Connect with us

Opinión

¡Transitorio maldito! El Décimo Sexto. Por: Abelardo Carro Nava

Publicado

en

El pasado 24 de abril (y en la madrugada del 25), se dio un momento álgido en la Cámara de Diputados; esto, derivado de la discusión del dictamen de lo que el Presidente, López Obrador, llamó en campaña (y aún después de ésta) “la abrogación de la mal llamada reforma educativa” que, en su momento, se derivó del Pacto Por México y que, el ex presidente Peña Nieto, envío para su aprobación dándose ésta en 2013.

De esta forma, uno de los puntos que, en la discusión de ese 24 y 25 de abril, generó diversas reacciones en los distintos grupos parlamentarios, fue la propuesta de incorporación al dictamen del transitorio Décimo Sexto, mismo que a la letra dice: “Con la entrada en vigor de las presentes disposiciones, los derechos laborales de los trabajadores al servicio de la educación, se regirán por el artículo 123 Constitucional Apartado B. Con fundamento en este Decreto, la admisión, promoción y reconocimiento, se regirán por la Ley Reglamentaria del Sistema Para la Carrera de las y los Maestros”. Y digo que generó diversas reacciones, porque varios “representantes” del pueblo, estuvieron en contra, pero también, a favor de dicho transitorio. Sin embargo, una reacción que llamó la atención de propios y extraños, fue la de la Diputada del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Cynthia Iliana López Castro, quien en su intervención afirmó enfática y muy efusivamente: que el dictamen que se discutía contenía “un transitorio maldito, una manzana envenenada”; esto, porque como bien sabemos, los priistas siempre y en todo momento, del 2012 al 2018, apoyaron con todo la reforma educativa Peñanietista aunque, en esta ocasión, debo decirlo, apoyaron con todo la de López Obrador (MORENA). ¡Bendita política! En fin.

Ahora bien, no sé si usted se habrá preguntado (o al menos lo haya pensado), ¿por qué la Diputada lanzó tremendo sentimentalismo, nada barato y sí con cierto fundamento. La respuesta, como seguramente usted recordará, tiene que ver con la reforma al Artículo 3º Constitucional aprobado en 2013 y en el que se estableció: el ingreso, promoción, reconocimiento y permanencia de los trabajadores al servicio de la educación. Cosa más ruin y detestable fue ésta, porque si bien es cierto que, “seguramente”, por la cabeza de los legisladores pasó por su mente la idea de propiciar las condiciones necesarias para mejorar la “calidad” educativa; esta aberración, la de la permanencia, laceró a más no poder, los derechos laborales de los maestros y maestras de México.

Sí, se dijo, que ello permitiría contar con mecanismos transparentes de ingreso, promoción, reconocimiento y permanencia; sí, se dijo, que ello posibilitaría el contar con mejores profesores; sí, se dijo que ello generaría un cambio sustancial de la educación en nuestro país; sí, todo eso y más se dijo, lo que no se dijo, es que este “abrupto”, fue un atentado, como ya he dicho, a los derechos laborales de los maestros; tampoco se dijo, que la corrupción que prevaleció en las entidades federativas, generó toda clase de “argucias” para que ingresaran al SPD, aquellos que ni siquiera hicieron o presentaron un examen de oposición y, los que sí lo hicieron, aún siguen esperando turno en las oficinas de algún departamento de las diversas Secretarías de Educación de México; mucho menos se mencionó, que la Ley General del Servicio Profesional Docente (LGSPD), y lo que al Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) le toca, provocaron la mayor denostación magisterial que la historia educativa haya registrado. ¿Evaluaciones cercadas por policías y militares? ¡Qué gran ofensa para el magisterio mexicano!

Sí, aquello que defendió con ahínco la Sra. Diputada, se encuentra en lo que he descrito, brevemente, en el párrafo anterior. Sí, por ello puede entenderse su expresión “transitorio maldito”; y con seguridad es maldito, porque de cierta forma, al incorporarse los derechos laborales de los trabajadores de la educación al 123º apartado B, esa, la reforma del Pacto Por México, la de Mexicanos Primero, la de Peña Nieto (y de sus amigos priistas y panistas, principalmente), la que tanto lastimó a los maestros y maestras, pasó a la historia; así, ni más ni menos.

