Connect with us

Opinión

La estrategia para las escuelas normales: un réquiem y… ¿Su entierro?

Publicado

en

385 Grados / Abelardo Carro Nava / Y en efecto, la Estrategia para el Fortalecimiento y Transformación de las Escuelas Normales anunciada por la Secretaría de Educación Pública (SEP) en marzo de 2019 nació muerta y, después de su sepelio, hoy, ¿es su entierro? Veamos.

Como seguramente usted recordará, el pasado 7 de octubre, publiqué en este y otros espacios un artículo que titulé “Crónica de una muerte anunciada: la estrategia para las normales”. En éste afirmé que, dados los hechos que se dieron en diferentes espacios y tiempos –particularmente, durante la aprobación de las Leyes Secundarias en el Legislativo y durante las tres etapas del Congreso Nacional para el Fortalecimiento y Transformación de las Escuelas Normales –, la estrategia para el fortalecimiento de las normales públicas del país: había nacido muerta y, justamente en ese momento consideré, era su sepelio.

Insisto, los hechos sí lo evidenciaron; sin embargo, días después, puede corroborarlo cuando, derivado de la Convocatoria que emitió la SEP, la Dirección General de Educación Superior para Profesionales de la Educación (DGESPE) y el Consejo Nacional de Autoridades de Educación Normal (CONAEN), los delegados nacionales del mencionado Congreso se dieron cita en el Estado de Puebla para el desarrollo de los trabajos de la 4ª. etapa denominada “Estrategia Nacional de Mejora de la Educación Normal”. Evento del que más adelante daré detalles pero que, de entrada, considero, fue utilizado por los convocantes, para intentar “legitimar” un documento que, si bien es cierto contenía varias de las propuestas que los Delegados Nacionales, en las diferentes etapas, fueron construyendo, también es cierto que, en las 5 líneas estratégicas en las que se dividió toda la Estrategia como tal, se observaron aspectos “tramposos” que no correspondían con lo que en su momento, esos Delegados habían considerado viable para lograr ese tan anhelado fortalecimiento y transformación del normalismo mexicano.

Llegado a este punto usted seguramente se preguntará, ¿nació o no muerta la Estrategia para las escuelas normales? Si analizamos lo que en ese artículo (y otros que publiqué sobre los trabajos del Congreso al que me refiero); si analizamos lo que el mismo Subsecretario de Educación Superior Luciano Concheiro (https://www.facebook.com/abelardo.carro.1/videos/753886405053390/) expresó en el cierre de la 4ª. etapa del Congreso de Escuelas Normales en Puebla; si analizamos todos los eventos que se fueron dando, tanto en la Cámara de Diputados como de Senadores, sobre la discusión y aprobación del artículo 3º, 31º y 73º Constitucionales y las Leyes Secundarias que de ellos emanaron; si analizamos lo que en materia presupuestal fue presentado por el ejecutivo al legislativo, y que también, fue discutido y aprobado por el bloque mayoritario en ambas Cámaras;  podrá darse cuenta que, en efecto, nació muerta; esto, porque si el gobierno, los diputados y senadores, las propias autoridades educativas federales (e imagino que algunas locales) ya tenían conocimiento sobre la política que el Presidente de la República implementaría para “favorecer” los 4 ejes que éste considera prioritarios en su gobierno: educación, salud, seguridad y bienestar social; y que derivado de dicha política vendrían serios recortes presupuestales como los que ya hemos visto, ¿por qué se convocó a maestros, maestras y alumnos normalistas a un Congreso para el Fortalecimiento y Transformación del normalismo mexicano?; peor aún, ¿por qué se dijo, en un primer momento, que lo que los Delegados trabajarían tendría impacto en las Leyes Secundarias que estaban por discutirse y aprobarse?; más grave aún, ¿por qué, una vez que están por concluirse los 180 días que la misma ley mandata para presentar una estrategia para el fortalecimiento y transformación de las escuelas normales, se presentó un documento que recoge, medianamente, el sentir de los Delegados Nacionales asistentes a este Congreso? Y remato, ¿por qué en este último documento, se presenta una distribución de los recursos que, en su total, ascienden un poco más a seiscientos millones de pesos, pero sin que se conozca cuál fue el criterio para su distribución y, mucho menos, a qué rubros, de manera específica, se dirigen los dineros ahí plasmados?

