Connect with us

Opinión

El embate al normalismo mexicano: el caso Tlaxcala

Publicado

en

385 Grados / Tlaxcala / Abelardo Carro Nava / A partir de 1984, las escuelas normales del país han sufrido serios embates por parte de los gobiernos federales y locales en turno; embates que, indiscutiblemente, han mermado el propósito para el cual fueron creadas: la formación de maestros y maestras de México; y es que como sabemos, el Acuerdo Presidencial que se publicó en ese mismo año y, mediante el cual, se les dio un rango que las ubica como Instituciones de Educación Superior (IES), propició un serio reacomodo que las ha llevado a sufrir y/o padecer, las consecuencias de un neoliberalismo mal encauzado.

Para nadie es desconocido que, como IES, las normales del país, deben desarrollar y fortalecer tres áreas sustantivas que, a decir de la autoridad educativa que ha pisado la Secretaría de Educación Pública (SEP), gira su quehacer profesional: docencia, investigación y difusión y extensión de la cultura; sin embargo, las condiciones con las que operan (y que no ha sido atendidas como debieran por parte de la autoridad educativa federal y local), poco han favorecido dicho desarrollo y fortalecimiento y, aunque se han “aplicado” una serie de programas como el famoso PROMIN (Programa de Mejoramiento Institucional de las Escuelas Normales), mismo que ha sufrido con el paso del tiempo diversas variaciones que han concluido en lo que hoy se conoce como PACTEN (Plan de Apoyo a la Calidad Educativa y la Transformación de las Escuelas Normales), la verdad de las cosas, es que ese lastre, repito, neoliberal, sigue afectando sus estructuras normativas, organizativas y curriculares, que son fundamentales para lograr que, efectivamente, sean las instituciones educativas que México y la sociedad mexicana requiere.

En este sentido, un asunto que no es menor es que, las normales, por mandato constitucional, no gozan ni han gozado de la autonomía con la que cuentan las universidades; de ahí que pueda entenderse que, por ejemplo, en el ámbito curricular y presupuestal, éstas dependan del Estado a través de (antes del 2005) la Subsecretaría de Educación Básica y Normal (SEByN) y (después de esa fecha) de la Dirección General de Educación Superior para Profesionales de la Educación (DGESPE), motivo por el cual, hablar de esa autonomía en el subsistema normalista, se asemeja: a una quimera más que a una realidad palpable y plausible entre las escuelas formadoras de docentes.

¿Cuál es el motivo por el que las normales no gozan de esa autonomía si, en los hechos y por el Acuerdo Presidencial que he referido, son IES? La respuesta, aunque sencilla, conlleva varios puntos de análisis que, por obvias razones, no me dará tiempo abordar en este momento; sin embargo, puedo decir que esta falta de autonomía está ligada a la incapacidad gubernamental de ver más allá del propio Estado como “controlador” de todo lo que ocurre en el Sistema Educativo Mexicano (SEM). Por ello es que bien se afirma que la docencia es una profesión de Estado y, cuyo origen, se halla mayormente, en las escuelas normales del país.

Recordar que, en el sexenio Peñista, particularmente, durante la gestión de Aurelio Nuño y compañía, fueron brutalmente menospreciadas estas escuelas cuando éste último afirmó que “cualquiera podía ser maestro”, no es para menos; por el contrario, haber denostado el papel tan importante de las escuelas formadoras de maestros y maestras, fue uno de los tantos errores que los llevo a la ruina política y de la cual, no se han levantado ni se levantarán en los próximos años. Obviamente que dichos funcionarios, durante este tiempo, no estuvieron solos, los Consejeros del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), los acompañaron, y vean cuál ha sido el resultado y el destino de éstos. En fin.

