Connect with us

Opinión

Café político con Emelia Higueras Zamora* 2 de octubre de 1968…no se olvida

Publicado

en

En recuerdo de esta fecha tan dolorosa para muchas familias mexicanas quienes perdieron hijos, sobrinos, nietos, amigos, parejas, compañeros de clase, desconocidos, simpatizantes, etcétera deseo recordarlos mediante una entrevista estructurada en siete preguntas a una persona (quien pidió el anonimato) pero que vivió ese año trágico en nuestro país. La entrevista se realizó días previos a esta fecha:

¿Cómo era el ambiente que se vivía en ese año?

“Como te diré yo, de mucha incertidumbre, mucha rebeldía estudiantil por todos los sucesos que habían pasado en Europa, sobre todo en mayo del 68 en París y sobre todo la toma o la invasión de los tanques soviéticos en la República de Checoslovaquia. Aquí también comenzó el problema los estudiantes, yo jamás vi ni el periódico, no digo que no pasara, eh, pero yo no lo vi; o en la televisión el pliego petitorio de los estudiantes. No sé exactamente  que pedía. Después he oído que pidieron libertad. Yo creo que lo que ahora tenemos era mucho más de lo que pedían, pero, ya te digo, no había ningún…yo al menos no tuve conocimiento de nada de los estudiantes, de sus pliegos petitorios que era exactamente lo que pedía”.

¿Cuál fue su experiencia de lo ocurrido?

“Yo estaba en Puebla, vi los tanques en el zócalo de Puebla a una cuadra de la universidad, unos tanques chiquitos con un soldado arriba con metralleta, dedo en el gatillo; que hasta yo decía aquí alguien estornuda y nos morimos todos. La universidad, cada día en la calle que debe ser la 4, 4 sur, en la fachada de la universidad del Carolino exhibían muchas carteleras, con slogan, con escritos y cosas, pero ya no lo recuerdo. Lo que sí me acuerdo es el famoso escudo que es el águila que pone hecho en México, era la cara de Díaz Ordaz con una bayoneta y ponía hecho para México. Aclarando que Díaz Ordaz figuraba como poblano, oficialmente, aunque todo el mundo decía que había nacido en Oaxaca. Como se presentó para gobernador de Puebla y luego como Presidente de la República.

¿Y de la experiencia que vivió en Tlatelolco?

“En Tlatelolco yo tuve la oportunidad de, casual si tú quieres, de que estuve el día que se abrió. Tengo la idea de que fue una semana, no puedo decirte si fue el nueve o el día diez; de eso ya no me acuerdo. Tuve la oportunidad de ir a México y a las 9 de la mañana yo estaba en Tlatelolco y entonces abrieron, por primera vez, el acceso a los edificios que fueron ametrallados. Estaban totalmente limpios, no había ninguna persona, recuerdo de las tiendas, nomás estaba el mostrador, si ya habían quitado las láminas ametralladas, habían puesto los vidrios, habían lavado la sangre, todo, pero no había una sola persona; de esto si lo recuerdo, aquello eran edificios fantasmas. Los sacaron, los mataron, no lo sabemos. En aquel momento, nadie sabía nada.”

¿Qué sensación había?