Ahora bien, es importante considerar que, si bien es cierto que esta aprobación, la del 24 y 25 de abril, tiene varios “asegunes”, y de los que poco a poco les iré comentando; considero, los maestros y maestras pueden celebrar el que se haya eliminado del artículo 3º el régimen de excepción que tanto los había castigado y/o sancionado. Ciertamente, las dirigencias de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) se manifestaron en contra de esta resolución; y hay razón en ello. Para dichas dirigencias, la abrogación propuesta por López Obrador tendría que haber dado un giro mayor al que se observó en ese momento; sin embargo, hay quienes afirman que la “madre de todas las batallas” se aproxima; esto, por lo que en su momento se habrá de trabajar para la concreción de las Leyes Secundarias que habrán de detallar, lo que en la Constitución se plasmó a partir de la aprobación, tanto en la Cámara de Diputados como en la de Senadores.

Ciertamente, hay quienes consideran que la aprobación del Décimo Sexto que ya he comentado, es un retroceso, y que la herencia y venta de plazas volverá a “regir” las formas de ingreso, promoción y reconocimiento. Se equivocan, como se han equivocado al afirmar: que la SEP fue colonizada, que el SNTE son todos los maestros, que la CNTE no tiene una propuesta educativa, y que los maestros y maestras de piso, no pensamos por nuestra propia cuenta. Sí, se equivocan.

Los tiempos señores, ya no son los mismos.

Con negritas:

Resultó interesante, derivado de la aprobación del dictamen que he referido, que se hable del derecho de los profesores de acceder a un sistema integral de formación, de capacitación y de actualización retroalimentado por evaluaciones diagnósticas; algo así como lo que en su momento conocimos como carrera magisterial, etcétera, etcétera, etcétera. Por lo que a mi toca puedo decir que, en el pasado, carrera magisterial funcionó favorablemente, hasta que algunos dirigentes del SNTE, conjuntamente con algunos de la SEP, pervirtieron y corrompieron dicho sistema. En su momento, conjuntamente con otros colegas, diseñamos Cursos-Talleres, Diplomados, entre otras posibilidades de capacitación y actualización para los profesores; éstos, con la rigurosidad que el caso ameritaba. O también, tuve la oportunidad de participar en el diseño de otras tantas cuestiones más, relacionadas precisamente con esa capacitación y actualización, y en las que sus productos, fueron sometidos a una valoración rigurosa ante la Comisión Estatal/Nacional Mixta de Escalafón quien (es), con instrumento en mano, revisaron de principio a fin los documentos entregados, ya sea para su impartición o mejora, debido a posibles áreas de oportunidad que se encontraron. ¿Estaremos hablando de Carrera Magisterial y de Escalafón nuevamente? Yo sí le entro.

Referencias:

Dictamen del 24 de abril y aprobado la madrugada del 25 del mismo mes. Recuperado de: https://www.facebook.com/IranSantiagoM/photos/pcb.385262568995726/385258478996135/?type=3&theater.

Redacción (24/04/2019). Dictamen de reforma educativa contiene un “transitorio maldito”, acusan diputados. Profelandia.com. Recuperado de: https://profelandia.com/reforma-educativa-tiene-un-transitorio-maldito-acusan-diputados/?fbclid=IwAR0HUGGNoWN_zb-K4gPlqBjpEOboh8IB2DHcUI16LhWeVrkLdTXamSntq-4

Noticias TM. (26/04/2019). Cynthia López castro, la única diputada del PRI que defendió la reforma educativa de EPN. Noticias TM.com.mx Recuperado de: https://www.noticiastm.com.mx/destacado/lopez-castro-defende-la-reforma-educativa/

Continuar leyendo
Haz click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Opinión 385… 1 de mayo

Publicado

en

385 Grados / Tlaxcala / Aurora Arenillas / Llegó el Día del Trabajo y con ello una serie de demandas del sector.

Los dirigentes sindicales, fieles a la tradición de legitimar su posición frente a su gremio, sacaron filo a sus principales críticas a las autoridades.

Ahí vimos al Secretario General del Sindicato del Cecyte, Zenón Ramos, quien manifestó que no se permitirá la atomización sindical como estrategia para reducir al individualismo la interlocución laboral y quitar los derechos a los trabajadores.

Sin embargo, no lo vimos manifestándose en la sede del Congreso de la Unión cuando se aprobó la reforma laboral.

Eso sí, amagó con que, si el 15 de mayo aún no hay un nombramiento del Director General de este subsistema, recurrirán a un paro indefinido de labores en los 32 planteles del Cecyte y los 15 del Emsad. A pesar de que la administración del subsistema no tiene adeudo alguno con ellos.