Volviendo al tema que me ocupa y preocupa, debo de señalar un problema que lleva más de un mes, aunque en los hechos el conflicto data de más tiempo, que se ha suscitado en el Estado de Tlaxcala y, del cual, tanto el gobierno local y el propio Secretario de Educación Pública del mismo, no han atendido como debieran. Y es que las escuelas formadoras de maestros, desde el mes de enero de este año, entraron en paro de labores (https://www.elsoldetlaxcala.com.mx/local/paro-en-normales-por-falta-de-reconocimiento-de-plazas-2960542.html; https://385grados.com.mx/2019/01/siguen-en-paro-normales-en-tlaxcala-advierten-que-recrudeceran-acciones/); esto, por la falta de respuesta a las demandas, justificadas, de los profesores normalistas, entre las que destacan: falta de “conciliación”, ante el FONE, de plazas presupuestales asignadas a profesores con más de 15 años de servicio ininterrumpido; falta de concreción de los procesos de promoción a través de las Comisiones Dictaminadoras y que se derivan de la jubilación de profesores que laboraban en esas escuelas; falta de nombramiento de cuadros directivos en, al menos, dos instituciones formadoras de docentes; falta de apoyo económico (becas) para los estudiantes con posibilidades de acceder a un esquema de movilidad nacional e internacional; presunta asignación de horas/clave a personal que no labora en las escuelas normales de la entidad; falta de un proyecto institucional que encamine a las escuelas normales del Estado para consolidarse como IES (y que ya he referido); entre otras.

Problemas que, como he señalado, tienen ya varios meses e, incluso, años que se han gestado en el sector y que, la autoridad gubernamental y educativa, no ha resuelto cayendo en omisión, opacidad y negligencia en el ejercicio de sus funciones. Esta situación, trae a la mente, el cierre de dos escuelas formadoras de maestros en la entidad hace algunos años: la Escuela Normal de Educación Física “Revolución Mexicana” y el Centro de Estudios Superiores de Comunicación Educativa de Tlaxcala (CESCET) que formaba maestros en Secundaria con especialidad en Telesecundaria y que, por ser ambas dependientes del Estado y no de la Federación, un gobierno local de extracción priista, puso fin a las funciones que, tan importantes instituciones educativas, desarrollaban para beneficio del sector educativo y social en Tlaxcala y en la región. ¿Será que el actual gobierno, también de extracción priista, pretenda seguir los mismos pasos que su antecesor?, ¿esa es la política del nuevo gobierno encabezado por López Obrador?

¿Por qué, si hay maestros con más de 15 años de servicio ininterrumpido, no fueron “conciliadas” sus plazas ante el FONE?, ¿quién fue el responsable de no reportar el estado que guardan y guardaban esas plazas ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP)?, ¿por qué no se han nombrado cuadros directivos en, al menos, dos instituciones formadoras de maestros y solo se han asignado, temporalmente, a responsables de las direcciones?, ¿por qué no han procedido los procesos de promoción si, en los hechos, existe un reglamento que legitima y valida dichos procesos al interior de las normales y que la misma DGESPE dio a conocer el año pasado?, ¿por qué no se cuenta con un proyecto que de luz sobre el desarrollo y fortalecimiento de la capacidad académica y de infraestructura de las escuelas normales?, ¿por qué los estudiantes tienen que pagar sus propios trámites para la obtención de una beca de movilidad nacional e internacional si existen los recursos federales para tal propósito?, ¿por qué no se ha realizado una auditoría al subsistema de educación normal en la entidad que lleve a conocer el estado que guardan los recursos y la aplicación de los mismos?, ¿por qué si el mismo Secretario de Educación ha manifestado que el diálogo debe ser la bandera para resolver los conflictos, éste se ha negado la posibilidad de ello?, ¿por qué si las normales son parte de las IES a nivel nacional, no son tratadas como tales y se ha menospreciado su valor en la formación de docentes?

Preguntas y más preguntas que, con seguridad tienen una respuesta. Por lo pronto, hasta el momento en que cierro estas líneas, el conflicto que inició hace más de un mes persiste, y las normales del Estado se encuentran en paro. La insensibilidad con la que ha actuado el gobierno y los funcionarios de la SEPE-USET ha sido tal, que si en verdad, como ellos afirman, se debería de privilegiar el diálogo y la aplicación de la ley, deberían de estar presentes para llevarlos a cabo y atender las peticiones que, conforme a los derechos laborales que tienen los profesores como trabajadores de la educación, deberían ser otorgados. Su petición o las peticiones de los profesores, no están fuera de la ley; me consta y hay pruebas de ello.