Preguntas que, con seguridad, requieren de una amplia explicación porque, si bien es cierto que en medio de todo este asunto ronda una total desconfianza e incertidumbre, también es cierto que, los Delegados Nacionales, me consta, pusieron todo su empeño en las tareas que les fueron encomendadas para que se contara con un proyecto de gran envergadura, tal y como lo requiere el normalismo de México. Esto, me lleva a plantear lo que se vivió en la 4ª. etapa efectuada en Puebla.

Después de un mar de confusiones, entre la sede en la que se desarrollarían los trabajos y la agenda de actividades que se abordaría en la 4ª. etapa del Congreso Nacional para las Escuelas Normales; un par de días antes, por fin se notificó a los Delegados el lugar en el que se concentrarían (el 24 y 25 de octubre). El Benemérito Instituto Normal del Estado (BINE) de Puebla, recibió a poco más de 200 delegados y, según la agenda de trabajo, entre las actividades que más llamaron la atención estuvieron: 1) la presencia del Diputado Ignacio Benjamín Campos Equihua, Secretario de la Comisión de Hacienda y Crédito Público de la Cámara de Diputados (para una revisión a la asignación presupuestal del 2020); 2) el “consenso” sobre la Estrategia Nacional de Mejora de la Educación Normal; 3) y la reproducción de una película: “La Promesa”, de Oscar Blancarte.

Sobre el primer punto puedo decir, que este Diputado constató el malestar y toda la serie de problemas que, por décadas, ha enfrentado el normalismo en todo el país, y de las cuales, ha salido avante, con o sin presupuesto. Lo desafortunado de su presencia, fueron los escasos compromisos que éste llevaba en el bolsillo: una interlocución directa con la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, y la construcción de una ruta crítica para el fortalecimiento del presupuesto para las normales hacia el 2021. Como era de esperarse, y a pesar de que ya existía un formato de participación para que los Delegados Nacionales del Congreso expusieran el sentir de las mesas, al ánimo se desbordó cuando este político concedió la palabra para que, quienes así lo desearan, formularan algún cuestionamiento o comentario; y así fue. Por más de dos horas este personaje escuchó los reclamos, los problemas, las vicisitudes y todo tipo de cuestiones que vive hoy el normalismo de México. ¿Acaso esto no confirma lo que he venido sosteniendo desde hace mucho tiempo en cuanto al olvido al que metieron y sometieron al normalismo mexicano? No obstante, las respuestas del legislador, desde mi punto de vista, calaron fuerte y profundo en ese anhelo esperanzador para lograr que, ahora sí, las escuelas normales tuvieran una prioridad en el escenario nacional, tal y como lo había prometido en campaña López Obrador. ¿Cuáles fueron esas respuestas? Dinero no hay más que el asignado y punto.

Por lo que se refiere al segundo punto puedo mencionar, lo que ya señalaba líneas atrás, personal de la DGESPE hizo llegar a las mesas de trabajo, un documento denominado Estrategia Nacional de Mejora de la Educación Normal (texto que, hasta el cierre de esta etapa de Congreso, no es el definitivo; más adelante lo explico), que no recogía completamente las propuestas de los Delegados Nacionales por lo que, en cada una de las mesas, se hicieron los ajustes necesarios para plantear de nueva cuenta, las propuestas de los normalistas participantes. No obstante esta situación, si usted consulta el documento en referencia podrá constatar lo siguiente: para la línea estratégica 1, se asignó un presupuesto de $31,150,000; para la línea número 2: $359,125,000. Para la línea 3: $26,573,424. Para la 4: $22,000,000. Y, para la línea 5: $181,151,576. Lo que nos da un total de: $620,000,000. Recurso desde luego que, contrasta con lo presupuestado (y aprobado en las instancias correspondientes), por ejemplo, para 2019, el cual suma $357,948,671 (a precios corrientes).

Así, más allá de los números y de la obvia preocupación por el tema del recorte presupuestal, varias interrogantes todavía rondan mi cabeza; esto, porque seguimos sin conocer: hacia qué rubros está dirigido el recorte anunciado; a cuáles y a cuántos programas de las escuelas normales afectará dicha asignación presupuestal; quién o quiénes se verían afectados, entre otras. En este sentido, surgen otras tantas preguntas, precisamente, de la distribución de esos 620 millones propuestos en el citado documento: quién o quiénes hicieron esa distribución (porque los Delegados Nacionales no lo hicieron); cuál o cuáles fueron los criterios para esa distribución; de qué manera se va a transparentar el destino final de esos recursos; de qué manera se les van atar las manos a los gobiernos estatales para que no hagan y deshagan lo que quieran con ese dinero; entre otras.

