Connect with us

Opinión

Despiértame cuando pase el temblor con Emelia Higueras Zamora*

Publicado

en

A 33 años del temblor del 85 y uno del 17, las autoridades de gobierno (de cualquier nivel), de instituciones educativas y empresas realizan simulacros en honor a las víctimas, cientos o miles, nos recuerdan la cultura de la prevención, la importancia de la protección civil, la solidaridad de la sociedad civil, etcétera. No obstante, aún se simulan simulacros.

¿Simulan simulacros? Vamos por partes. Los simulacros nos recuerdan los protocolos de evacuación que debemos tomar en cuenta antes, durante y después del evento; pero ¿Los llevamos a la práctica, más de una ocasión?, ¿En su centro de trabajo existen?, ¿En su casa tiene uno?, ¿En las escuelas, públicas y privadas funcionan? ¿En los ayuntamientos de nuestro querido estado tenemos personal especializado al frente de las coordinaciones de Protección Civil? ¿En instituciones públicas o privadas se llevan a cabo o funcionan? ¿Creemos que los señalamientos y protocolos de emergencia son suficientes?

Las catástrofes naturales nos ponen a prueba como sociedad, como gobierno, como autoridad política o como ciudadano y nos demuestran la vulnerabilidad de la vida; ya que en nuestro país, la corrupción mata.

Testimonios, entrevistas, galerías de fotos, documentales emotivos televisados y hasta películas se reproducen; al igual que la queja de algunos locutores “hemos avanzado en materia de protección civil, pero aún nos falta”.  Y así es; es lamentable leer testimonios de damnificados aún sin hogar, inclusive algunos que siguen viviendo en los campamentos temporales del 85, de las costureras en los talleres clandestinos, de las despensas guardadas en bodegas para futuras campañas de un partido político o de la burocracia en la reconstrucción de viviendas, de las donaciones extravíadas y un sin número de atropellos y tropelías.

Nuestro país, nuestro estado, nuestra ciudad, nuestra colonia, nuestra casa, nuestra familia se construye bajo conceptos de territorio, región, espacio, sociedad, gobierno, medio ambiente, cambio climático, participación, democracia; sin embargo mientras las acciones gubernamentales sigan siendo reactivas y no proactivas y la sociedad salga a la calle para hacer el trabajo, que en su caso a otros correspondería o que pudieron llegar a evitarse, seguiremos “acostumbrándonos” a ver los  documentales cada 19 de septiembre.

* Politóloga y analista. Contacto: meya7609@gmail.com

Continuar leyendo
Haz click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Otra mirada… La Guadalupana

Publicado

en

385 Grados / Tlaxcala / Ranulfo Rojas Bretón / La llegada de diciembre en México es muy especial no solo por las fiestas navideñas también hay una fiesta de importancia capital. Celebramos la fiesta de las apariciones de la Virgen de Guadalupe.

Se trata de una fiesta que tiene un arraigo histórico. Para muchos es la fiesta que da identidad a nuestra tierra. México es 100 % guadalupano, según lo dicen muchos analistas. La imagen de la Virgen de Guadalupe ha estado presente en los acontecimientos de la historia de México, trátese de la Independencia, de la Revolución Mexicana, de la Guerra Cristera y ha acompañado el caminar de los pueblos.

En cada lugar de la tierra mexicana, por muy alejada que se encuentre, siempre está presente alguna imagen de la Virgen.

Las carreteras se llenan de grupos de peregrinos que van rumbo a la Villa o de la Villa a sus respectivas tierras llevando el fuego guadalupano o las rosas del Tepeyac. Las celebraciones del 12 de diciembre tienen tanto colorido que siempre impacta. Los niños son vestidos a una usanza tradicional, con huipil, pantalón de manta, huaraches, sombreros, que casi siempre se rematan con la imagen de la Morenita del Tepeyac.

En la liturgia Católica, la oración de la misa pide que el pueblo mexicano “profundice su fe y busque el progreso de su tierra por caminos de justicia y de paz”. No se trata solo de una acción ritual sino de una convicción de trabajar por la tierra. Y me parece que debe ser una tarea de todos aquellos que mostramos el cariño guadalupano. No debemos quedarnos en el rito y solo en manifestaciones cultuales tradicionales. Debemos apoyar la transformación de nuestra tierra. Hay mucho por hacer y cada uno tiene que tomar responsabilidad.