Con negritas:

Por cierto, cuál es o será la sanción administrativa a la que se han hecho acreedores aquellos funcionarios que, en este caso, han sido omisos y negligentes en el cumplimiento de sus funciones. Me gustaría saberlo. Al tiempo.

Continuar leyendo
1 Comentario

1 Comentario

  1. Oralia Bonilla

    01/03/2019 at 8:33 PM

    Interesantes reflexiones.
    Abelardo: te sugiero la lectura de la evaluación que hace algunos años hizo la Maestra Justa Ezpeleta sobre el funcionamiento de las normales, en el marco del llamado PROMIN. Ahí podrás encontrar un estudio de casos que describe algunos elementos que influyen en la complejidad actual del funcionamiento de las escuelas normales.
    No es tan simple, hay mucha historia sedimentada en su configuración.
    Saludos
    Oralia Bonilla

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El SNTE y MxM: la pugna por las cuotas sindicales

Publicado

en

385 Grados / Abelardo Carro Nava / Hace unos días, vía Twitter, Maestros Por México (grupo elbista al interior del SNTE y que se autodenominó MxM), lanzó un tuit que me pareció de lo más desafortunado: “Hacer un nuevo sindicato de maestros duele a muchos, pero ante la negativa de los actuales dirigentes a convocar a elecciones y la complacencia de la @STPS_mx, la única salida del magisterio parece ser la creación de un nuevo sindicato, que sus cuotas no vayan al @SnteNacional” (https://twitter.com/PorMaestros/status/1223217204591759366). Y digo desafortunado porque, como parece obvio, confirma lo que desde hace tiempo he venido sosteniendo, que las cuotas sindicales son la gallina de los huevos de oro en el SNTE (y en otros sindicatos) y, por las cuales, a decir de esta agrupación de maestros, se hace necesario crear otro sindicato, ¿acaso no es prioridad de una organización sindical luchar por los intereses de los trabajadores, en este caso, de la educación? –me pregunté en ese entonces y me sigo preguntando–. Porque si la prioridad son las cuotas sindicales, surgen dos preguntas que me parecen de lo más relevantes, hoy que tanto se habla de una verdadera y efectiva “democratización sindical”: ¿para qué se ocupan las cuotas sindicales y cuál es destino final de dichas cuotas?

Cuestionamientos que pueden responderse de la siguiente forma; por lo que respecta al primero: si consultamos los estatutos del SNTE (de marzo de 2019), en su Artículo 24 se lee: “Las cuotas sindicales se aplicarán en forma proporcionalmente equitativa al sostenimiento de la agrupación y a la actividad sindical de sus órganos de gobierno, con base en el presupuesto anual de ingresos y egresos, garantizándose la asignación directa de participaciones a los Comités Ejecutivos Seccionales, Delegacionales, Representaciones de Centros de Trabajo y de Escuela; así como al financiamiento de las acciones y programas que el Sindicato apruebe para la consecución de sus objetivos estrictamente sindicales” (SNTE, 2019). Lo anterior significa, palabras más palabras menos, que esas cuotas se ocupan en los gastos de operación y sostenimiento de esa agrupación sindical. Sin embargo, por lo que respecta a la segunda pregunta, sobre el destino final de esas cuotas, la cosa se complica en demasía, porque no hay información que nos remita a los gastos que, semanal, mensual o anualmente, realizan los dirigentes y demás comisionados en el SNTE. Y es aquí donde la “puerca torció el rabo” porque, ante la opacidad en la rendición de cuentas de ese sindicato, sus agremiados, organizaciones civiles y el público en general, difícilmente pueden acceder y conocer cuánto ingresa, cuánto se gasta y, lo peor, de qué manera se dilapida el recurso que proviene del 1% del total del sueldo de los trabajadores de la educación (Véase los estatutos del SNTE, 2019, en su Art. 18, para confirmar el porcentaje que se le descuenta a un trabajador de la educación).