Finalmente, por lo que respecta al punto 3, relativo a la proyección de la película La Promesa, tal parece que la SEP quiere imponer una moda en cuanto a la proyección de videos “educativos” y de otras cuestiones, por ejemplo, en este caso, de una película. Se imagina, viajar de diversas partes del país, ejercer un recurso para ello, invertir en tiempo y espacio para la discusión de temas trascendentales propios del normalismo mexicano para que, a su término, se observe y escuche una película que bien puede verse desde su lugar de origen y en la comodidad de su casa, ¿hay lógica en ello?

En suma, considero que los legisladores y las autoridades educativas federales, subestimaron la capacidad de los normalistas. Creo, no han logrado entender que los tiempos han cambiado y que las circunstancias han propiciado que, a muchos, ya no se nos dé aquello del atole con el dedo porque, si por un momento llegaron a pensar que al interior del Congreso podrían pasar sus “triquiñuelas” y esas viejas prácticas que tendían a simular los procesos con vías a lograr una legitimación de los mismos; lamento informarles que se equivocaron. De hecho, los Delegados Nacionales se encuentran en espera de conocer el documento final que habrá de entregarse a las instancias correspondientes para su revisión y consideración.

Sí, la estrategia nació muerta porque, de origen, así lo quiso la SEP. Desafortunadamente para ellos, y aunque ya fue su sepelio y, el obvio réquiem que anuncia lo acompaña, dudo mucho que lleguemos a su entierro. Lo de menos sería que los Delegados Nacionales, sus escuelas, sus maestros, sus alumnos, en fin, toda su comunidad normalista, llena de historia y de lucha social, se conformaran con la respuesta del Diputado en comento, del director de la DGESPE (de quién no se conoce qué ha hecho para “cabildear” más presupuesto), del Subsecretario de Educación Superior, o del propio Secretario de Educación del país.

No, creo que el quedarse de brazos cruzados no es lo suyo; ahí, en el pleno del Congreso, en UNIDAD, sin fragmentaciones ni luchas por un protagonismo absurdo y sin sentido, puede ser uno de los espacios a través del cual se logre “revivir” una estrategia por y para las normales del país; y, si esto no fuera posible, por aquello de que ya no se vuelva a convocar a esos Delegados de este Congreso es, en las propias escuelas normales, desde abajo, desde sus cimientos, donde los cambios pueden producirse, de hecho, evidencia hay de que esto ya está sucediendo. ¿Miopía de los legisladores y del Secretario de Educación en este asunto? O bien, ¿arrogancia de quien en su momento apoyó con todo al Peñanietismo y hoy día se ha acomodado a la 4ta. Transformación de México? Quién sabe, lo que sí sé es que me queda claro que el normalismo vive, ha vivido y vivirá por sus normalistas, más allá de un gobierno.

Al tiempo.

Referencias.

Carro, A. (7/10/2019). Crónica de una muerte anunciada: la estrategia para las normales. Profelandia.com.

Recuperado de: https://profelandia.com/cronica-de-una-muerte-anunciada-la-estrategia-para-las-normales/.

 

Continuar leyendo
Haz click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

¿Por qué las escuelas no construyen su propio Consejo Técnico?

Publicado

en

385 Grados / Tlaxcala / Abelardo Carro Nava / A escasas horas de que se realice la Segunda Sesión Ordinaria de los Consejos Técnicos Escolares (CTE) en los cientos de centros educativos del país, las redes sociales se han inundado de “memes” cuyo contenido, es por demás, una muestra palpable del ingenio y humor mexicano, pero también, de los tropiezos que la Secretaría de Educación Pública (SEP) viene dando, ahora, con Esteban Moctezuma, al frente de tan importante dependencia federal.

Y es que mire usted, en primera instancia en esta Segunda Sesión, además de considerarse, como sugerencia, la proyección del video con el mensaje del Secretario de Educación, también se propone, un diálogo entre los integrantes del “colectivo docente” de los diferentes niveles que integran la educación básica; ello, con el propósito de que éstos se reconozcan como un solo nivel educativo dentro del Sistema Educativo Mexicano (SEM), así como también, con miras a constituirse en comunidades de profesionales para no dejar a nadie atrás, no dejar a nadie fuera.