También vimos activo a al líder de la sección 31 del SNTE, Demetrio Rivas, quien para quedar bien con los maestros se aventó la puntada de decir que nadie tiene derecho a exigir a los docentes tlaxcaltecas excelencia en su desempeño, pues -supuestamente- trabajan en condiciones precarias de capacitación, infraestructura y remuneraciones.

¿Qué pasa entonces con los miles de padres de familia, que pagan con sus impuestos el salario y prestaciones de los maestros? ¿Ellos no les pueden exigir calidad en su desempeño a favor de sus hijos?

¿Qué pasa entonces con los estudiantes, que son las personas que reciben directamente sus servicios? ¿Ellos tampoco pueden exigir un trabajo digno y comprometido con su formación para el futuro?

Demetrio Rivas peca de ingenuo cuando señala que los salarios del gremio son raquíticos, cuando el grueso vive muy bien, tienen autos y viajan, porque son de los pocos trabajadores privilegiados con 90 días de aguinaldo y muchos días de vacaciones. Y sobre la capacitación, es claro que, si su vocación es enseñar, deben hacer lo propio para prepararse y no solo esperar a que el gobierno los capacite.

Algunas centrales obreras también se manifestaron en contra de “la nefasta figura del outsourcing que nulifica los derechos laborales de los trabajadores”, y “la corrupción, como flagelo de las sociedades modernas y causa de la pobreza de los pueblos” Pidieron libertad sindical, que la reforma laboral sea acorde a los convenios de la OIT y un nuevo sistema de justicia laboral.

Curiosamente, son temas que caen en la esfera de competencia federal, y sobre los cuales no se identificaron señalamientos directos contra “ya saben quién”.

Por lo visto es más sencillo repartir culpas que asumir responsabilidades.

Comentarios: arenillas87@hotmail.com

Continuar leyendo

Opinión

No solo hay grandes obras

Publicado

en

385 Grados / Tlaxcala / Arora Arenillas / Hace unas semanas, el Gobernador Marco Mena entregó 14 obras a comunidades de Chiautempan por un monto de 34.4 millones de pesos, en beneficio de más de 50 mil habitantes.

Esta gira, particularmente, hizo evidente que la lucha contra el rezago social no ha terminado, y que la administración estatal no solo está llevando a cabo grandes obras, como la ampliación del estadio Tlahuicole, la modernización de la carretera Apizaco-Tlaxcala y la construcción del nuevo Hospital General de Tlaxcala, también obras que tienen un impacto en la cotidianidad ciudadana. 

La rehabilitación de centros de salud, la construcción de puentes, la infraestructura de agua potable y alcantarillado, la creación de guarniciones y banquetas, constituyen elementos que mejoran la calidad de vida de las personas, porque son obras que se utilizan en el día a día.

En La Trinidad Tenexyecac, en Ixtacuixtla, se inauguró un puente vehicular con una inversión de más de 9 millones de pesos, en beneficio de más de dos mil habitantes.

En Los Reyes Quiahuixtlán, Totolac, se hizo lo propio con una inversión de más de 8.7 millones de pesos, en apoyo directo de más de 19 mil habitantes de esta demarcación. Asimismo, se desarrolló el proyecto para mejora la integración urbana de esta comuna, que tiene un territorio dividido geográficamente, de norte a sur, por la barranca Huehuetitla.

En Panotla, se pavimentó con carpeta asfáltica la calle Tlaxcala, de Santa Cruz Techachalco, y en Yauhquemehcan, se benefició a 754 personas con la pavimentación con adocreto de la calle Juárez, mientras que en Santa Ana Chiautempan se rehabilitó la calle Ignacio Allende poniente, ubicada en el barrio Ximentla.

También, se entregó la imagen urbana de La Magdalena Tlaltelulco, en la que se aplicaron 38.5 millones de pesos, en beneficio directo de más de 18 mil habitantes. Y se fortaleció la infraestructura urbana de Hueyotlipan, Panotla, Yauhquemehcan y Chiautempan, a través de la pavimentación y rehabilitación de calles.

Es claro que todas estas obras en su conjunto facilitan la movilidad y fortalecer la seguridad de las familias al momento de trasladarse desde sus hogares hasta su lugar de destino, lo cual es un elemento que aumenta la competitividad estatal, que se distingue, justamente, por sus condiciones de conectividad, buen estado de sus carreteras, y su posición geográficamente estratégica en la zona centro del país.

Resulta importante que el gobierno estatal administre los recursos de manera tal que se continúe con esta importante línea de acción, sin necesidad de incrementar impuesto o contratar deuda pública.

El equilibrio de las finanzas estatales ha probado ser un favor positivo para que el estado siga saliendo adelante.

