, a decir de esta última instancia, de “armonizar” la curricula del subsistema de educación normal con el modelo educativo que se implementará en todo el país en agosto de este año. Sí, así como lo leyó usted, este documento estuvo circulando en las redes sociales sin que la propia SEP o la DGESPE emitiera un comunicado con relación a su autenticidad, es decir, para avalarlo o desmentirlo. Lo cual permite inferir, interpretar o deducir que esa información es real, válida y acorde a lo que se ha venido trabajando, repito, desde hace unos meses en diversas entidades de la república mexicana.
Y bueno, después de haber analizado el documento que en cuestión, varias cuestiones se me vinieron a la mente: algunas, relacionadas con la reforma educativa emprendida en nuestro país desde el 2013 a la fecha; otras, con relación a la implementación del modelo educativo a partir de agosto de este año; y unas más, con relación a la pertinencia del diseño curricular que se está proponiendo. Intentaré no extenderme demasiado en cada uno de los puntos (dignos de una profunda investigación y de un análisis más concienzudo) para precisar una postura que, de hecho, da título a estas líneas.
La reforma educativa que emprendió el gobierno del presidente Peña Nieto ha traído más pena que gloria. Así de simple y así de complejo. Muchos investigadores, académicos, profesores y colegas hemos dado nuestro punto de vista al respecto. Como parece obvio, algunos a favor y otros en contra (asunto razonable dado el cristal con que se miren las cosas); sin embargo, un hecho que fue evidente y que ha sido reconocido por propios y extraños, fue el que esa reforma trajo consigo un sometimiento del magisterio a través de las leyes y el doblegamiento de su sindicato. ¿Acaso la DEGESPE no aprendió que mediante una ley, norma o reglamento, la “calidad” de la educación no puede asegurarse en tanto no se trabaje en una profesionalización docente?, ¿acaso por esta razón se publicó (hace unos meses) en el Diario Oficial de la Federación el nuevo reglamento para las normales?, ¿acaso se pensó que de esta manera se sometería a los docentes que laboran en el subsistema de normales para que, después de ello, entrara en vigor el plan de estudios que se viene trabajando?
Por lo que respecta al modelo educativo que entrará en vigor en agosto de este año (y que ya opera en poco más de 1000 escuelas de nivel básico en el país), puede abundarse en demasía, sobre todo si consideramos los cinco ejes de dicho modelo, los 14 principios pedagógicos y el enfoque que permea esa “propuesta” educativa, de menare específica, en los aprendizajes clave para la educación integral pero, a fuerza de ser sincero, después de haber revisado la propuesta de rediseño curricular para las normales, me pregunto: ¿qué significa “armonizar”?, ¿cómo pueden alinearse los cinco ejes del modelo a las normales si aquellos ejes están pensados para “un mundo” donde la educación básica solo tiene sentido para la SEP, el INEE y la CNSPD?, ¿cómo propiciar el desarrollo de los 14 principios pedagógicos si con la malla que propone el rediseño curricular normalista mínimamente contiene cursos (asignaturas) que integran a la pedagogía y a la didáctica tan fundamentales en las escuelas normales?, ¿cómo lograr desarrollar el enfoque competencial que proponen los aprendizajes clave si en la propuesta de rediseño curricular ni siquiera se observa un mínimo referente sobre ello? Preguntas y más preguntas. ¿Y las respuestas?
