Connect with us

Opinión

La caída de la “reforma educativa” Peñista

Publicado

en

385 Grados / Tlaxcala / Abelardo Carro Nava / Vaya vendaval de sucesos que se han dejado sentir, leer y escuchar, en torno a la iniciativa que el pasado 12 de diciembre, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, firmó con la intención de cancelar la mal llamada reforma educativa que impulsó el “gobierno” peñista. Desde luego, lo que más polémica causó fue la inminente desaparición del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), y puede que haya razón en ello. Sin embargo, habría que poner atención en varios hechos y no solo en este puesto que, como tal, la caída de esa reforma puede entenderse a partir de lo que a continuación le expongo.

Como sabemos, con el Pacto por México, surgió una serie de “reformas estructurales”, entre ellas, destaco (porque es la que nos ocupa en estos momentos) la que en el sexenio pasado fue conocida como “la mal llamada reforma educativa”.

De su implementación en el año 2013, resultó modificada la ley General de Educación, así como también, las normas que ya regían al INEE quien, en palabras concretas, pasó de ser un instituto que generaba información sobre el quehacer educativo de los maestros y maestras de México, para diseñar y realizar las mediciones que correspondían a los componentes, procesos y resultados del sistema, o bien, a la expedición de los lineamientos a los que se sujetarían las autoridades educativas federales y locales para llevar a cabo las funciones de evaluación, y que muchos maestros llegamos a conocer, por ejemplo, como la evaluación punitiva que definía la permanencia en el servicio docente. Ojo, menciono que este instituto diseñaba y realizaba mediciones y expedía lineamientos para la evaluación, pero en los hechos no aplicaba las evaluaciones, porque este ejercicio le correspondía a una figura que solo figuró para despedir a los maestros; me refiero a la Coordinación Nacional del Servicio Profesional Docente (CNSPD). No obstante, el INEE jamás se pronunció en contra de la aplicación militarizada de la evaluación docente.

Así, no obstante esta serie de modificaciones reglamentarias que, en el papel pintaron un escenario diferente y cuyos resultados impactarían directamente en el escenario educativo, puesto que a través de éstas se lograría al fin la tan anhelada calidad educativa, las cosas no tuvieron un final feliz, al menos para los funcionarios que, en su momento, intentaron posicionar un proyecto que, debo decirlo, nació muerto desde el principio. Y es que recuperar la rectoría de la educación (eje que abanderó el sentimiento reformista de Peña Nieto), dejó de lado los derechos de los trabajadores de la educación, adheridos al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y, desde luego, lo más importante: la educación que deberían de recibir millones de niños, adolescentes, jóvenes y adultos a lo largo y ancho del territorio mexicano. Craso error entonces, fue comenzar con asegurar el control del magisterio a través de las leyes que fueron aprobadas por las Cámaras de representantes.

Como bien sabemos, si la intención era tener un cambio profundo en el medio educativo, éste tuvo que comenzar con los procesos formativos y con una profunda profesionalización de los maestros. Así de simple y así de complejo. ¿Por qué no se inició con ese proceso para después, dar paso a las modificaciones legales que pudieran lograr el propósito que se plantearon en las oficinas y/o instituciones gubernamentales? A ciencia cierta no lo sé, pero lo que sí puedo afirmar con certeza, es que estos individuos, cuya ideología neoliberal y tecnócrata los caracterizó de principio a fin, no vieron más allá de sus propias narices y, mucho menos, escucharon a quienes desde un inicio tuvieron que haber escuchado: a los maestros. ¿El resultado? Considero puede explicarse, a partir del triunfo de López Obrador el 1 de julio.

Una reforma que nació sin escuchar a los maestros. Un INEE que no hizo uso de su autonomía y de las demás facultades que la ley le otorgaba. Una CNSPD que aplicó a rajatabla el mandato legal que la constituyó como tal. Un SNTE que nunca defendió a los maestros. Un modelo educativo que nunca fue prioridad del gobierno y que conocimos al final del sexenio; fueron algunos de los aspectos que propiciaron la caída estrepitosa y brutal del proyecto peñista.

Ahora bien, por lo que respecta a lo que hemos conocido en los medios de comunicación, en cuanto a la iniciativa que el Presidente Obrador ha mandado a la Cámara de Diputados, debo decirlo, ha generado una incertidumbre sensata, porque si bien es cierto que en ésta se ha propuesto la revalorización del trabajo docente, también hay ciertas dudas en cuanto al cómo es que se va a lograr tal propósito. Cierto, se habla de un Centro Nacional para la Revalorización del Magisterio dirigido por un Consejo Consultivo; de priorizar la formación del profesorado; de la eliminación de la evaluación (punitiva) de permanencia; de la creación de 100 universidades; de “retomar” algo que hace décadas conocimos como Carrera Magisterial; pero, insisto, hasta el momento, no se ha hablado de los cómo se lograrán cada una de estas propuestas.