“Bueno, aquí hay dos aspectos. Es difícil, yo ya era maestro entonces,  y no estaba en la universidad aunque iba del diario a leer los papeles que ahí ponían ellos, pero no tuve contacto con los revolucionarios ni dirigentes, ni con los muchachos; yo estaba en una secundaria. Simpatizaba en la idea, del jolgorio pero nada más. Entonces, el ambiente que yo tenía de los maestros, de gente mayor era totalmente negativo, la gente, el pueblo, digamos así, lo que luego Reyes Heroles digo el populacho, no apoyó el movimiento, esto fue un movimiento estudiantil. Recuerdo yo, que unos cubanos decían tengan cuidado, paren esto antes de que les gane y se les salga de las manos, así comenzó en Cuba, con un pleito de estudiantes, de la escuela de Derecho y se fue haciendo la bola grande y mire como acabamos. Entonces claro, gente totalmente anticomunista. Yo no recordaré ahorita el nombre del que era presidente de la República Checoslovaca, entran los rusos, lo agarran y se lo llevan y desapareció. Y recuerdo que los cubanos decían, un comunista menos. O sea en este ambiente y de la gente mayor, mis compañeros maestros, todos mucho mayores que yo, la opinión era esta, esto tienen que pararlo. Y cuando sucedió la tragedia, todos dijeron ya era hora. Claro uno tenía que callarse porque si abrías la boca y cómo te iba. El ambiente era a favor del gobierno, el ambiente que yo viví. Y el ambiente, yo creo de la gente mayor. Y quieres una prueba un poquito, para mi muy dramática; que a los diez días de la matanza se inauguran los juegos olímpicos y, como alguien me dijo el otro día, ya nadie se acordaba de la matanza y así fue. Y hasta pasaron a la historia como los juegos más cálidos, más emotivos, porque México es así, y los muertos, sobre los muertos las coronas”.

¿Qué pasó después del 2 de octubre a nivel local, es decir desde provincia?

“No, nada, no recuerdo nada, a mi me extrañó; yo tuve oportunidad de estar yendo a la cárcel que estaba en Puebla, San Juan, creo que se llamaba;  que entrando junto al cajón había siete u ocho estudiantes del 68, así decían todos; nunca hablaban de nada, estaban muy callados, estaban allá. Y yo allá con mi alumno que estaba en la cárcel platicábamos en su cuarto de ellos, para no estar afuera en el patio, imagínate cómo era la cárcel en Puebla. Entonces, no sé porque estaban allá, nunca les pregunté nada; pero no pasó nada. Oficialmente no pasó nada, eh, pasó el tiempo y poco a poco las cosas se fueron calmando; recuerdo por televisión que Díaz Ordaz dijo sí, yo soy el responsable y qué. Esto es lo que yo recuerdo. El otro día vi por televisión de la UNAM un reportaje de Echeverría, que todos le achacan que fue él, el dice que no, pero bueno, esto ahora no viene a cuento; pero comentó que él tomó posesión el 1 de diciembre como presidente de la República y para navidades de los 400 estudiantes que seguían en la cárcel, 380 ya celebraron las navidades con sus padres y los otros 20 poco después. Esto Díaz Ordaz le sentó muy mal, se molestó mucho con él y con él, todos los del PRI, pero Echeverría era el presidente y lo hizo y ya. Para de alguna manera él justificarse. Pero ósea, la represión continuó, y no recordaré en qué año fue, pero no tardó mucho, el corpus de sangre que ya era presidente Echeverría, y no fue no diré que la última, pero pasaron años en que se hiciera otra manifestación, porque tú ya sabías que si salías a la calle te iban a porrear sino que a matar”.

¿Qué es lo que no debemos olvidar del 2 de octubre, para las generaciones posteriores, para los que no nos toco vivir es época?

“Hay dos lecciones, yo creo, muy graves y muy serias. Una para el gobierno, que matando no se arregla nada. Si es verdad que ahora hay más libertad que la que pedían los muchachos, como dije al principio, ¿de qué sirvió la matanza? Quisieron aguantar, quisieron decir tengo razón sin tenerla. Y poco a poco las cosas se fueron suavizando. A como tenía que haber sido, mediante diálogos, no sé, poniéndose muchas veces del lado contrario de la mesa. O sea, aceptar, saber escuchar. Si la mayor parte de cosas eran previsibles, que es el caso de la transparencia, no; el gobierno se niega a ser transparente.; y ocultan muchas cosas. Todos los gobiernos son muy opacos.; yo creo que es tener las ganas de arreglarlo. O sea, no matar, porque matar no arregla nada. Y segundo, no llegar, o no esperar a que la gente proteste, y se armen estas algaradas. Porque una de las frases de los norteamericanos es cuidar el orden, como si con esto se arreglaran muchas cosas, bueno si hay orden, puedes hablar y al menos te escuchan. Pero en realidad no se tuvo que llegar a esto. Si la única manera de que te hagan caso es manifestándose? Mira a los catalanes ahorita, con el famoso 1 de octubre; cuando toda la prensa dice el referéndum prohibido. Eso también acabará mal”.