CORRIDA GUADALUPANA

El sábado 15 se realizará la Corrida Guadalupana a beneficio del Seminario de Tlaxcala. Será una encerrona de despedida del maestro Federico Pizarro. Las 4 pm será la hora para que en Tlaxcala baje el telón de una carrera dedicada a la tauromaquia y hacerlo con elegancia, distinción y espiritualidad. El Torero Federico Pizarro, llamado “el artista de los ruedos”, se enfrentará a seis toris de distintas casas ganaderas de Tlaxcala. Seguro que valdrá la pena para quienes gustan de la fiesta brava estar presentes ahí en la plaza de Toros Jorge Aguilar “El Ranchero” y atestiguar una despedida.

Se juntaron varios actores de la Fiesta Brava y se solidarizaron con el Seminario. Ahora hay que sumarnos todos y colaborar con nuestra asistencia a la Plaza para ayudar a tan noble Institución. Ahí nos veremos y “que Dios reparta suerte”.

Continuar leyendo

Opinión

¿M DE MARCO MENA O DE MAXICATZIN? Por Aurora Arenillas

Publicado

en

Llamó mi atención que, en conocida sección editorial de un diario regional, se publicara el siguiente comentario: “A 500 años, ¿la M es de Marco Mena o de Maxicatzin?” En la página del Gobierno del Estado, se publica una reseña histórica, que refiere, en tiempos prehispánicos, Tlaxcala fue una de las naciones que logró mantener su independencia ante el Imperio Mexica. Se encontraba dividida por 4 señoríos, cuyos líderes fueron “Maxixcatzin”, señor de Ocotelulco considerado como el señor principal, seguido en importancia por “Xicoténcatl -el viejo-”, jefe de Tizatlán, “Tlahuexolotzin” de Tepeticpac y “Citlalpopocatzin”, de Quiauixtlán. Y “hasta hoy sigue mostrando parte de su nacionalismo prehispánico”, anota. En el mensaje que emitió con motivo de su II Informe de Gobierno, Marco Mena recordó que hace 500 años “Tlaxcala fue una muestra sorprendente de posibilidades de acuerdo político y entendimiento de una coyuntura súbita y radicalmente distinta a lo que, en su momento, se entendía como normalidad”. “Esta capacidad de adaptación nos permitió mantenernos como sociedad unificada y reconocida con el nombre de Tlaxcala. En un mundo y época brutales pero fascinantes como fue el de la Conquista, y hasta el nacimiento de México como República federal, a principios del Siglo XIX, la característica de los tlaxcaltecas como gente aguerrida, permitió no solamente que subsistiéramos, sino que se nos reconociera como Estado. Nuevamente hoy Tlaxcala hará valer sus capacidades, por un lado, de adaptarse a las nuevas condiciones y, segundo, hacerlo con éxito”, expuso. Ciertamente, la cobertura de los medios pasó inadvertida esta parte del mensaje del mandatario estatal que, sin duda, tiene un importante significado político. En los últimos años, los indicadores de desarrollo económico y social se han movido favorablemente. Por ejemplo, al principio de la década, Tlaxcala ocupaba el tercer lugar nacional de pobreza, y ahora se ubica en el séptimo lugar. Los niveles de empleo formal eran inferiores a los 70 mil, y ahora se acercan a los 102 mil. Y la recepción de Inversión Extranjera Directa de los dos últimos años está cerca del récord histórico estatal con casi 223 millones de dólares anuales, el mejor indicador de los últimos 6 años. Por supuesto, la trayectoria y preparación académica del Gobernador Mena le permite contar con una perspectiva muy clara del devenir histórico estatal, y en esa medida, asume la responsabilidad de poner sobre relieve el papel de Tlaxcala en el contexto de modernidad del México actual. Hoy hay un Tlaxcala diferente, en marcha, que construye sus oportunidades con el talento de sus líderes y el esfuerzo de su gente. Y en el caso de Marco Mena, debe hacerse notar su capacidad para construir acuerdos. No es solo el hecho de que el trabajo de gestión de inversión pública y de promoción de inversión privada le permita al estado incorporarse a los rieles del progreso, sino que el liderazgo de personajes como el Gobernador Mena favorece que el estado lo haga con éxito. Y prueba de ello fue haber logrado que el Presidente Andrés Manuel López Obrador lo reconociera como máxima autoridad política en la entidad durante su vista en septiembre pasado, y que el nuevo Ejecutivo federal concediera su respaldo para sacar adelante proyectos de infraestructura de alto impacto, incluso, estrategias de desarrollo social como el audaz programa “Supérate”, que pretende erradicar la pobreza extrema en los 60 municipios de Tlaxcala. Si Maxixcatzin fue considerado el señor principal de los 4 señoríos tlaxcaltecas, se puede advertir que Marco Mena es, en estos momentos, el principal jefe político del estado, le pese a quien le pese. Comentarios: arenillas87@hotmail.com