Por lo que toca al asunto de la pertinencia o no de ese rediseño curricular, tengo que referirme que, efectivamente, es pertinente dicho rediseño dadas las condiciones políticas, sociales, económicas y culturales que se viven no solo en México sino en el mundo entero. Sin embargo, tal parece que no se tiene un diagnóstico real de esas condiciones y mucho menos, de la forma en que se debe abordar en las escuelas normales, pongo un ejemplo: en el modelo educativo un componente del área de desarrollo personal y social es el de la “educación socioemocional”, propuesta que bien a bien no se ha explicado cómo deberá trabajarse en educación básica y bueno, en la propuesta de rediseño curricular para las normales, se observa este tema en uno o dos semestres (y es mucho) cuando el asunto de las emociones en los seres humanos es harto complejo dadas, repito, las condiciones que estamos viviendo en México. ¿Hay lógica en ello?
Sí, ya sé. Con seguridad alguien me podría decir que es un documento que se encuentra en proceso de construcción y que aún no está terminado. Sí, tal vez alguien más me dirá que en las sesiones de trabajo que ha tenido la DGESPE se ha hablado y discutido sobre ello pero, ¿por qué tenemos que enterarnos de esta información vía redes sociales y no a través de las instancias oficiales si, para acabar pronto, los que van a “operar” los planes de estudios serán los profesores que estarán en cada una de sus respectivas escuelas normales?, ¿acaso se nos olvida que las autoridades educativas son, en muchos casos, sexenales, y quienes operan los programas continuarán con su trabajo con o sin ellos?, ¿por qué entonces en ese documento se refiere que éste ha sido producto de un amplio consenso y debate entre las autoridades y los normalistas?
En todo caso, ¿por qué tanta prisa en implementar una propuesta curricular en las licenciaturas de preescolar y primaria en agosto de año si en los hechos aún falta mucho por trabajar y el final del sexenio está más cerca que nunca?, ¿no se supone que lo que quiere lograrse es que haya una calidad educativa al interior de las normales?, ¿no aprendieron de la experiencia que dejó la implementación del Plan de Estudios 2012 que, por cierto, no ha sido valorado para conocer la pertinencia de éste en las instituciones formadoras de docentes?, ¿acaso no se aprendió de la experiencia que hasta el momento ha dejado la paupérrima implementación del modelo educativo y la pésima capacitación que han recibido los profesores de educación básica?, ¿por qué hasta la fecha que cierro estas líneas no se ha logrado concretar el rediseño curricular en las licenciaturas de educación espacial, física y secundaria?, ¿acaso el modelo educativo no refiere sobre ello?
Sí, creo que de todo ello no se ha aprendido. Sí, considero que es necesario un rediseño curricular en las escuelas normales (ya lo he dicho, llevo años diciéndolo y lo sostengo). Sí, es importante llegar a ello. Sí, a todo eso sí, pero así no DGESPE, así no.
Con negritas:
En la malla curricular del documento que fue motivo de un breve análisis de mi parte, se observa la desaparición del curso sobre las Tecnologías de la Información y la Comunicación, ¿cómo espera la DGESPE que el estudiante normalista conozca lo relacionado al modelo de aula invertida que plantea el modelo educativo? Y, por si esto fuera poco, ¿por qué en la propuesta de rediseño nada se aborda sobre el ámbito de “Oralidad” que consideró el modelo educativo para que sea abordado en la educación preescolar? preguntas y más preguntas… En fin, pocas son las respuestas. Ignorancia mía, supongo.