Es “esperanzador”, hasta cierto punto, el que se haya puesto atención en la formación del profesorado. De hecho, si hablamos de procesos de formación, éste, desde mi perspectiva, es el más importante. ¿Sabe usted cuántos y bajo que programas educativos fueron formados los maestros de México? Si desea un ejemplo sencillo, y que recupero de mi propia experiencia: en una escuela primaria (por ejemplo) de organización completa, llegan a concurrir en un mismo tiempo, docentes con 40, 30, 20, 10, 5 y 1 año de servicio. Ahora bien, si consideramos que todos estos profesores se formaron en escuelas normales, ¿sabe usted bajo qué programas educativos fueron formados? Y, lo que es peor, ¿sabe usted cuál ha sido la capacitación, actualización y profesionalización que han recibido a lo largo de su trayectoria profesional? Caso concreto, en el sexenio anterior, habría que recordar los datos que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) arrojó hace unas semanas, en cuanto al gasto que el propio ex Secretario Nuño empleó para posicionar su imagen y no para capacitar a los maestros.

Conocer las instancias que serán las formadoras (profesionalizantes) de los profesores a partir de la propuesta de Obrador y compañía, es menester básico, pero también, el que se aterricen los conceptos que se derivan de las corrientes pedagógicas y de las teorías educativas existentes. El lastre que en el medio educativo se ha observado en este sentido, es que si bien es cierto que los contenidos, conceptos, corrientes y teorías muchas veces son acordes a lo que se espera abordar en un curso, taller, seminario, etc., quienes se encargan de “bajar” esas cuestiones, no tienen ni la más mínima idea de ello.

Ojalá, y lo digo como un buen deseo, Moctezuma Barragán, haga caso a las propuestas que emanaron de los foros en los que él estuvo presente. La reforma de la reforma que ahora proponen, desde este punto de vista, puede rendir frutos. La pregunta en todo caso sería: ¿lo hará en lo sucesivo?

Con negritas:

Recién se ha dado a conocer el presupuesto de egresos y, hasta el momento, la UNAM, UAM y el IPN, además de las Universidades estatales, no han visto con buenos ojos la reducción presupuestal que a cada una de éstas les han aplicado. Sería bueno que, desde la Secretaría de Educación Pública (SEP), se explicaran dichos recortes y en qué se va a aplicar el recurso. Los argumentos deben ser lo suficientemente sólidos porque, de lo contrario, el actual Secretario estaría ante el primer gran reto de su administración que, dicho sea de paso, tiene un pendiente muy importante, en la designación de un nuevo titular en la oficina de la Dirección General de Educación Superior para Profesionales de la Educación (DGESPE), ¿se imagina si al movimiento que las universidades están emprendiendo en estos días se les unieran las más de 260 escuelas normales, incluyendo a la Pedagógica Nacional, los Centros de Actualización del Magisterio, entre otras.

Al tiempo.

Continuar leyendo
Haz click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El orgullo de ser tlaxcaltecas

Publicado

en

385 Grados / Aurora Arenillas / Tlaxcala / Ayer, Palacio de Gobierno fue sede de la presentación de los eventos conmemorativos de los 500 años del Encuentro de Dos Culturas.

Se trató de un evento muy significativo en términos de fija el eje de esta festividad: sentir el orgullo de ser tlaxcaltecas.

El Gobernador Marco Mena y la titular de la Comisión Especial de esta conmemoración, Anabel Alvarado Varela, establecieron en sus intervenciones la significancia de este aniversario.

Y es que no solo se trata de recordar la llegada de Hernán Cortés a Tlaxcala, sino comprende que este hecho es la causa de lo que hoy es México.

Ciertamente, la conmemoración es la oportunidad de promover a Tlaxcala, de difundir en México y el mundo su riqueza cultural, artística y sus ventajas competitivas para atraer mayor turismo y así potenciar su crecimiento.

Pero en el fondo, a lo que aspira el gobierno es que se entienda que, a la vuelta de cinco siglos de historia, hay un gran momento “para conocer, reconocer y reflexionar sobre la historia de México en el momento propio en su origen”.

Como lo expresó Marco Mena, la conmemoración es una ocasión para terminar con la falsa polémica sobre el papel de los tlaxcaltecas y destacar su rol en la historia prehispánica de Mesoamérica.

El carácter aguerrido del tlaxcalteca es lo que le permitió subsistir y ser reconocido como un pueblo “de profundas tradiciones y de historia radiante”.

En el patio central, se congregaron representantes de los ámbitos político, social y empresarial, quienes también coincidieron en la importancia de sacar el mayor provecho a este año.