Al respecto, recuerdo que hace tiempo Aristegui Noticias, publicó una nota cuyo título dejó frío a más de uno: “El SNTE recibe más de 6 mdp diarios por cuotas sindicales” (Aristegui Noticias, 8/05/2012). En ésta se especificaba que, de conformidad con un informe oficial del Comité Ejecutivo Nacional del Sindicato presentado por Francisco Arriola, coordinador del Colegiado de Finanzas del SNTE y ex esposo de su ex lideresa sindical Elba Esther Gordillo, del 15 de enero al 15 de abril de 2012, el SNTE tuvo 585 millones 924 mil 480 pesos de ingreso bajo el concepto de cuotas, reportando ingresos totales por 683 millones 108 mil 489 pesos; y que más de la mitad de esos ingresos, alrededor de los 353 millones de pesos, se destinaban a pago de comisionados, viajes, hoteles, rentas, eventos, mantenimiento y conservación de inmuebles, alimentación durante cursos y talleres, compensación a delegados de su estructura gremial y personal administrativo y operacional, estudios e investigación de análisis políticos, liquidaciones, demandas y laudos. Aunado a ello, el mismo Arriola informó que 98 millones de pesos, fueron utilizados para “apoyos seccionales”, que abarcaban campañas, aviones, traslados, congresos, desplegados y difusión; mientras que otros 82 millones 493 mil pesos, fueron directamente para los gastos del Comité Ejecutivo Nacional del SNTE.

Años atrás, Otto Granados, quien fuera Secretario de Educación Pública en el último tramo de gobierno peñanietista, escribió sobre este asunto y lo publicó en el periódico Crónica.com.mx con el título: “La autocracia del SNTE”. En dicha columna, el ex funcionario federal, considerando varias fuentes de diversas entidades del país, refería que, en el SNTE, ingresaban por cuotas sindicales, entre mil 126 y dos mil millones de pesos anuales, y de los cuales, el comité nacional reintegraba a las secciones un 30-35%… las secciones recibían unos 450 millones y la dirigencia nacional retenía unos mil 100 millones, de los que disponía a discrecionalidad (Granados, 9/03/2006).

Ahora bien, llegado a este momento con seguridad usted se preguntará, si solamente las cuotas sindicales son la única vía, mediante la cual, el SNTE se “sostiene y opera”. Mi respuesta es contundente: no, no es la única vía, al menos, las que se conocen y se han hecho públicas en varios medios de comunicación, nos muestran otros datos. Veamos dos ejemplos.

El 8 de marzo de 2013, el periódico El Universal, publicó una nota que tituló: “SEP entregó a Sindicato 1,180 mdp en apoyos”. Según la nota, la Secretaría de Educación Pública le consintió al SNTE mil 180 millones de pesos como “apoyos y aportaciones” por “única vez” para el pago de sus congresos sindicales, campañas de comunicación sobre la Alianza por la Calidad de la Educación, y hasta por fomentar la cultura y los festejos del bicentenario de la Independencia y centenario de la Revolución (Martínez, 8/03/2103). Al respecto es importante destacar que, en tal nota, se mencionó que los recursos entregados al SNTE, eran independientes a las cuotas que entrega el gobierno federal al gremio de maestros. Obviamente, nunca existió un comunicado por parte del SNTE que desmintiera tal información.

El 4 de abril de 2017, el mismo periódico, El Universal, publicó otra nota que, pareciera ser diferente a la anterior, pero craso error de mi parte, es similar: “SEP da 550 mdp a SNTE para promover reforma”. En dicha nota su autora aseguraba, que la SEP había entregado al SNTE cuando menos 550 millones de pesos para promoción y apoyo en la implementación de la reforma educativa (Moreno, 4/04/2017). Como parece obvio, no existió ningún comunicado oficial por parte del SNTE que desmintiera esa información.

En consecuencia y para no darle más vueltas al asunto, en la renovación de las Directivas Seccionales del SNTE, ¿qué está en juego?, ¿las cuotas sindicales o la lucha de los intereses de los trabajadores de la educación? Como hemos visto a lo largo de estas líneas, al parecer, estamos ante una pugna por tener y/o mantener el poder económico y político de un grupo de “sindicalistas” que, por más que se diga lo contrario, representan lo mismo. No es que sean diferentes, al fin y al cabo, por años los que ahora forman parte de MxM fueron ese SNTE y, dentro de este “nuevo” SNTE, viven y perviven las prácticas tan arraigadas e indeseables que, con Elba Esther Gordillo, se consolidaron ¿cuál nuevo o renovado Sindicato?, ¿cuál lucha por los intereses de sus agremiados?