Continuar leyendo
Haz click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Opinión…Músculo priísta con Aurora Arenillas 

Publicado

en

José Antonio Meade visitó Tlaxcala, donde fue arropado por más de 15 mil militantes y simpatizantes del PRI y sus aliados.
Las estructuras del tricolor respondieron con entusiasmo a la convocatoria. La presencia del candidato presidencial de la coalición “Todos por México” abarrotó la explanada del recinto ferial, superando ampliamente el evento que los frentistas organizaron a favor de Ricardo Anaya en el centro de convenciones.
Meade llegó a la capital tlaxcalteca con una serie de ofrecimientos muy claros que configuran lo que llamó la tercera gran revolución económica de la entidad: mejorar la infraestructura carretera, apuntalar la promoción turística, operar el aeropuerto interior de Atlangatepec y el puerto seco.
Para lograrlo, planteó que
El cúmulo de estos compromisos corresponde, precisamente, a la estrategia de integración de zonas en el país, que José Antonio Meade impulsará para lograr un desarrollo integral en México. Y es que, en el interés de cerrar brecha entre el norte y el sur, Tlaxcala jugará un papel importante desde el punto de vista de conectividad y logística.
No cabe duda que la presencia de Meade animó de modo importante al priismo, que nuevamente se aprecia unido y fortalecido para dar la batalla a las huestes lopezobradoristas en la entidad.
El músculo político mostrado ayer es una muestra de que el tricolor va por todo el próximo 1 de julio.
GANADOR DEL DEBATE.
Y ya que hablamos de Meade, el abanderado aliancista sigue acumulando opiniones favorables respecto a su desempeño en el debate sobre política exterior que organizó el INE el pasado domingo.
Señaló que Ricardo Anaya es muy cínico por haber sido presidente de la Cámara de Diputados, encargado de las reuniones interparlamentarias, sin haber logrado un solo resultado en beneficio de los migrantes, y también por no conocer de Atlanta más que donde vivía su familia sin haber visitado una sola vez a los consulados o a los migrantes mexicanos.
Sobre Andrés Manuel López Obrador, manifestó que es un gran empresario de la política, pues maneja Morena a su disposición, y en los últimos tres años, más de 3 mil millones de pesos han llegado al partido manejado por sus hijos. Esa es la explicación de qué vive: del manejo de un partido político como patrimonio personal; sin contar los moches que recibe de senadores y diputados, por los que no paga impuestos.
También criticó la tendencia de López Obrador de señalar a los pobres como responsables de la violencia y su planteamiento de sacar a los criminales de las cárceles para regresarlos a las comunidades a las que le hicieron daño.
Esa es la razón por la que recordó que quedará en la conciencia de López Obrador haber otorgado a una secuestradora que está libre por una falla en la policía, en alusión a Nestora Salgado, la candidatura a senadora plurinominal por Morena.
¿CUÁL FAVORITISMO?
El presidente municipal de Apizaco, Julio César Hernández Mejía, recibió del Instituto Nacional Electoral (INE) un jalón de orejas.
Resulta que el órgano electoral le ordenó que se abstenga de realizar actos proselitistas en días y horas hábiles, o que en su caso pida licencia al cargo, ya que funge como coordinador del candidato del PAN a la Presidencia de la República, Ricardo Anaya Cortés.
Como era de esperarse, los panistas se indignaron, y fieles a su estilo, acusaron que el INE incurre en favoritismo, pues mientras determinó reconvenir al edil apizaquense por una queja del PRI, exoneró al Ejecutivo estatal de la queja que presentó Morena por el arranque del sistema estatal de becas en tiempos electorales.
Como le dijo José Antonio Meade a López Obrador en el debate: “no somos iguales los que aquí estamos (…) entonces, le pido, respetuosamente que no nos mezcle en la misma canasta”.
Es decir, en el caso de la queja contra Hernández Mejía, hay evidencia de que hizo proselitismo en días hábiles, lo que es una falta electoral; y en el caso de la queja contra las becas, no se incurrió en un supuesto de promoción personalizada.
En ambos casos, se aplicó la ley, y una autoridad resolvió.
Comentarios: arenillas87@gmail.com
Continuar leyendo

Opinión

Opinión…Las escuelas normales: el menosprecio: Escribe Abelardo Carro Nava

Publicado

en

 

El menosprecio por las escuelas normales ha sido una constante en lo que va de este sexenio. Razones para sostener mi dicho son muchos y muy variados; no obstante, permítanme argumentar algunos que, desde mi perspectiva, son los que destacan a partir de tal aseveración.

Falta de autonomía. Como instituciones de educación superior (IES), a diferencia de las Universidades, por mandato Constitucional, las normales no gozan de una autonomía en el más amplio sentido de la palabra; muy a pesar de que a partir de 1984 estas instituciones forman parte de las IES de nuestro país. ¿Cómo es posible que hoy día se hable de una gobernanza en el subsistema normalista si en los hechos éste depende de la federación con su respectivo “estrangulamiento” en las entidades?, ¿cómo es posible pensar en términos de gobernanza si, para acabar pronto, en 2013 la Auditoría Superior de la Federación (ASF), detectó opacidad en el manejo de los recursos destinados a las escuelas normales rurales?, ¿cómo es posible pensar en términos de gobernanza si, para acabar pronto, sobre el destino de los 400 millones de pesos que recibieron esas escuelas normales rurales en el 2015 poco se sabe al respecto?, ¿cómo es posible pensar en términos de gobernanza si, para acabar pronto, la figura de los Consejos de Participación Social en las normales son letra muerta? En fin, sin autonomía en cuanto a recursos, diseño curricular, investigación, difusión y extensión del conocimiento, entre otras cuestiones más que son fundamentales en las IES, las normales, poco o nada pueden hacer al respecto dado que están supeditadas a lo que la autoridad educativa determine, y punto.