Y aunque Anabel Alvarado enlistó una seria de eventos programados, dejó entrever que hay otros más de alto perfil que, sin duda, acapararán la atención de propios y extraños.

Confiemos, pues, en que el desarrollo de estas actividades contribuya a posicionar a Tlaxcala en un nivel superior de comprensión en torno a su trascendencia histórica, su capacidad competitiva, y sus logros sociales.

Comentarios: arenillas87@hotmail.com

Continuar leyendo

Opinión

La Casa del Jabonero…El tablero político del 2021 se mueve en Tlaxcala

Publicado

en

Parece que aun falta mucho para la sucesión en Tlaxcala, pero las piezas en el tablero político del relevo de Marco Antonio Mena Rodríguez empiezan a moverse.

Nadie puede negar que lleva mano el partido del Movimiento de Regeneración Nacional, instituto que con el efecto de Andrés Manuel López Obrador ha vuelto codiciada la candidatura al gobierno del Estado de Tlaxcala para el 2021.

Al menos son tres los nombres que suenan en Morena y ellos son Lorena Cuellar Cisneros, Ana Lilia Rivera y Joel Molina Ramírez.

La popularidad del presidente que llegó a sus primeros cien días de gobierno con los índices más altos de aprobación, según una encuesta de El Financiero, haría gobernador en automático a quien el partido propusiera en estos momentos.

Hace meses en campaña, nadie dudaba que Lorena Cuellar Cisneros era la candidata natural a gobernadora, sobre todo cuando fue designada como coordinadora de los programas federales en el estado.

Empero, las cosas cambiaron poco después, y para que la cuña apriete, fue el propio Ricardo Monreal   quien vino a alborotar el avispero, al placear a la senadora Ana Lilia Rivera y presumir que es la política de Tlaxcala más cercana a López Obrador, en lo que muchos consideraron al viejo estilo priísta, como un destape anticipado.

Lo cierto es que las palabras de Monreal Avila no cayeron nada bien en el bunker lorenista, y al día siguiente varios de sus simpatizantes trataron de derribar la versión del destape de Ana Lilia Rivera.

Otro que se metió a la lucha, es el actual presidente de Morena en Tlaxcala, Joel Molina Ramírez con su cargo doble de senador y dirigente, quien de forma astuta ha tejido una red de lealtades en su entorno, además que goza de amplia confianza de uno de los hijos del presidente de la República.

Hay que analizar las fortalezas y debilidades de estos tres personajes en lo que resta del camino de la sucesión, pues una división entre ellos podría complicar el escenario para Morena.

Lorena Cuellar Cisneros tiene la ventaja de una sólida estructura ajena al partido, la cual ha fortalecido a través de la asistencia social.

Se puede decir, que contrario a sus adversarios, si bien no al ciento por ciento, le ha apostado al manejo de la comunicación y la estructura de un discurso.

Entre sus desventajas, es que permea el mensaje de que aun no logra asentarse en su encargo, y las cosas no caminan bien en su relación obligada con el gobernador priísta Marco Antonio Mena Rodríguez, quien la derrotó en la pasada elección, herida que aun no cierra.

Hay protestas en Tlaxcala en contra del gobierno federal, sobre todo por el tema de la estancias infantiles, y de parte del equipo Lorenista faltan mensajes contundentes.

Ana Lilia Rivera cuenta con su perfil de luchadora social, y su cercanía con Andrés Manuel López Obrador, es un factor que puede pesar en la decisión final.

Para la oriunda de Calpulalpan no es importante el manejo de la comunicación, y su desdén hacía la prensa de Tlaxcala puede ser su talón de aquiles.

Y para muestra un botón: Al final de su primer informe de senadora que realizó en Tlaxcala, al menos cinco medios de comunicación le solicitaron una entrevista, y la señora los hizo esperar horas.

Nadie le puede negar que ha sido hábil y ha cosechado la popularidad de López Obrador, pero no tener una estrategia comunicativa, puede ser un craso error.

Joel Molina, político formado en el viejo PRI, sabe que quien no comunica está muerto, y por eso ha empezado a tejer una serie de alianzas para no descuidar ese rubro. Su ventaja es que ha hecho un sólido grupo, y ha sabido aglutinar a quienes no simpatizan con Cuellar y Rivera.

Y LA OPOSICIÓN APÁ.

Los partidos de oposición tienen la tarea compleja de no ser arrasados nuevamente en las urnas por Morena y sus aliados.

En el Partido Revolucionario Institucional (PRI), se manejan los perfiles de la actual alcaldesa Anabell Ávalos, quien en la última semana le dio un impulso a su gobierno al fortalecer un plan integral de seguridad pública con más de 20 patrullas y atender una demanda histórica de la recolección de basura, al comprar 10 compactadores.