¿Cuál sería su reflexión final respecto a este suceso lamentable?

“Mira, creo que ya lo dije todo, pero bueno, te iba a decir que se me pasó al principio, yo creo que los dirigentes sabían cómo iba acabar. Porque llevaban cinco años y pico de gobierno de Díaz Ordaz y sabían cómo arreglaba las cosas Díaz Ordaz. Díaz Ordaz no metía mano, dejaba, dejaba que la bronca cundiera, que la bronca aumentara y cuando ya estaba que no había quien lo aguantara, claro, todo el mundo decía párala, párala; y lo hacía, ¿cómo?, a sangre y fuego; pero era la manera de ser de él. Esto lo sabían los dirigentes y si lo sabían y no les importó porque la carne de cañón eran los chamacos, pos que poca… entonces, una reflexión que yo te diría es esa, creo que las cosas hay que pensarlas primero, previendo los escenarios que hagan falta de cómo va acabar. No puedes lanzarte a la aventura a ver qué pasa. Si no tienes idea, comienza buscando eso”.

Muchas gracias por compartirnos su experiencia…

* Politóloga y analista. Contacto: meya7609@gmail.com

Continuar leyendo
Haz click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Idóneos y no idóneos: sin plaza y sin dinero

Publicado

en

385Grados / Tlaxcala / Abelardo Carro Nava / La Cuarta Transformación está en todo su esplendor, y hay quienes han lanzado campanas al vuelo pronosticando una mejora sustancial en la educación que se imparte en México. Claro, la llegada de López Obrador a la presidencia de la república, y el que Esteban Moctezuma haya llegado a ocupar la silla que alguna vez fue ocupada por Vasconcelos, da para eso y más. Sin embargo, ese ánimo transformador, reformador y lleno de esperanza, desde mi perspectiva, debe tomarse con cautela porque, tal y como lo hemos visto en estos días, la llegada del tabasqueño al poder y de Moctezuma Barragán a la Secretaría de Educación Pública (SEP), no necesariamente indica que ipso facto habrá un cambio radical en el Sistema Educativo Mexicano (SEM). Me explico.
La mal llamada Reforma Educativa que fue aprobada con “bombos y platillos” en el 2013, sigue causando estragos en cientos de profesores que, hasta la fecha en que cierro estas líneas, viven un calvario en cada una de las entidades de la república mexicana. Esto, por varias razones, pero destaco dos que me parecen fundamentales para comprender la complejidad que encierra el problema que dejó dicha reforma. Por un lado, tenemos las peripecias por las que han tenido que pasar, aquellos maestros y maestras que obtuvieron su “plaza” después de haberla obtenido tras participar en el concurso de Ingreso al Servicio Profesional Docente pero que, en los hechos, ésta no se les ha “asignado”, sencillamente porque en los estados las Coordinaciones del Servicio Profesional Docente, conjuntamente con los Departamentos de Relaciones Laborales y/o de Recursos Humanos, no han podido “asignar” las plazas que los concursantes obtuvieron en los procesos de admisión que la misma SEP impulsó desde hace más de tres o cuatro años. ¿Las razones? Falta de presupuesto, disponibilidad de lugares, escases de jubilaciones, etcétera, etcétera, etcétera; no obstante, las verdaderas razones son otras; éstas tienen que ver con los pequeños “cacicazgos” o “virreinatos” que se han construido en esos Departamentos y en las Dependencias como tales, que hablan, no precisamente de una falta de presupuesto, de jubilaciones o de disponibilidad de lugares, se trata más bien, de una serie de “corruptelas” en las que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) está inmiscuido, así como también, la serie de “compadrazgos” y “amigos” de ciertos funcionarios que no han cumplido con lo que estable la Ley General de Educación (LGE) o lo que mandata la Ley General del Servicio Profesional Docente (LGSPD).