Heterogeneidad normalista. Aunado al asunto de la nula autonomía de las escuelas normales, un tema que no es menor, es precisamente el de la heterogeneidad de éstas; y es que como sabemos, la existencia de normales rurales, urbanas, superiores, beneméritas y centenarias, entre otras (incluyendo las privadas o particulares) y las diversas licenciaturas que ofrece cada una de ellas, la situación se complica en demasía. Y digo que se complica, porque su misma heterogeneidad encierra en sí misma desafíos importantes, sobre todo, cuando hablamos de la formación de los futuros profesores que más adelante se insertarán al Sistema Educativo Mexicano (SME). Es claro que las zonas geográficas donde éstas se localizan influyen en esa formación, pero también, lo que ello significa en términos de infraestructura y capacidad académica (solo por citar dos ejemplos). ¿De dónde provienen los estudiantes que cursan sus estudios en una escuela normal?, ¿cuáles son las condiciones sociales, económicas, políticas y económicas que se viven en las comunidades, estados y regiones donde se encuentran estas instituciones?, ¿cuál es la forma de contratación de los profesores normalistas?, ¿cuáles son las actividades que realizan los docentes en sus escuelas?, ¿qué características tiene la formación de los alumnos dado el contexto en el que se encuentran insertos? En este sentido, es menester recuperar lo que el pasado 22 de mayo el Secretario de Educación Pública, Otto Granados, expresó en la XI Reunión Nacional de Autoridades Educación Normal del país, en cuanto a que nadie posee la verdad absoluta en cuanto a cómo se dan los procesos de enseñanza y aprendizaje, y es cierto. En este sentido cabe recordarles a las autoridades de la Dirección General de Educación Superior para Profesionales de la Educación (DGESPE) que, con las palabras del Secretario (su jefe), deben considerar en la construcción del plan de estudios que vienen realizando, esa heterogeneidad dados los procesos de formación inciertos como él mismo asegura.

Las normales rurales… ¿punto y aparte? Pocas son las escuelas normales rurales del país. Su historia hemos llegado a conocerla por el desafortunado, lamentable y trágico acontecimiento que sacudió al país entero con relación a los 43 estudiantes desparecidos de la escuela normal rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, Gro. Su olvido, tal y como así ha sido, data de hace muchos años, décadas diría yo. ¿Y qué ha hecho el actual gobierno en este sentido? Por el trágico suceso que refiero, destinar en 2015, 400 millones de pesos para que éstas “atiendan” sus necesidades. Sin embargo, y como parece obvio, la transparencia en el uso y destino de esos recursos duerme el “sueño” de los justos, cuando por obligación tendría que ser todo lo contrario. Es decir, tendría que haber una total transparencia, cosa que hasta el momento en que cierro estas líneas no ha existido. Ahora bien, si nos remontamos un poco a la heterogeneidad de la que he hablado; éstas, las escuelas normales rurales, tienen una misión y particularidad concreta, que ni la misma SEP, y muy probablemente la DGESPE ha reconocido, su formación para cubrir la demanda de maestros y maestras en los sectores más vulnerables del país. Entonces, ¿por qué en la actual propuesta curricular que la DGESPE está construyendo para las licenciaturas en educación preescolar y primaria no consideran un simple dato como el que arroja el tipo de licenciatura que las escuelas normales rurales ofrecen? Pregunta básica pero que no encuentra respuesta porque lo importante es “armonizar” los planes de estudios con los que trajo consigo el nuevo modelo educativo.

Y ya que estamos hablando sobre la armonización del plan de estudios con el modelo educativo que entrará en vigor el próximo año. Deseo compartir un dato que me parece incongruente y por demás aberrante en la construcción del plan de estudios para las normales. En el documento “Aprendizajes Clave para la Educación Integral” (pág. 265), se señala que se requieren profesores especialistas para trabajar la asignatura de inglés. ¿Acaso las escuelas normales formarán especialistas en esa materia?, ¿cuál es la intención de tal propuesta en el plan de estudios para las normales que entrará, según lo dicho, en agosto de este año?, ¿acaso estamos ante la presencia de la implementación de una moda más que de una verdadera “transformación” educativa en términos de lo que la pedagogía y didáctica significa?

Por cierto, si de modas hablamos, llama la atención que en la última reunión en la que participó personal de la DGESPE y profesores de las licenciaturas en educación especial, se haya tocado el tema de cambiar el nombre a la licenciatura en educación especial por el de educación inclusiva. Palabras más, palabras menos; referentes más, referentes menos, la moda, sí, la moda al parecer se impone.