Con negritas:

Si usted es agremiado a este Sindicato y, alguna vez ha formado parte de alguna Delegación Sindical, sabrá que recibe sus “participaciones” sindicales en efectivo y, en el mejor de los casos, en un sobre amarillo, mismas que ascienden a 25 pesos por trabajador; esto, en el mejor de los casos, conforme a la planilla o estructura de dicha delegación sindical. Esto, si bien le va, más 100 pesos para la administración del sindicato y/ para los festejos del día del maestro o eventos de navidad (convivios). Sí, así como lo leyó usted, 25 pesos por trabajador considerado en la estructura de la delegación sindical, una cifra por demás ridícula comparada con lo que el CEN del SNTE retiene para sus propios gastos. ¿Cuál democracia sindical?

Referencias:

Redacción AN. (8/05/2012). El SNTE recibe más de 6 mdp diarios por cuotas sindicales. Aristegui Noticias.

Recuperado de: https://aristeguinoticias.com/0805/mexico/el-snte-recibe-mas-de-6-mdp-diarios-por-cuotas-sindicales/

Granados, O. (9/03/2006). La autocracia del SNTE. Crónica.com.mx

Recuperado de: http://www.cronica.com.mx/notas/2006/230215.html

Moreno, T. (4/04/2017). SEP da 550 mdp a SNTE para promover reforma. El Uninersal.

Recuperado de: https://www.eluniversal.com.mx/articulo/nacion/sociedad/2017/04/4/sep-da-550-mdp-snte-para-promover-reforma

Martínez, N. (8/03/2013). SEP entregó a sindicato 1,180 mdp en apoyos. El Universal.

Recuperado de: https://archivo.eluniversal.com.mx/nacion/204598.html

Continuar leyendo

Opinión

Apuntes… ¿Funcionarios destruyendo el futuro?   

Publicado

en

385 Grados / Claudio Cirio Romero / Con mucho entusiasmo, no con ilusión, observo el evento que se desarrolla en una planta cervecera, en Monterrey, encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador.  

El tema de la gira de fin de semana es el programa “Jóvenes construyendo el futuro”. Ya en otra columna escribí sobre el optimismo que me motiva esta política pública orientada a resolver parte del problema de desempleo en este espectro demográfico.

Veo a los jóvenes beneficiarios en esa planta y capto una mezcla de esperanza y… escepticismo. Sus experiencias recopiladas en un video me parecen dar la clave de esa impresión. Agradecen la oportunidad de trabajo, varios de ellos en áreas de su especialidad profesional. Cuentan que por primera vez son considerados y se animan a pensar que luego del año en que serán beneficiados por esta beca, cuyo monto se incrementa a 3,748 pesos al mes para este 2020, su futuro parece prometedor.

El discurso presidencial al respecto es, como todo él, honesto. La forma en que lo platica es hasta pedagógico. Se trata dice de que alguna empresas grandes, o pequeños talleres, acojan a los jóvenes, para que sean aprendices durante un año, incluso generando la posibilidad de que como ya los capacitaron, los contraten para seguir laborando. Profundiza en la reflexión y señala que a la par, los tutores correspondientes, pueden formar buenos ciudadanos, con valores y compromiso con el país. Ha señalado en esa gira que además al concluir ese ejercicio, él mismo, en su calidad de presidente de la república, les extenderá un certificado que a la vez será una carta de recomendación.

Considero a partir de ello que la proyección y la hechura de la política pública son buenas.

Lo que motiva la interrogante en el título de nuestros Apuntes de hoy, se refiere entonces a la etapa de la implementación. Es decir a lo que ocurre a ras de tierra al momento en que se instrumenta, bajo reglas de operación claras. Pero en un ambiente aún corruptogénico, se evidencia que el buen propósito se puede torcer cuando el “burócrata de ventanilla” que le toca decidir a quienes se beneficia, como becarios y como tutores, lo hace no sólo discrecionalmente sino en franca corrupción.

Hemos escuchado que la idea se ha torcido y que los vivales de siempre están aplicando viejas prácticas de clientelismo y simulación.

El mismo fin de semana que el Presidente gustosamente trabajaba con esto en el norte del país, en Tlaxcala nosotros nos enteramos de primera mano cómo están manipulando el programa vilmente.