Evidencia para sustentar mis dichos hay mucha; basta con voltear la mirada a las diversas Dependencias o en los medios de comunicación de los diferentes estados, para comprobar que docentes “idóneos” siguen reclamando el lugar que les corresponde. Esto puede explicarse si consideramos un pequeño ejemplo: los datos nos dicen que en el periodo comprendido de 2014 a 2015 concursaron (ingreso) 181,521 aspirantes, de los cuales 69,499 resultaron idóneos, pero solamente se asignaron 34,750 lugares; en el periodo 2015-2016, participaron en el concurso 159,791 aspirantes, 74,068 resultaron idóneos, y solo se asignaron 40,737 plazas; en el 2016-2017, participaron 151,646 concursantes, y de estos 84,905 resultaron idóneos, pero solo se dieron 26,536 lugares (SPD, 25/01/2018). ¿Puede usted comprender dónde quedaron esos 126,449 idóneos a los que no se les asignó una plaza que, conforme a la ley, obtuvieron a través de un concurso?, ¿qué hará el actual Secretario de Educación ante ello?, ¿cómo poder cumplir con lo que estipula la ley si, en las entidades, viven una “camarilla” de “servidores públicos” que han hecho sus grandes negocios con la educación de México? En fin.
Ahora bien, por lo que respecta al asunto de los pagos de los profesores que laboran en el SEM, tengo que dividir necesariamente este asunto en dos: uno, que se refiere a las consecuencias que ha traído el famoso “FONE” (Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo); y, por el otro, lo que esos profesores “idóneos” han tenido que pasar a partir de que lograron obtener su plaza en lo que va de este ciclo escolar.
Por lo que respecta al primer caso, muchos profesores en servicio han padecido las de Caín porque por irregularidades que cometieron las autoridades educativas en cada uno de los estados de la república mexicana éstos, los profesores, no han sido reconocidos por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), aun cuando dichos maestros, tengan en su haber más de 15 o 20 años de servicio ininterrumpidos. Situación bastante complicada porque si bien es cierto que, en muchos casos, el gobierno del estado ha asumido los pagos de esos profesores (a través de programas y presupuesto como el de Escuelas de Tiempo Completo), la verdad de las cosas es que al no estar reconocidos por la “Federación” siguen padeciendo el lastre que conlleva “lograr” que dichos estados les paguen sus horas/clave/plaza laboradas. Caso concreto, en el Estado de Tlaxcala, del 2015 a la fecha, existen docentes de educación básica y superior (escuelas normales) que siguen padeciendo el lastre que comento (agendatlaxcala, 29/11/2018).
Por lo que respecta al segundo caso, el de los profesores idóneos que, hasta la fecha en que cierro estas líneas, no han cobrado ni un solo centavo (cuando llevan más de tres meses y medio de trabajo); la situación es similar o peor a la anterior, puesto que estos profesores, aunque ya tienen el nombramiento en sus manos, insisto, hasta la fecha, no han recibido ni un solo quinto por el trabajo realizado en preescolar, primaria, secundaria, vaya, en todos los niveles. ¿No es motivo de angustia y desesperación?, ¿puede entenderse la indignación que estos profesores viven día con día?, ¿puede comprenderse el pesar por el que atraviesan sus familias?
Caray, ciertamente el gobierno corrupto de Peña Nieto y compañía se han ido. Bien merecido lo tenían; sin embargo, este asunto debe ser revisado y resulto a la brevedad posible por quienes han asumido el poder en estos días.
“Lanzar campanas al vuelo” no es malo, lo malo es que se lancen y no encuentren la forma ni el elemento que produzca el sonido. De ahí que me atreva a afirmar que si bien es cierto que es necesario la cancelación de la mal llamada reforma educativa, también es cierto que hay familias esperando que sus padres (profesores) lleven comida a casa, y perdón por el comentario, pero el hambre no espera.
Con negritas:
Quise titular de esta forma las ideas que le expongo en este texto con una sola intención: demostrar la innecesaria forma de clasificar a los maestros y maestras de México; hecho que se le atribuye al peñismo y al país que quiso construir Nuño y que en reiteradas ocasiones he referido: Nuñolandia. Esperemos que, con este nuevo gobierno, jamás se haga una distinción de este tipo en el magisterio mexicano, pues en tan noble profesión, no existen maestros de primera ni de segunda. Es maestro o maestra, y punto.
Referencias electrónicas:
AgendaTlaxcala. Noticias del Altiplano. Se manifiestan docentes normalistas, acusan anomalías. Recuperado de: https://www.agendatlaxcala.com/2018/tlaxcala-capital/se-manifiestan-docentes-normalistas-acusan-anomalias