Tiempo al tiempo.

Con negritas:

Un asunto que me parece importante incluir en este apartado, tiene que ver con la investigación educativa y lo que en las normales se realiza. Sin embargo, más por falta de espacio que de ganas, lo dejaré para un posterior momento dado que, desde mi perspectiva, éste es un tema que debe tratarse a profundidad, puesto que tal parece, que mientras en la DGESPE y en los estados se exige que los maestros normalistas hagan investigación, la misma autoridad educativa pulveriza cualquier intento de conformar redes de colaboración entre las escuelas normales.

Continuar leyendo

Opinión

Otra mirada… México ante el Mundo

Publicado

en

385 Grados / Ranulfo Rojas Bretón / Tlaxcala / El tema del segundo debate presidencial fue realmente importante y se prestó más para ver el pensamiento de cada uno de los candidatos que para confrontarse y enfrentarse. No hubo muchas oportunidades para decirse lo que seguro han querido decirse aunque antes de responder a las preguntas de los moderadores que a mi modo de ver exageraron en preguntar y explicar la pregunta, tanto así que ya querían contestar los candidatos y los moderadores pedían que esperaran para terminar sus preguntas, se dieron su tiempo y aprovecharon para atacarse mutuamente.
Cuando en un debate nacional aparecen temas que duelen en la frontera y afectan a todo el país no puede uno quedarse indiferente y más cuando se menciona una llaga abierta en Tlaxcala “La Trata de Personas”. Este tema ocupó gran parte del debate y parece que no hay respuestas concretas. Mujeres en su mayoría, viven esta moderna forma de esclavitud y si bien es un problema mundial, México no es la excepción y Tlaxcala vive esta cruda realidad. La semana pasada en una reunión nacional con responsables de la pastoral de las Diócesis del país, al ver mi gafete con el nombre de Tlaxcala, el primer comentario fue: “Ustedes en Tlaxcala tienen como principal problema social la trata de personas ¿verdad?” y yo con la cara de “pues sí” y la pregunta inmediata “¿Y qué hace el Gobierno y ustedes en la Iglesia para abatir este problema que los ha puesto en la escena mundial? Porque ya han salido en varios programas internacionales”.
Así que al aflorar nuevamente el tema en el debate, sigue abierta la pregunta de ¿qué estamos haciendo gobierno e iglesia ante este lacerante problema que es llaga abierta en el Estado? A pesar de los programas internacionales que han aparecido en televisión y los innumerables videos que llenan las redes parece que no hay políticas públicas concretas, ni prácticas pastorales que permitan ofrecer la sensación a nivel interno y nacional de que sí se está trabajando en ello. El pendiente ahí está.
Otro tema que ocupó mucho tiempo en el debate fue el asunto de la migración. Para nadie es un secreto lo que viven nuestros paisanos que intentan cruzar la frontera de manera ilegal, para nadie tampoco es un secreto el trato que damos a los migrantes centroamericanos y sudamericanos que atraviesan por el territorio tlaxcalteca. Poco se conoce la labor callada y limitada del albergue de la Sagrada Familia que atiene apenas un pequeño grupo de migrantes en Apizaco. Para nadie es un secreto el problema que enfrentan los llamados “dreamers” o niños que fueron llevados a Estados Unidos desde muy pequeños y hoy quieren ser expulsados. Las políticas migratorias de Trump son también muy conocidas y por eso generan grandes temores. Para nadie es un secreto su idea aferrada a la construcción del muro y de la militarización de la frontera.
Otros temas como lo que tiene que ver con la seguridad, la droga, el TLC, el salario, el dialogo México – Estados Unidos y el comercio con otras partes del mundo nos dieron oportunidad para ver el pensamiento de los candidatos y sus propuestas, algunas muy concretas y aplicables y otras realmente sin sentido, sin posibilidades de aplicar y sin conocimientos de temas basilares para un buen gobierno. Todo esto, seguro que nos está ayudando a pensar seriamente por quien votar este primero de julio. Aún queda un debate más en Mérida y será un poco antes de las elecciones. Por lo pronto a seguir conociendo a los candidatos y a reflexionar mucho mejor nuestro voto.

Continuar leyendo
Advertisement

Facebook

385 TV

Lo más leido