Le ofrecen a los muchachos que “le entren”. “Entra a la plataforma y has la solicitud, tú no vas a hacer nada, sólo tienes que ir a cobrar y nos debes dar 1500; quinientos son para el que nos va a conseguir el apoyo”.

¿Quién consigue ese “apoyo”? ¿Un “coyote”? ¿Hay funcionarios del gobierno federal en la entidad coludidos? La respuesta a la primera pregunta es muy difícil de saber, el portador de la oferta, el presunto tutor, no lo va a denunciar. La de la segunda es que muy probablemente. Es decir se trata de un “político” o mejor dicho un grillero sin escrúpulos, influyente y con contactos en la dependencia responsable o que trabaja para generar una clientela política. Y finalmente la respuesta a la tercera pregunta necesariamente tiene que ser afirmativa. Tales prácticas corruptas no se pueden dar, si es que en la estructura gubernamental se está asumiendo, ya no digamos la orden, sino sólo el discurso del presidente, de que en su gobierno no se toleran lacras del viejo régimen como el influyentismo, el compadrazgo, o el amiguismo que son rostros nefastos de la corrupción.

Cierto, estos personajes no se encuentran quizá en los primeros escalones de la escalera que se tiene que barrer. Podemos tener la esperanza de que la escoba les llegará, pero en vía de mientras es obligación de los ciudadanos denunciarlo públicamente. ¿Hay una vía legal o formal para hacerlo? Quizá tenga que hacer una solicitud de información para tener claridad.

¿Digo algo que la gente común no sabe? Creo que no. ¿Le interesará a la Delegada, nuestra respetada, Lorena Cuellar, investigar para no permitir que esto ocurra? Confío en que sí.

Nota al margen. Sin profundizar en el análisis de la coyuntura en morena, considero que difícilmente Alfonso Ramírez Cuéllar podrá asumir en la práctica el cargo de presidente, y no precisamente porque en el TEPJF haya consigna.

e- mail: ccirior@yahoo.com.mx

twiter: @ccirior

Continuar leyendo

Opinión

Alianza entre Moctezuma y Cepeda y… ¿Otro sindicato de maestros?

Publicado

en

385 Grados / Abelardo Carro Nava / El 26 de febrero de 2013, Jesús Murillo Karam, ex Procurador General de la República, en rueda de prensa, dio a conocer la detención de “La Maestra” Gordillo, lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) de México. El motivo según se dijo: presunto desvío de fondos para su uso personal procedentes de las recaudaciones sindicales (Excelsior, 26/02/2013). Todo un suceso mediático y político en nuestro país y que, desde luego, cimbró al magisterio mexicano.

Pasados algunos años, específicamente, el 22 de noviembre de 2018, Juan Díaz de la Torre, solicitó licencia definitiva a su cargo como presidente del SNTE y, como era de esperarse, Alfonso Cepeda, asumió la dirigencia hasta el 2024. El motivo de la renuncia de Díaz de la Torre, aunque no fue muy claro, tuvo que ver con la “renovación” de una alianza entre el Sindicato y el Estado (EL Universal, 23/11/2018). Nuevamente, todo un suceso mediático y político, que volvió a sacudir al magisterio de nuestro país.

¿Qué tienen en común estos acontecimientos y por qué los expongo? Si analizamos a detalle cada uno de estos sucesos, el poder por el poder mismo, aparece en los relevos al frente de un Sindicato que, hace mucho tiempo, fue considerado como el más grande de América. Las razones, a continuación, las explico.

Por lo que respecta a la detención de “La Maestra” Gordillo y la llegada de Juan Díaz de la Torre, era claro que como tal, “La Maestra” estorbaba a quienes, en su momento, firmaron el fatídico Pacto Por México. Era obvio, la reforma educativa impulsada por el gobierno peñanietista tenía que pasar “planchadita”, sin obstáculo alguno, que le impidiera lograr el propósito que perseguían ciertas “élites” de poder, y así fue. En 2013, se echó andar una de las reformas más agresivas que dañaron, a más no poder, la imagen del magisterio. Como sabemos, Díaz de la Torre no fue ni representó obstáculo alguno, y los sueños guajiros de Peña, Chuayffet, Nuño y Granados, se fueron dando paulatinamente hasta que hubo un cambio de gobierno o, como dirían algunos, de régimen de gobierno en México.