No se descarta que la presidenta municipal decida romper con su partido y encabezar una alianza de partidos opositores a Morena, como ya lo hicieron en su tiempo Alfonso Sánchez Anaya y Héctor Ortiz Ortiz.

También han empezado a circular en el PRI, los nombres del actual secretario de Educación Pública, Manuel Camacho Higareda y el titular del Sepuede, Florentino Domínguez Ordoñez, quienes gozan de la confianza del gobernador priísta. Otro es Enrique Padilla, rector de la Universidad Politécnica de Tlaxcala, sobrino de Beatriz Paredes Rangel.

En el Partido Acción Nacional, las cosas no pintan optimistas, pues la actual senadora Minerva Hernández Ramos buscará por todos los medios ser la candidata a gobernadora, sin posibilidades reales de competir, aunado a que no goza de la simpatía de todos los panistas.

Un político que podría aglutinar a los panistas es el actual alcalde de Apízaco, Julio César Hernández Mejía, pero parece que no le interesa.

Quien anda desatado en sus aspiraciones, es el ex diputado local, Juan Carlos Sánchez García, político que mantiene una activa movilización con grupos del poder.

Por parte del Sol Azteca, no se perciben figuras que puedan despuntar como candidatos a gobernador, mientras que en el Partido Alianza Ciudadana deshojan la margarita si es Serafín Ortiz Ortiz.

Lo único cierto es que si van solos contra el que ponga Morena, corren el riesgo de ser avasallados, por lo que la opción que no se descarta descabellada es crear un candidato o candidata  en un solo frente para ser competitivos.

Lo que se avizora en estos momentos en que la elección de gobernador en el 2021 sería con tres alianzas.

Haga sus apuestas.

Morena-PT-Movimiento Ciudadano

PRI-Verde-Panal-PS.

PAN-PRD-PAC

**********

Me lo contaron ayer…NO me lo crea, pero de acuerdo a una encuesta que comenzará a circular en los próximos días, la morenista Lorena Cuellar Cisneros va a la cabeza en las preferencias electorales en la pregunta de ¿A quién consideras que tiene posibilidades de ser gobernadora?, seguida de la priísta Anabell Ávalos, y del panista Juan Carlos Sánchez García.

Habrá qué ver las tendencias cuando metan en el estudio de opinión a los senadores Joel Molina Ramírez y Ana Lilia Rivera, al igual que a los priístas. Al tiempo.

 

 

Continuar leyendo

Opinión

¿Dónde está la delegada ante las demandas de la gente?

Publicado

en

385 Grados / Tlaxcala / Aurora Arenillas / Primero fueron las estancias infantiles, y ahora es el programa Prospera. 

385 Grados / Tlaxcala / Resulta que, con la desaparición de este programa federal y la reasignación de sus recursos para las becas del bienestar “Benito Juárez”, alrededor de 700 niños con discapacidad del Centro Regional de Desarrollo Infantil (Ceredi) en el estado, se quedaron sin la posibilidad de recibir sus tratamientos terapéuticos de manera gratuita.

Hasta el 31 de diciembre, el Ceredi, que operaba bajo un programa anexo al Prospera, atendía a cientos de infantes provenientes de familias de escasos recursos de diferentes municipios.

Hoy, los terapeutas y los padres de los menores que estaban inscritos, ven con preocupación que las promesas de campaña del Presidente Andrés Manuel López Obrador no se tradujeron en mejoras para sus hogares.

El personal del Ceredi está en incertidumbre por el cierre del programa y de su fuente de ingresos, y las familias de los infantes carecen de los recursos económicos para continuar dándole a sus hijos un tratamiento terapéutico que les permitiera mejorar su desarrollo.

La manifestación que emprendieron frente a las instalaciones del Palacio de Gobierno, al igual que lo hicieron trabajadores administrativos y operativos del programa Prospera y representantes de estancias infantiles, demuestra la desesperación a la que se enfrentan estos sectores afectados por las decisiones del nuevo gobierno federal.

Estas manifestaciones son reflejo de la indolencia de la Coordinación Estatal de Programas de Desarrollo, que evade respuestas a estos ciudadanos que solo piden el apoyo para mantener su fuente de trabajo y que los menores beneficiados con los programas federales sigan recibiendo ayuda.

A 100 días del inicio de la gestión lopezobradorista es claro que, en Tlaxcala, las expectativas de muchas personas que creyeron en un cambio se están disipando.

Y esto no tiene que ver con encuestas de popularidad, sino con el sentir de personas que, en nombre de la austeridad y del combate a la corrupción, se ven inmersas en agravios a su estabilidad.

Sería bueno conocer el posicionamiento de la delegada federal Lorena Cuéllar para conocer la manera en que responderá a demandas muy concretas de ciudadanos afectados por sus determinaciones.

Comentarios: arenillas87@hotmail.com

Continuar leyendo

Trending