Pero, por si esto fuera poco, la guía para esta sesión también propone: compartir los Programas Escolares de Mejora Continua, y las “Buenas” prácticas para la Nueva Escuela Mexicana (NEM) donde, como parece obvio, el hecho de “compartir” experiencias puede resultar benéfico y, podría decirse, satisfactorio para fortalecer esa NEM. Lo malo de este asunto, desde luego, tiene que ver con la serie de indefiniciones sobre diversas cuestiones que, la propia SEP, no ha definido, ni para ella misma, ni para los colectivos docentes (como así les llaman). Veamos.

¿Qué entendemos por Nueva Escuela Mexicana? Ciertamente, en el mes de agosto de este año, como parte de la fase intensiva del Consejo Técnico Escolar, en las escuelas se abordaron algunas “pinceladas” de lo que podría significar la NEM; sin embargo, hasta la fecha, los profesores y profesoras no tienen en sus manos, un documento que refiera bajo qué principios pedagógicos (ya no digamos epistemológicos) está sustentada dicha escuela, salvo por lo que éstos han llegado a conocer, repito, del ámbito legal, es decir, del constitucional, y en el cual se expresan conceptos relacionados con la “excelencia, humanismo, democracia, integralidad, educación sexual y la perspectiva de género” (Milenio, 26/08/2019). Esto, desde mi perspectiva, aunque puede considerarse como un elemento importante en la conformación de una idea sobre la NEM, no es en sí, la NEM. De hecho, como bien sabemos, el modelo educativo que pretende echarse andar a partir del ciclo escolar 2021-2022, aún se encuentra en construcción, pero eso sí, en la SEP, ya “andan con todo” trayendo de aquí para allá un modelo que aún no es modelo. ¿Puede usted entenderlo? Por cierto, en este sentido, no debe olvidarse que en esto ciclo escolar los maestros de los diferentes niveles educativos, continúan operando los planes de estudio 2011 y 2018.

Ahora bien, por lo que respecta al “reconocimiento” de un solo nivel educativo que refiere dicha guía, usted ¿cree que los maestros no se reconocen como integrantes de un nivel educativo?, ¿acaso las profesoras y profesores de educación preescolar no tienen claro lo que su nivel les demanda?, ¿acaso los de educación primaria no saben el trabajo que tienen que realizar con sus alumnos y en sus respectivas escuelas?, ¿acaso los de secundaria desconocen sus funciones en sus propios ámbitos de competencia? Desde luego que los conocen; de hecho, haciendo una analogía con lo que planeta Tony Becher, ellos tienen claro lo que sus “tribus y territorios” les significan. En consecuencia, ¿habrá descubierto la SEP el hilo negro que une el intricado SEM? ¡Vaya genios resultaron entonces!

Por lo que se refiere al hecho de “compartir” los Programas de mejora continua, y las Buenas prácticas que se llevan a cabo en los distintos centros educativos, pareciera ser, nada malo tendría tal asunto; lo que es increíble, es la ambigüedad en cuanto a lo que puede o no significar esas “buenas” prácticas, pero también, lo que en cada escuela se diagnostica, se planea y se desarrolla para atender las múltiples problemáticas que en ella permean. En principio, como bien sabemos, la palabra (ya no digamos el concepto) “buenas” tiene y adquiere diversos significados; esto, a partir de la subjetividad y de los referentes con los que cuente tal o cual individuo, luego entonces, si a algún grupo de personas se le preguntara qué entiende por “buenas” y se le agregara “prácticas docentes”, las respuestas, seguro estoy, serán tan diversas que se podría contar con un amplio catálogo de definiciones. En segundo lugar, el hecho de poner en común los Programas de Mejora, aunque podría tener ciertas bondades, la realidad de las cosas es que los diseños, los planteamientos, las propuestas, podrían ser tan diversas porque, para acabar pronto, la capacitación que han recibido los directivos a través de sus instancias correspondientes, ha sido tan diversa y tan confusa que, vaya, es probable que cada uno haya entendido algo diferente. En consecuencia, la diversidad, tanto en el contenido como en el diseño de esos Programas, será tan amplia y compleja, que no verá los resultados que la SEP espera porque sencillamente, en esta dependencia, no se ha trabajado para ello. ¿Mayor estrés para los profesores y directores? Ya veremos.