Y es precisamente que, con la llegada del gobierno lopezobradorista a Palacio Nacional, de nueva cuenta hubo la necesidad de contar con una nueva dirigencia al frente de ese Sindicato que, de cierta manera, no representara una mirada al pasado agresivo e impulsor de lo que los maestros conocieron como “la mal llamada reforma educativa”, pero también, un obstáculo para la aprobación de una reforma, ahora en materia laboral, cuyo eje central fue y es: la democratización de los sindicatos. De ahí que podamos comprender el arribo de Alfonso Cepeda y la renuncia de Díaz de la Torre en noviembre del año pasado.

Diferentes acontecimientos, mismas visiones sobre un solo hecho: contar con dirigentes sindicales a modo.

Y es que mire usted, si analiza lo que en estos últimos días ha sucedido en este terreno, podrá contar con una amplia mirada sobre lo que le estoy exponiendo; le comparto algunos recientes acontecimientos: la aparición de “La Maestra” en las redes sociales en diciembre del año pasado; la reforma que, en material laboral, se aprobó el año pasado; la emisión de un Reglamento para la Elección de Directivas Seccionales del SNTE; la pugna por esas directivas seccionales por parte de los “Elbistas”, mejor conocidos como Maestros Por México, afines a Elba Esther Gordillo; la aparición continua de Moctezuma Barragán, Secretario de Educación, en eventos del SNTE; y, para finalizar, el continuo discurso que, desde campaña, se vino pronunciando pero que, ahora, en Palacio Nacional, retumba con mayor fuerza para lograr que al interior de los sindicatos prevalezca y se impulse una verdadera “democracia” sindical. Sí, todos estos hechos, apuntan y refuerzan mis argumentos con relación a las dirigencias sindicales a modo y de la posible alianza “estratégica” entre Moctezuma Barragán y Cepeda que, en lo últimos días, se ha hecho más evidente, con la idea de lograr que “La Maestra” no recupere el Sindicato que la llevó a tener un poder inmenso.

Esta última idea no me parece nada descabellada; por el contrario, sabemos de la capacidad “negociadora” del actual Secretario de Educación. No por nada ocupó la Secretaría de Gobierno con Ernesto Zedillo. Sabe de estos asuntos y, para como están las cosas, a Cepeda le vino como anillo al dedo esta “sana” relación con el Estado. No obstante, hay un asunto que me inquieta bastante: si Moctezuma y Cepeda han conseguido una “alianza” para el logro de sus “propósitos” y, si los “Elbistas” no logran “tirar” el nuevo Reglamento para la Elección de sus Directivas Sindicales, ¿qué hará La Maestra?, ¿formará otro sindicato de maestros? En consecuencia, ¿estaremos ante el inminente debilitamiento o desaparición de un solo sindicato de maestros que, por años, estableció sendas negociaciones con el Estado para favorecer sus propios intereses no así los de sus agremiados? Cuestionamiento, también, nada descabellado, que me lleva a pensar en el fin frívolo de quienes, desde la cúpula, miran tales hechos.

Si en su momento a “alguien” se le ocurrió “unificar” a todos los pequeños sindicatos de maestros que había en la República Mexicana, por qué no pensar que su división sea, en estos momentos de la vida política de nuestro país, una opción “viable” para contar con otras “redes” de poder que sirvan a ciertos intereses cuya intención sea, al menos en el discurso, la de dar “poder” al pueblo.

Ajá, y a todo esto… ¿y el magisterio?

Tiempo al tiempo.

Referencias:

Redacción Excelsior. (26/02/2013). Detienen a Elba Esther Gordillo, PGR la acusa de malversación de fondos. Excelsior.

Recuperado de: https://www.excelsior.com.mx/nacional/2013/02/26/886284

Moreno, T. (23/11/2018). Renuncia Juan Díaz a presidencia del SNTE. El Universal.

Recuperado de: https://www.eluniversal.com.mx/nacion/renuncia-juan-diaz-presidencia-del-snte

Continuar leyendo

Trending