Continuar leyendo

Opinión

Otra mirada… Que le vaya bien Sr. Presidente

Publicado

en

385 Grados / Tlaxcala / Ranulfo Rojas Bretón / El sábado a primera hora comenzó una nueva etapa en nuestra historia de México, la llegada a la presidencia de Andrés Manuel López Obrador se convierte en un acontecimiento relevante, es el presidente número 68, es el presidente que llega después de 18 años de intentos por hacerlo, fueron 3 elecciones en irse consolidando como el candidato de la oposición, el candidato que retoma las aspiraciones del pueblo, de un hartazgo que fue creciendo y que en la toma de protesta se hizo patente. “En ti confiamos”, “no nos falles” y que el mismo presidente retomó: “No puedo fallar”.

No sé si se llegue a una 4ta Transformación, de hecho creo que la primera gran transformación que recibieron estas tierras fue la llegada de los españoles hace 500 años, acontecimiento que por cierto iluminará el año 2019 a Tlaxcala, un acontecimiento significativo y de impacto lo es la Aparición de la Virgen de Guadalupe en 1531, para muchos historiadores, se trata del acontecimiento fundamental y fundante de nuestro México. Hay otra transformación sonada en la historia con la Expropiación del petróleo hecha por el presidente Cárdenas; no tan sonada mediáticamente pero también significativa fue la Guerra Cristera, en fin, acontecimientos relevantes los ha habido y la transformación de México ha sido constante pero bueno, desde antes de ganar, el presidente bautizó a su movimiento con el nombre de: “la 4ta Transformación”. Ninguno de los que iniciaron movimientos en el pasado como la Independencia, o la Reforma, o la Revolución, se animaron a llamar a su movimiento “Transformación”, eso normalmente es tarea de los historiadores o de los sociólogos. La de ahora, debidamente bautizada, no sé si será la cuarta o la que sea, pero, por el bien de todos, espero que sea una transformación para bien.

Estoy seguro que las esperanzas de la gente serán infructuosas si esperamos que la transformación venga solo de arriba para abajo, es decir, si esperamos que el Gobierno genere trabajo, honestidad, respeto, solidaridad, etc., si bien el Gobierno debe tratar de poner las políticas correctas y el piso parejo para todos, lo cierto es que conductas de trabajo, de lucha, de búsqueda, de ayuda mutua, de respeto a los derechos y bienes de los demás, esos, tienen como residencia la inteligencia y voluntad de cada uno de los miembros de la sociedad, desde los niños hasta los ancianos. Nadie puede sentirse exento de la responsabilidad.

Ahora, lo peor que puede pasar es que haya quien esté deseando que le vaya mal al presidente y que su ejercicio fracase o que sintiéndose agraviado se haga a un lado y se convierte en simple espectador de lo que sucede y con una mirada demasiado agria o amargada. Si ya ganó AMLO y ya está en la presidencia no podemos olvidar que el barco se llama México y en el barco estamos todos. Así que la responsabilidad ya no es solo del presidente y de su gobierno sino de todos y además, se necesita de la mirada crítica, pero comprometida de quien quiere un México diferente.

Así que por el bien de todos ojalá que el gobierno de AMLO tenga resultados positivos pues eso repercutirá en el bien de todos, pero no olvidemos que la transformación anunciada no es tarea solo de él sino de todos.

Continuar leyendo

Trending