Finalmente, por lo que respecta al asunto de la “constitución” de comunidades de profesionales de la educación debo decir, que esa es la mayor contradicción que plantea la SEP en estos momentos porque si, como es sabido, los maestros son profesionales de la educación, ¿por qué no se les brinda la posibilidad de construir y desarrollar sus propios consejos técnicos escolares?

El peor error que tuvo Aurelio Nuño, ex Secretario de Educación, fue pensar a los docentes como infantes de la educación (término acuñado por Manuel Gil Antón) y, tal parece que, en la SEP, su legado sigue latente en los pasillos y en las oficinas que piensa, diseñan y elaboran las “guías” para los CTE y en otras tantas más donde, como se ha visto hasta el momento, reina la indefinición de un política educativa que trascienda la política, y que ha dado paso a lo que supuestamente se le ha llamado desde Palacio Nacional: la cuarta transformación de México.

Insisto, ¿hasta cuándo se verá a los maestros y maestras como profesionales de la educación?

Al tiempo.

Con negritas:

Una pregunta, tal vez incómoda que espero responda la gente de la SEP: ¿qué pasó con el traspaso de esta Secretaría a Puebla?

Referencias:

Ibarra, A. (10/11/2019). Los desatinos de los Consejos Técnicos Escolares. Profelandia.com.

Recuperado de:

Los desatinos de los Consejos Técnicos Escolares.

Martínez, S. (2/10/2019). El Consejo Técnico sin escuela mexicana. Educación Futura.

Recuperado de: http://www.educacionfutura.org/47699-2/

Redacción. Profelandia.com. (30/10/2019). Guía para la segunda sesión ordinaria del Consejo Técnico Escolar 2019-2020. Profelandia.com

Recuperado de: https://profelandia.com/guia-para-la-segunda-sesion-ordinaria-del-consejo-tecnico-escolar-2019-2020/

Redacción. Profelandia.com. (30/10/2019). ¿Qué son las sesiones de interniveles educativos? Profelandia.com

Recuperado de: https://profelandia.com/que-son-las-sesiones-de-interniveles-educativos/?fbclid=IwAR11B9IOnOnbSUC6gGpRXL6CalrkM8qbOZqxUBrjLy-yxxeuSb9m91kgwgc

Yañez, L. (26/08/2019). Nueva Escuela Mexicana, nuevas formas de enseñanza y aprendizaje. Milenio.

Recuperado de: https://www.milenio.com/aula/conoce-que-es-la-nueva-escuela-mexicana-y-su-modelo-educativo

Continuar leyendo

Opinión

La Casa del Jabonero…¡Aspirantes, váyanse a casa!, ya no hay nada que hacer, Lorena será “gobernadora”, dice SDP noticias

Publicado

en

Ya no hay nada que hacer. Lorena Cuellar Cisneros será gobernadora de Tlaxcala. Ya nadie la alcanza.  Al menos eso parece ser la lectura que quiere vender el portal nacional SDP Noticias, que publica una encuesta este 13 de noviembre, y pone inalcanzable a la actual coordinadora de  delegaciones del gobierno federal en la entidad. 

El mismo sitio  que daba como ganador a José Antonio Meade, y mandaba a un tercer lugar al panista Ricardo Anaya, y los resultados fueron una aplastante victoria de Andrés Manuel López Obrador y Anaya en segundo lugar.

Eso genera muchas dudas sobre la veracidad de la encuesta realizada por las empresas Opinión Pública Marketing e Imagen, Social Research Solutions y Systel Voice, que por cierto no es visible su metodología.

Recordemos un caso de la Universidad de Guadalajara que en 1998 daba por amplio margen en las encuestas como ganador al priísta Joaquín Cisneros Fernández, y al final tras festejar su según victoria hasta con mariachis, tuvo que desaparecer ante el triunfo de Alfonso Sánchez Anaya.

El otro dato que mete ruido es que la aspirante morenista según concentra el 40.4 por ciento de la intención de voto entre los ciudadanos, lo que representa una ventaja de casi 30 puntos sobre el PRI, con Ricardo García Portilla  como aspirante, quien apenas alcanza el 11.1 por ciento. En tanto, apenas debajo del PRI se ubica Juan Carlos García del PAN, con 10 por ciento de la intención de voto.

Cómo sondearon el nombre de Ricardo García Portilla, ex diputado federal y quien ni siquiera tiene un cargo actual que le permita tener una exposición medática, como sus adversarios Florentino Domínguez Ordoñez, Anabel Ávalos, Anabel Alvarado, Manuel Camacho Higareda y el propio Enrique Padilla.     