Comentarios: arenillas87@hotmail.com

 

Continuar leyendo

Opinión

¿Es ridículo reprobar a los niños? El Acuerdo 11/03/19

Publicado

en

385Grados / Tlaxcala / Abelardo Carro Nava / En su más reciente video (https://www.youtube.com/watch?v=EQciCdNgoZY), el Secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, afirmó que es ridículo “reprobar” a los niños, ya sea por sus faltas de asistencia en preescolar o, en primero y segundo de primaria, por diversos problemas que se pueden presentar durante su formación en estos grados escolares y, por tal motivo, “sugiere”, para el primer caso, una reprobación a los padres de familia puesto que es su responsabilidad llevar a sus hijos a la escuela y, para el segundo, un acompañamiento personal (supongo del docente) para atender las problemáticas que viven los pequeños (supongo, en sus respectivos hogares). 

Lo anterior, derivado de lo que él llamó: “una crítica en las redes sociales” sobre las disposiciones normativas contempladas en el Acuerdo 11/03/19, por el que se establecen las normas para la evaluación del aprendizaje, acreditación, promoción, regularización y certificación de los educandos de la educación básica, publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF), hace unas semanas.

Pues bien, el pasado 2 de abril, a través de este espacio y otros, en donde tan amablemente me abren sus puertas para publicar algunas reflexiones en torno al tema educativo, abordé este tema, pensando en primera instancia, en lo que pasaría con los clubes escolares implementados a partir del Modelo Educativo 2017 y, en segunda, sobre los lineamientos que habrán de seguir los maestros y maestras, para evaluar el aprendizaje de sus alumnos. Debo reconocer que esta última parte, no lo hice a profundidad; sin embargo, dada la relevancia del tema que hoy nos ocupa, les dejo algunas ideas sobre ese Acuerdo y, desde luego, considerando las declaraciones realizadas por el Secretario. Veamos.

En el mencionado acuerdo se señala que:

a) Cambian los criterios de acreditación. En preescolar se acredita sólo por cursar el grado correspondiente. En primaria, para 1º y 2º grados, al igual que en preescolar, solo por cursar el grado correspondiente; en 3º, 4º y 5º, sólo con asistencia mínima del 80%, promedio mínimo final, en el grado escolar, de 6 y calificación aprobatoria en al menos 6 asignaturas del componente curricular campos de formación académica, y las áreas de artes y educación física del componente curricular áreas de desarrollo personal y social, cursadas; para 6º, sólo con asistencia mínima del 80% y promedio final mínimo de 6, en todas las asignaturas del componente curricular campos de formación académica, y las áreas de artes y educación física del componente curricular, áreas de desarrollo personal y social, cursadas. En secundaria, 1º y 2º grado, se podrá acreditar con la asistencia mínima de 80%, promedio final en el grado mínimo de 6 y calificación aprobatoria en al menos 6 asignaturas del componente curricular, campos de formación académica, y las áreas de artes y educación física, del componente curricular áreas de desarrollo personal y social, cursadas. El 3º de secundaria se acreditará al tener, un mínimo de 80% de asistencia y un promedio final mínimo de 6 en todas las asignaturas, del componente curricular campos de formación académica, y las áreas de artes y educación física, del componente curricular áreas de desarrollo personal y social, cursadas.

b) Cambios en los criterios de promoción, sobre todo en educación primaria, al establecer que, deberán promoverse los estudiantes simplemente con haber cursado el 1º y 2º grado, por lo que éstos, deberán ser promovidos al 3º. Y, en secundaria, el alumno de 1º y 2º grado, una vez cumplido lo que señala el artículo 11, fracción III, inciso b), deberá ser promovido al 3º.

Lo expuesto, parece ser el tema que le ocupó al Secretario de Educación y que lo llevó a difundir el video; no obstante, algunos colegas, como Ángel Díaz Barriga, en sus redes sociales, publicaron algunas ideas relacionadas con dicho tema (los invito a leerlo); no obstante, desde mi perspectiva, tanto el video como el Acuerdo al que he hecho referencia, ponen en el centro del debate nuevamente el quehacer docente que cada uno de los profesores desarrolla en sus respectivos centros de trabajo. Esto, porque por un lado al maestro como tal, se le deposita una responsabilidad que no le es ni ha sido reconocida y valorada como debiera, pero sí muy exigida: la formación de sus alumnos; y por el otro, el aprendizaje que de esa formación se desprende.