 

Continuar leyendo

Opinión

Otra mirada… La Guadalupana

Publicado

en

385 Grados / Tlaxcala / Ranulfo Rojas Bretón / La llegada de diciembre en México es muy especial no solo por las fiestas navideñas también hay una fiesta de importancia capital. Celebramos la fiesta de las apariciones de la Virgen de Guadalupe.

Se trata de una fiesta que tiene un arraigo histórico. Para muchos es la fiesta que da identidad a nuestra tierra. México es 100 % guadalupano, según lo dicen muchos analistas. La imagen de la Virgen de Guadalupe ha estado presente en los acontecimientos de la historia de México, trátese de la Independencia, de la Revolución Mexicana, de la Guerra Cristera y ha acompañado el caminar de los pueblos.

En cada lugar de la tierra mexicana, por muy alejada que se encuentre, siempre está presente alguna imagen de la Virgen.

Las carreteras se llenan de grupos de peregrinos que van rumbo a la Villa o de la Villa a sus respectivas tierras llevando el fuego guadalupano o las rosas del Tepeyac. Las celebraciones del 12 de diciembre tienen tanto colorido que siempre impacta. Los niños son vestidos a una usanza tradicional, con huipil, pantalón de manta, huaraches, sombreros, que casi siempre se rematan con la imagen de la Morenita del Tepeyac.

En la liturgia Católica, la oración de la misa pide que el pueblo mexicano “profundice su fe y busque el progreso de su tierra por caminos de justicia y de paz”. No se trata solo de una acción ritual sino de una convicción de trabajar por la tierra. Y me parece que debe ser una tarea de todos aquellos que mostramos el cariño guadalupano. No debemos quedarnos en el rito y solo en manifestaciones cultuales tradicionales. Debemos apoyar la transformación de nuestra tierra. Hay mucho por hacer y cada uno tiene que tomar responsabilidad.

CORRIDA GUADALUPANA

El sábado 15 se realizará la Corrida Guadalupana a beneficio del Seminario de Tlaxcala. Será una encerrona de despedida del maestro Federico Pizarro. Las 4 pm será la hora para que en Tlaxcala baje el telón de una carrera dedicada a la tauromaquia y hacerlo con elegancia, distinción y espiritualidad. El Torero Federico Pizarro, llamado “el artista de los ruedos”, se enfrentará a seis toris de distintas casas ganaderas de Tlaxcala. Seguro que valdrá la pena para quienes gustan de la fiesta brava estar presentes ahí en la plaza de Toros Jorge Aguilar “El Ranchero” y atestiguar una despedida.

Se juntaron varios actores de la Fiesta Brava y se solidarizaron con el Seminario. Ahora hay que sumarnos todos y colaborar con nuestra asistencia a la Plaza para ayudar a tan noble Institución. Ahí nos veremos y “que Dios reparta suerte”.