En el PAN colocan al ex diputado local Juan Carlos Sánchez García, quien puede ser que anda muy activo, pero dejar fuera a la senadora Minerva Hernández Ramos, quien tiene reflectores de forma permanente, es también muy temerario en el estudio de opinión. 

En fin, todo parece indicar que quieren generar la percepción de que Lorena Cuellar es la única que le garantiza a Morena la gubernatura en el estado, cuando en el primer párrafo de la nota informativa  dice: 

“La elección al gobierno de Tlaxcala parece estar cantada a dos años de que se realicen los comicios, pues la ventaja que Lorena  Cuéllar y Morena sacan sobre el PRI es fulminante”, reza el  primer párrafo de la nota informativa.

En lo que hace a la preferencia por partidos, la ventaja de Morena se incrementa aún más, pues suma el 47.3 por ciento. El PRI vuelve a aparecer en una lejanísimo segundo lugar con el 12.9 por ciento de la intención de voto.

El PAN vuelve a aparecer en tercer lugar, ahora con un 8.8 por ciento, mientras que el resto de las preferencias se divide entre PRD, MC e independientes, así como 19.4 por ciento que no sabe aún a qué partido respaldará.

Con esos datos vertidos por el portal ligado a una empresa televisiva,  todo indica que los demás aspirantes deben irse a casa y no gastar su dinero y tiempo, pues Lorena Cuellar solo tiene que esperar a que Marco Antonio Mena Rodríguez le entregue el ejecutivo estatal.

Sin embargo, siempre hay un pelo en la sopa.

Muchos se preguntan en Tlaxcala si Lorena Cuellar será candidata de Morena.

Tiene en estos momentos un partido dividido, entre ellos quienes simpatizan con Joel Molina y Ana Lilia Rivera, y no la aceptan como su candidata.

Quienes siguen a Lorena Cuellar dicen que es un mito, y sus adversarios que es una realidad que los morenistas fueron desplazados por el  bunker lorenista.

Nadie duda que la diputada federal con licencia sea la que encabece encuestas en estos momentos, pero de ahí, a que sea gobernadora hay mucho trecho, y sobre todo que logre ser abanderada de Morena.

Seguramente Lorena Cuellar sería abanderada de otro partido político, y eso haría la contienda mas cerrada, pero ya no encabezaría las encuestas, debido a que no tendría la marca de Morena.

Es cierto que si Lorena Cuellar logra mantenerse en las preferencias electorales hasta el 2021 tendrá muchas posibilidades, pero primero tiene que onvencer a los morenistas de que es su candidata ideal, y  que cuenta con una estructura real,  pero de darse lo contrario, y si no tiene la capacidad ce hacerlo y se confirma de que es una política que no cumple acuerdos, veremos el mejor ejemplo de cómo se dilapida un capital y se esfuma su esperanza de gobernar a los tlaxcaltecas.

¿Qué pasaría si de entre Joel Molina Ramírez o Ana Lilia Rivera sale el candidato de Morena en Tlaxcala?

De entrada, el que quede por Morena se convierte en el favorito por la aceptación del partido en el estado.

Habrá qué ver si los partidos de oposición como PRD-PAN-PRI-PAC-PT se ponen de acuerdo y lanzan un candidato que sea competitivo, lo que haría  la elección a tercios. Ahí se manejan los nombres de la alcaldesa capitalina, Anabell Avalos, quien puede aglutinarlos, pues recordar que el PRD ya la destapó como su opción viable.

Al tiempo.

********

Me lo contaron ayer…Es curioso que el ex diputado federal Ricardo García Portilla aparezca en las encuestas del PRI como favorito, cuando mantiene un perfil muy bajo, y parece que ni radica en el estado.

***Diputada Todo Terreno…La legisladora petista Michaelle Brito Vázquez  fue amonestada por insultar a su compañero de partido Rafael Ortega Blancas, pero parece que puso el cascabel al gato, cuando revela todas las irregularidades solapadas por sus compañeros legisladores. ¿Será que todos calladitos se ven más bonitos?

*** Entre cafés…Ayer parecían impensables verlos juntos, pero en las últimas semanas vemos a figuras como Joel Molina Ramírez al sentarse con cinco presidentes de partidos políticos de Tlaxcala. Un Hector Ortiz con Lorena Cuella y hasta Minerva Hernández. ¿Será que tengan éxito los cafes para las alianzas del 2021.