¿Formación no es lo mismo que aprendizaje? Como bien sabemos, la primera es más amplia, incluye aspectos que si bien es cierto son parte de ese aprendizaje, van más allá de las aulas escolares, por ejemplo, los problemas que suceden en casa o lo que su entorno le presenta cotidianamente como un hecho objetivado y que, sin el tratamiento que la escuela le brinda a través del docente, pude ser aprendido y aprehendido de forma incorrecta. En este sentido, bien valdría la pena preguntarse si el alumno va a la escuela a formarse y aprender; desde luego, la respuesta es inequívoca, asiste a ambas cosas. La diferencia radica en lo que brevemente le he expuesto y cuya responsabilidad recae en el maestro o maestra.

¿Cuántos niños no asisten a la escuela porque sus padres son comerciantes y los días viernes, sábados, domingos y lunes los apoyan en la venta de sus productos?, ¿cuántos niños no asisten a la escuela porque sus padres no tienen empleo y ni para el pasaje tienen?, ¿cuántos niños no asisten a la escuela porque sus abuelos se han hecho cargo de sus nietos dado que sus padres emigraron a Estados Unidos?, ¿cuántos niños no asisten a clases porque tienen que trabajar para apoyar económicamente en casa? En fin, son muchas las preguntas y, con seguridad, muchas las respuestas.

Si bien es cierto que éstas son dificultades que se viven en las escuelas, también es cierto, que no ha habido una política pública que atienda las problemáticas sociales y económicas que viven cientos de familias en nuestro país. Pensar en que los padres tendrían que estar “reprobados” porque no llevan a sus hijos a las escuelas, es simplista. Habría que pensar y repensar los niveles de desempleo que existen en México o, bien, los millones de mexicanos que viven en pobreza y pobreza extrema. ¿Algo podría hacerse al respecto? No lo dudo, pero esa no la responsabilidad del profesorado o, acaso éste, por más que hable con los padres de familia, los concientice sobre la importancia de la escuela y los sensibilice en cuanto a la responsabilidad que tienen para sus hijos, ¿les dará el recurso económico necesario para que los niños, sus hijos, asistan a la escuela, bien desayunados y con todos los materiales requeridos?

Ahora bien, se habla de un acompañamiento personal del profesor hacia los alumnos que no asistan con regularidad a la escuela; al respecto, ¿sabrá el Secretario cuántos niños hay en cada aula de cada institución educativa? Ciertamente hay importantes variaciones entre contextos y regiones del país, pero ¿cómo dar un acompañamiento personal si en muchas escuelas el número de alumnos rebasa los 30 o 35 o bien, las exigencias administrativas (burocráticas) hacia los maestros estrangulan su quehacer docente? No niego que parte de su papel como docentes, es hacer uso de la pedagogía y de las estrategias (didácticas) para que sus alumnos aprendan, a pesar de que éstos no asistan a la escuela; sin embargo, esas cuestiones pedagógicas y didácticas son, muchas veces rebasadas, por algunas de las cuestiones como las que he expuesto.

Finalmente, si hacemos un comparativo entre los distintos Acuerdos que se han publicado en esta materia, las variaciones son significativas; sin embargo, ¿cuáles han sido los resultados que se han obtenido con dichos cambios a los Acuerdos?, ¿cómo está la educación en México?, ¿cuál ha sido la capacitación, actualización y profesionalización que han recibido los maestros para que su trabajo sea mucho mejor del que ya vienen realizando? Sí, esta última pregunta, cobra singular relevancia porque en el sexenio pasado, el dinero que la Secretaría de Educación tenía destinado para ello, fue “bien” trabajado para posicionar la imagen de la reforma educativa y de Aurelio Nuño.

En suma, no es ridículo reprobar a los niños; éstos deben seguir con su formación escolar desde que ingresaron a la escuela, aún y a pesar de las dificultades que pueden o no vivir en sus hogares y contextos; no obstante, esa formación debe incluir entre otras cosas, una escuela debidamente equipada, con profesores altamente capacitados, con directivos que asumen su papel, con autoridades educativas que entiendan la importancia de la educación, y con una participación activa de los padres de familia puesto que éstos deberían contar con un empleo seguro, bien remunerado, y con el tiempo suficiente para asistir a los centros escolares de sus hijos.

Vaya, lo que es ridículo, es que se hayan realizado una serie de foros para que se conociera las problemáticas que viven cotidianamente los docentes y padres de familia, y muy poco, pero poquísimo, se haga al respecto. Eso, desde mi perspectiva, sí es ridículo, no el que se ponga en el centro del debate y (per) juicio (otra vez), el papel del maestro.

 

Continuar leyendo

Trending