Continuar leyendo

Opinión

¿M DE MARCO MENA O DE MAXICATZIN? Por Aurora Arenillas

Publicado

en

Llamó mi atención que, en conocida sección editorial de un diario regional, se publicara el siguiente comentario: “A 500 años, ¿la M es de Marco Mena o de Maxicatzin?” En la página del Gobierno del Estado, se publica una reseña histórica, que refiere, en tiempos prehispánicos, Tlaxcala fue una de las naciones que logró mantener su independencia ante el Imperio Mexica. Se encontraba dividida por 4 señoríos, cuyos líderes fueron “Maxixcatzin”, señor de Ocotelulco considerado como el señor principal, seguido en importancia por “Xicoténcatl -el viejo-”, jefe de Tizatlán, “Tlahuexolotzin” de Tepeticpac y “Citlalpopocatzin”, de Quiauixtlán. Y “hasta hoy sigue mostrando parte de su nacionalismo prehispánico”, anota. En el mensaje que emitió con motivo de su II Informe de Gobierno, Marco Mena recordó que hace 500 años “Tlaxcala fue una muestra sorprendente de posibilidades de acuerdo político y entendimiento de una coyuntura súbita y radicalmente distinta a lo que, en su momento, se entendía como normalidad”. “Esta capacidad de adaptación nos permitió mantenernos como sociedad unificada y reconocida con el nombre de Tlaxcala. En un mundo y época brutales pero fascinantes como fue el de la Conquista, y hasta el nacimiento de México como República federal, a principios del Siglo XIX, la característica de los tlaxcaltecas como gente aguerrida, permitió no solamente que subsistiéramos, sino que se nos reconociera como Estado. Nuevamente hoy Tlaxcala hará valer sus capacidades, por un lado, de adaptarse a las nuevas condiciones y, segundo, hacerlo con éxito”, expuso. Ciertamente, la cobertura de los medios pasó inadvertida esta parte del mensaje del mandatario estatal que, sin duda, tiene un importante significado político. En los últimos años, los indicadores de desarrollo económico y social se han movido favorablemente. Por ejemplo, al principio de la década, Tlaxcala ocupaba el tercer lugar nacional de pobreza, y ahora se ubica en el séptimo lugar. Los niveles de empleo formal eran inferiores a los 70 mil, y ahora se acercan a los 102 mil. Y la recepción de Inversión Extranjera Directa de los dos últimos años está cerca del récord histórico estatal con casi 223 millones de dólares anuales, el mejor indicador de los últimos 6 años. Por supuesto, la trayectoria y preparación académica del Gobernador Mena le permite contar con una perspectiva muy clara del devenir histórico estatal, y en esa medida, asume la responsabilidad de poner sobre relieve el papel de Tlaxcala en el contexto de modernidad del México actual. Hoy hay un Tlaxcala diferente, en marcha, que construye sus oportunidades con el talento de sus líderes y el esfuerzo de su gente. Y en el caso de Marco Mena, debe hacerse notar su capacidad para construir acuerdos. No es solo el hecho de que el trabajo de gestión de inversión pública y de promoción de inversión privada le permita al estado incorporarse a los rieles del progreso, sino que el liderazgo de personajes como el Gobernador Mena favorece que el estado lo haga con éxito. Y prueba de ello fue haber logrado que el Presidente Andrés Manuel López Obrador lo reconociera como máxima autoridad política en la entidad durante su vista en septiembre pasado, y que el nuevo Ejecutivo federal concediera su respaldo para sacar adelante proyectos de infraestructura de alto impacto, incluso, estrategias de desarrollo social como el audaz programa “Supérate”, que pretende erradicar la pobreza extrema en los 60 municipios de Tlaxcala. Si Maxixcatzin fue considerado el señor principal de los 4 señoríos tlaxcaltecas, se puede advertir que Marco Mena es, en estos momentos, el principal jefe político del estado, le pese a quien le pese. Comentarios: arenillas87@hotmail.com

Continuar leyendo

Trending