 

Continuar leyendo

Opinión

Sueños de un sindicalismo democrático: el SNTE fracturado

Publicado

en

385 Grados / Tlaxcala / Abelardo Carro Nava / Años han pasado desde que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), fue considerado como la organización sindical más importante y poderosa de América Latina y, tal vez, del mundo entero. Y es que como bien sabemos, los orígenes del SNTE nos remontan a los movimientos sociales, cuya base se halla, en la exigencia de justicia para miles de trabajadores que, a diestra y siniestra, fueron explotados y humillados por un puñado de caciques y empresarios en México. 

La Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM, 1918) y, posteriormente, la Confederación de Trabajadores de México (CTM, 1936), fueron el preludio de un sindicato magisterial que, años más tarde, nació con el nombre que ya conocemos: Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación; esto, porque tales organizaciones sindicales, aglutinaron en su momento, a grupos de maestros de varias entidades de la República Mexicana, destacando entre ellos, Vicente Lombardo Toledano, quien fue el organizador de la primera Liga de Profesores en el Distrito Federal en 1920.

De esta forma, entre 1920 y 1949, surgieron diversas organizaciones cuyo fin, estaba fincado en la defensa de los trabajadores de la educación; sobresalen: la Confederación Nacional de Organizaciones Magisteriales (CNOM), la Confederación Mexicana de Maestros (CMM), el Frente Único Nacional de Trabajadores de la Enseñanza (FUNTE), el Sindicato Único de Trabajadores de la Enseñanza Superior Campesina (SUTESC), la Confederación Nacional de Trabajadores de la Enseñanza (CNTE), la Unión Nacional de Encauzadores Técnicos de la Enseñanza (UNETE), entre otras tantas más que, por falta de espacio más no de ganas, no menciono en estos momentos, pero que, indiscutiblemente, me permiten contextualizar los orígenes del SNTE.

Así, como es sabido, el ex Presidente Manuel Ávila Camacho, en una jugada política bien jugada (valga la redundancia), en pro de una “supuesta” Unidad Nacional, convocó a esta serie de “pequeños” sindicatos con el propósito de formar uno solo que aglutinara a todos los trabajadores de la educación esparcidos en el territorio mexicano; para ello, el papel que desempeñó el Comité de Unificación Magisterial, fue fundamental para el logro de la visión presidencial que en puerta se asomaba: contar con un bastión político para la refundación del Partido de la Revolución Mexicana (PRM), mejor conocido en nuestros días por sus siglas como PRI (Partido Revolucionario Institucional).

En sus inicios, en el año de 1943, los principios del SNTE, tuvieron como base la defensa de los intereses de los trabajadores de la educación; no obstante, no debe olvidarse que también, “camino a la par del Estado posrevolucionario, por el centro político, bajo la idea nacionalista y populista de la Revolución Mexicana” (Góngora y Leyva, 2007). Ello ¿qué significó? La respuesta encuentra sentido en su participación en diversas actividades gremiales y profesionales – por su incipiente vinculación con la Secretaría de Educación Pública (SEP) –, pero también, en las políticas partidarias, dado su origen que, como hemos visto, se vincula con el extinto Partido de la Revolución Mexicana (PRM).

Ahora bien, si hacemos un recuento de los líderes que han estado al frente de esta organización sindical, la historia nos presenta nombres y datos interesantes: Luis Chávez Orozco, 1943-1945; Gaudencio Peraza, 1945-1948; Jesús Robles, 1949-1952; Manuel Sánchez, 1952-1955; Enrique W. Sánchez, 1955-1958; Alfonso Lozano, 1958-1961; Alberto Larios, 1961-1964; Edgar Robledo, 1964-1967; Félix Vallejo, 1967-1970; Carlos Olmo, 1971-1972; Carlos Jonguitud, 1974-1989 (15 años al frente del SNTE); Elba E. Gordillo, 1989-2013 (24 años como “lideresa” del SNTE), Juan Díaz, 2013-2018 (5 años a la cabeza del SNTE); y Alfonso Cepeda, 2018 (hasta la fecha).

Insisto, nombres y datos, que reflejan una de esas tantas realidades que ha vivido esa organización sindical con el transcurrir de los años. Al respecto: ¿en qué momento dejó de haber una transición de poderes o liderazgos por un periodo de dos a tres años?, ¿cuál fue el argumento para que, durante 15 años, se mantuviera al frente del SNTE Carlos Jonguitud Barrios?, ¿tal “permanencia” de La Maestra, por 24 años, significó la existencia de una “democracia” cuando, como se ha visto, los periodos de sus antecesores oscilaron entre esos dos o tres años? Y, por si esto fuera poco, ¿qué sabemos sobre un grupo de choque, que parió cierto líder sindical, y que fue conocido como “Vanguardia Revolucionaria”? Hablamos entonces de la existencia y permanencia, a partir de la década de los 70’s, de un voto ¿coercitivo? Ligado, desde luego, a los intereses personales y de ciertos grupos políticos, pero no así, al grueso de sus agremiados. ¿Democracia simulada o sueños de una democracia vivida?

Todo este antecedente lo traigo a colación, por lo que al interior de ese sindicato se vive en estos días, desde luego, a partir de la reforma laboral y que a la fecha está vigente en nuestro país; y por los trabajos que se desarrollaron en la XLIX Sesión Extraordinaria del Consejo Nacional del SNTE, y del cual, emanó un reglamento para la elección de las directivas seccionales; esto, según se dijo, con el propósito de que dicho reglamento, sea parte del proceso de armonización con la Ley Laboral recién aprobada, a fin de que sea enviado al Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje y, con ello, se otorgue la toma de nota y, como es de esperarse, entre en vigor.

En este sentido, es que resultó irrisorio lo que, derivado de esa sesión extraordinaria, Alfonso Cepeda, actual líder sindical, expresó: “dar certeza a los compañeros de base de que (en) el reglamento se plasmen todos los aspectos que tienen que ver con la transparencia, con la limpieza en las elecciones, con la certeza de que todo se hizo en orden, para respetar el sufragio de cada integrante del SNTE en su sección sindical” (Profelandia.com, 1/11/2019).

En verdad, ¿estaremos ante la elección de un dirigente a partir de lo que decida la base trabajadora cuando, en esa sesión extraordinaria, participaron los mismos de siempre?, ¿por qué no se realizó una reforma estatutaria que asegure un ejercicio democrático en el más amplio sentido de la palabra? Consecuentemente, ¿de qué democracia estamos hablando?, ¿de la misma de siempre?

Para nadie es desconocido que, al interior del SNTE, prevalecen ciertas prácticas antidemocráticas indeseables o, bien, una simulación democrática; en consecuencia, ¿habrá una corriente sindical diferente que limpie por completo el SNTE? Fracturado está, ¿viene su deceso?

Finalmente quiero expresar que, hace unos días Manuel Gil Antón, destacado investigador mexicano, en una de sus columnas, le otorgó un voto de confianza al “Sindicato”; yo pienso que su refundación sería inminente. Lo malo de este asunto es que, mientras se mantenga a la misma gente al interior de la organización y se alimente de ese sindicato, el charrismo sindical seguirá vigente y, la esperanza por una justicia hacia los derechos laborales de los trabajadores de la educación tendrá que esperar o, en el peor de los casos, ser un sueño: un sueño democrático y, en ello, talvez, se habrá de quedar.

Referencias:

Carro, A. (18/03/2016). El SNTE… ¿en crisis? Educación Futura

Recuperado de: http://www.educacionfutura.org/el-snte-en-crisis/

Carro, A. (27/05/2016). El SNTE: de vuelta a su origen, ¿y la CNTE? Educación Futura.

Recuperado de: http://www.educacionfutura.org/el-snte-de-vuelta-a-su-origen-y-la-cnte/

Gil, M. (19/10/2019). A favor del Sindicato. El Universal.

Recuperado de: https://www.eluniversal.com.mx/opinion/manuel-gil-anton/favor-del-sindicato?fbclid=IwAR12gDJZf5lWHwVE0yZzT-sEXWcU30XKY7r6QzLJmLsnT_Zch9xFrCljcyI

Góngora, J. y Leyva M.A. (2008). El SNTE en su encrucijada: política o educación. Laboratorio de políticas Públicas Buenos Aires. ISBN: en trámite.

Redacción. Profelandia.com. (1/11/2017). Define SNTE nuevos procesos para elegir a sus dirigentes sindicales. Prfelandia.com

Recuperado de: https://profelandia.com/define-snte-nuevos-procesos-para-elegir-a-sus-dirigentes-sindicales/?fbclid=IwAR0cdTtARbuzom919iogMMtuOfXE1BNXXzfcGRTNX9HiR1p5mPAd7NKhSMQ

Continuar leyendo

Trending